Teatros del Mundo

Kaohsiung: National Center for the Arts Weiwuying

El coliseo asiático regresó en marzo a la plena ocupación con 'La Traviata' de Verdi

01 / 04 / 2021 - Ken SMITH - Tiempo de lectura: 6 min

Print Friendly, PDF & Email
National Kaohsiung Center for the Arts Imagen panorámica del exterior del National Kaohsiung Center for the Arts © National Kaohsiung Center for the Arts

Incluso antes de que fuese inaugurado en octubre de 2018, el National Kaohsiung Center for the Arts era ya considerado como la sede de la ópera occidental de esa ciudad portuaria del sur de Taiwán, en parte  debido a que su director musical y artístico, Chien Wen-Pin, finalizaba su período de 12 años como director residente en la Deutsche Oper am Rhein. El centro cultural había encargado una ópera  nueva y planeado una obra de repertorio previamente a su inauguración.

La estructura de 141.640 m2 que ocupa el National Kaohsiung Center for the Arts de Taiwán, diseñada por la empresa de arquitectura holandesa Mecanoo, se erige en un espectacular parque subtropical al sur de la isla, junto a la ciudad portuaria de Kaohsiung. La instalación, conocida familiarmente como Weiwuying por el asentamiento militar allí antes ubicado, ha sido considerada como «el centro artístico techado más grande del mundo» por el hecho de albergar, además del Teatro de la Ópera con un aforo de 2.236 localidades, una sala de conciertos de 1.981 butacas, un teatro de prosa de 1.210 y una sala para recitales para 434 espectadores, además de otros espacios multidisciplinares que, aunque técnicamente situados al aire libre, están cubiertos por un gran techo curvado. Como tercer componente de la red de complejos culturales que conforman el National Performimg Arts Center taiwanés, junto al National Taichung Theater –la Ópera Metropolitana de la ciudad de Taichung– y al National Theater and Concert Hall de Taipéi (NTCH), las instalaciones del Weiwuying están valoradas en unos 340 millones de euros siendo la inversión cultural más significativa desde que el NTCH abriera sus puertas en 1987 en la capital de la isla.

Aunque la red que conforma el National Performimg Arts Center taiwanés fue proyectado como estrategia cultural descentralizada del gobierno para favorecer el desarrollo turístico de Taiwán como destino y no como una parada entre Tokio y Seúl, la aproximación a la ópera occidental sigue siendo un distintivo local. Al no existir una compañía lírica en Taiwán, la ópera escenificada en la isla ha formado parte del proyecto de muchas orquestas sinfónicas.

Encargos propios

El National Taichung Theater (ver ÓPERA ACTUAL 220), que centraliza sus recursos en los medios y en proyectos de alta tecnología, suele importar elaboradas producciones europeas, como el Anillo de La Fura dels Baus –comentado en su momento en estas páginas–, pero el evento más destacado de la temporada inicial del Weiwuying –además de la presencia de la Filarmónica de Berlín, la producción local del Candide de Bernstein y de la gala del 45º aniversario de la compañía Cloud Gate Dance Theater, residente en Taipei– ha sido Paradise interrumped de Huang Ruo, una ópera-instalación innovadora que fue encargada conjuntamente con el Festival de Spoleto estadounidense y el Lincoln Center Festival.

© National Kaohsiung Center for the Arts

Un ensayo de 'La Traviata' en el Kaohsiung Arts Festival de 2016, cuando se estrenó el montaje de Yang Shih-Ping. La misma producción subió en marzo al escenario del Weiwuying, con su director musical y artístico en el podio, Chien Wen-Pin

En abril de 2019 el Weiwuying ofreció una Turandot coproducida con la Deutsche Oper am Rhein por el director taiwanés Li-Huan Hsiung. Seis meses después el teatro celebraría su primer aniversario con la producción en gira de La flauta mágica de la Komische Oper, un espectáculo multimedia que se correspondía con las celebraciones de fuera del recinto. A finales de febrero de 2020 el Weiwuying presentó una versión escenificada del War Requiem de Britten procedente de la English National Opera.

Fue entonces cuando llegó la Covid 19. Taiwán resistió el impacto mejor que otros países gracias a una rápida respuesta de las autoridades, consiguiendo una tasa de infección muy baja (977 casos y diez fallecimientos hasta la fecha). Aunque la red de centros culturales canceló sus propuestas, otros teatros no lo hicieron, aunque se sometieron también a las restricciones relativas a las reuniones públicas (menos de cien personas en el interior y no más de 500 al aire libre).

De Puccini a Verdi

En agosto, durante el pico de la pandemia en todo el mundo, Taiwán suspendió las restricciones y el Weiwuying reanudó su actividad operística con la reposición de Turandot, aunque sin su reparto europeo (en Taiwán las representaciones utilizan un doble reparto, local e internacional). El resultado fue un lleno total en cada representación, aclamadas por el público y comentadas en las redes sociales por más de 300.000 usuarios. A finales de 2020, el Weiwuying había acumulado más de un millón de asistentes en más de 180 funciones.

“En marzo, el Weiwunying presentó su primera ópera de repertorio, 'La Traviata', en un montaje del director de escena taiwanés Yang Shih-Ping”

Más recientemente, entre el 18 y el 21 de marzo, el Weiwunying presentó su primera ópera de repertorio, La Traviata, en un montaje del director de escena taiwanés Yang Shih-Ping, que sitúa la escena «en un tiempo y lugar vagamente parecidos al Taiwán contemporáneo», según él mismo explica, una coproducción con el Kaoshiung Arts Festival en el que se estrenó en 2016, antes de que el Weiwuying fuese inaugurado. Como en el caso de la reposición de Turandot, las restricciones de movilidad de la pandemia obligaron a recurrir a un elenco oriental incluyendo a un tenor coreano residente en Taiwán, a la soprano taiwanesa residente en Roma Kang Li y al barítono de Singapur Martin Ng, quienes tuvieron que pasar una cuarentena de 14 días y un control médico antes de incorporarse a los ensayos. Los espectadores, que ocuparon el cien por cien del aforo, siguieron las instrucciones de las autoridades sanitarias, como el control de temperatura, la utilización de mascarillas y medidas diversas, como la distribución de pastillas para la garganta en distintos lugares públicos.

El director musical y artístico del Weiwuying, Chien Wen-Pin, dirigió las representaciones, con la Sinfónica de Kaoshiung en el foso. «No podemos sino reconocer lo afortunados que hemos sido al vivir en un ambiente sano mientras el resto del mundo lucha con la pandemia», afirmaba, añadiendo que mientras en medio mundo los escenarios permanecen cerrados «nosotros podemos enorgullecernos de que nuestros teatros sigan proporcionando oportunidades a los jóvenes cantantes locales. Como miembros de la comunidad internacional queremos ser un ejemplo de cómo controlar la pandemia y hacer que la gente pueda seguir su vida diaria sin problemas».– ÓA