Reportajes

La ópera catalana del siglo XXI

Después de hacer un repaso de la ópera gallega contemporánea, ÓPERA ACTUAL sobrevuela ahora la producción del teatro lírico en Cataluña, donde reina el Liceu.

01 / 05 / 2020 - Jaume RADIGALES - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Quijote Fura 'D. Q. Don Quijote en Barcelona' de Joaquín Turina propuesta escénica de La Fura dels Baus © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

Después de hacer un repaso de la ópera gallega contemporánea, ÓPERA ACTUAL sobrevuela ahora la producción del teatro lírico en Cataluña, donde reina el Liceu. Todo teatro público debería tener como deber y reto el estreno de óperas nuevas apostando tanto por compositores consagrados como por los jóvenes. El Gran Teatre, en lo que va del siglo XXI, lo ha cumplido a medias.

Cuando en septiembre de 2000 el Gran Teatre del Liceu acogió el estreno absoluto de D.Q. (Don Quijote en Barcelona), un crítico tituló en un rotativo “Esto no és una ópera”. Pero, ¿qué diablos es una ópera? ¿No será que D.Q. es una ópera en relación consigo misma y los nuevos retos del teatro musical del siglo XXI, y no tanto en relación a la tradición del género? La misma pregunta se ha hecho desde la literatura con obras como Finnegans Wake (1939) de Joyce o Rayuela (1963) de Cortázar. O desde el cine, con las películas de Albert Serra. O incluso desde la música de concierto a partir de las propuestas de Pierre Henry y Pierre Schaeffer. Suma y sigue.

Los teatros institucionales

Todo teatro público debería tener como deber y reto el estreno –previo encargo– de óperas, mediante concurso y apostando equitativamente por compositores consagrados, pero también por los recién salidos de los conservatorios. Desde la citada D.Q. (Don Quijote en Barcelona), el Liceu barcelonés, el más importante de Cataluña, ha cumplido a medias con este propósito.

Con más de 170 años de actividad ininterrumpida, el Liceu mantiene unas temporadas con desequilibrios en favor de la tradición y con escasa contemporaneidad, con resultados desiguales y con cierta desgana por la creación autóctona.

Continúa…*

* Si quiere seguir leyendo este artículo puede hacerlo comprando este número, suscribiéndose a la revista en papel o comprando la versión digital