Opinión

Nuevas ideas y proyectos

El nuevo curso de la Opéra de Monte-Carlo

01 / 11 / 2019 - Jean-Louis GRINDA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
El director de la Opéra de Monte-Carlo, Jean-Louis Grinda, en la sala Garnier monegasca © Opéra de Monte-Carlo / Gilles LEIMDORFER

Una temporada relativamente corta como la de la Opéra de Monte-Carlo, que se extiende de octubre a abril, debe tener unos cuantos momentos destacados. Lo son, en este caso, Lucia di Lammermoor (en coproducción con Tokio), La Bohème (coproducción con Omán), Street Scene (coproducción con Madrid y en su estreno en el Principado), Comte Ory (con Ceclia Bartoli y coproducida con Zúrich) y Traviata en un montaje de la casa, con Ermonela Jaho.

A estos títulos hay que añadir dos óperas en versión de concierto: La damnation de Faust con Jean-François Borras, Erwin Schrott y Sophie Koch, e Il Pirata con Celso Albelo y Anna Pirozzi. En cuanto a otros proyectos, hemos reservado nuestra Academia a jóvenes cantantes rusos para familiarizarles con los repertorios francés e italiano. Además, nuestro conjunto barroco Les Musiciens du Prince-Monaco, tras su triunfo de este verano en Salzburgo, realizará una gira durante toda la temporada con Cecilia Bartoli por toda Europa incluyendo España (Barcelona, Valencia y Madrid).

Nuestra relación con los teatros españoles es excelente y nos ha permitido llevar a cabo buenas colaboraciones como las conseguidas con el Teatro Real de Madrid y con Les Arts de Valencia

A lo largo del curso, nuestras producciones tendrán reposiciones en medio mundo, como lo fueron en la pasada temporada en Nápoles, Valencia, París, San Francisco, Omán, Colonia y Copenhague.
Nuestra relación con los teatros españoles es excelente y nos ha permitido llevar a cabo buenas colaboraciones como las conseguidas con el Teatro Real de Madrid (Street Scene y Trovatore) y con Les Arts de Valencia (una Lucia que obtuvo el premio del público). También hemos colaborado con el Teatro Arriaga (Il mondo della luna dirigida por Emilio Sagi), mientras que nuestro Samson podrá verse en la próxima temporada bilbaína. En cuanto a intérpretes españoles, obviamente no solemos contratar por razones de nacionalidad, pero es cierto que tenemos una relación especial con Celso Albelo, que cantará Il pirata y a quien en su día ofrecimos su primer Arnold en Guillaume Tell, donde estuvo tan sensacional como este verano en Orange.

También hemos invitado a Ismael Jordi (Lucia), Andeka Gorrotxategi (Bohème) y a Francisco Negrín. Por último, he de resaltar que hemos tenido una larga y feliz relación con Plácido Domingo, a quien reafirmo mi admiración y mi amistad.
Nuestro presupuesto es de unos 11 millones de euros, y nuestras fuentes de financiación son el Gobierno (6,35 miilones), nuestro patrocinador Rolex y los Amigos de la Ópera (con un mínimo de 100.000 euros), además de nuestros propios ingresos por taquilla, que, como se puede comprobar, son considerables para un teatro de las reducidas dimensiones de nuestra sala. * Jean-Louis GRINDA, ­director de la Opéra de Monte-Carlo