En Portada

ÓA 242: (II) Plácido Domingo: Uno de los más grandes artistas líricos de la historia

Perfil biográfico del gran artista español, el más importante de la lírica mundial de los siglos XX y XXI, cantante, director de orquesta y gestor

01 / 01 / 2021 - Pablo MELÉNDEZ-HADDAD - Tiempo de lectura: 11 min

Print Friendly, PDF & Email
Domingo Valencia Aniversario de Plácido Domingo en el Centre de perfeccionament del Palau de Les Arts de Valencia © Palau de Les Arts de Valencia

Es la fuerza del destino: estaba predestinado a subirse a un escenario. Hijo de cantantes líricos, Plácido Domingo encontró en la música su propio lenguaje expresivo hasta convertirse en un fenómeno de leyenda. Cantante (tenor y barítono), director de orquesta, gestor… El artista madrileño se ha transformado en todo un fenómeno al continuar plenamente en activo a los 80 años.

Nacido en Madrid el 21 de enero de 1941, Plácido Domingo realizó una espectacular carrera como tenor, consagrándose como uno de los más importantes de la historia. Más tarde pasó a la cuerda de barítono y desde siempre intentó combinar su trayectoria como cantante lírico con la de director de orquesta, en ambas facetas todavía en activo. Además fue director de la Washington National Opera y de la Ópera de Los Ángeles.

Domingo bebió de la música desde pequeño al nacer en una familia de cantantes líricos, comenzando su carrera artística en México, donde creció y se formó como cantante y actor. A ese país viajó junto con sus padres, los cantantes Plácido Domingo y Pepita Embil, quienes a su llegada crearon una compañía de zarzuela cuando el futuro cantante lírico tenía ocho años (1949) y donde comenzó a tomar clases de piano. Dio sus primeros pasos como artista acompañando a su madre en recitales líricos y cantando papeles de barítono en la compañía paterna. En el Conservatorio de México estudió piano, dirección y canto. Entre sus primeras actuaciones figuran un papel secundario en My Fair Lady, de Loewe, de la que llegó a ofrecer 185 actuaciones; también cantó 170 funciones de la opereta La viuda alegre, de Lehár, y trabajó como pianista acompañante de una compañía de ballet en gira.

En este período de formación, Domingo también se interesó por el periodismo, el teatro, el cine y la actuación: dirigió un espacio de música en una cadena de televisión en México e interpretó papeles secundarios en producciones televisivas de obras teatrales de Pirandello, Benavente, García Lorca o Chejov, además de participar como asesor musical de esos programas. Paralelamente no dejó de participar en el coro de la compañía de zarzuela de sus padres, además de realizar arreglos y adaptaciones de canciones populares en inglés para grabaciones discográficas a cargo de cantantes mexicanos.

Su debut en ópera como tenor en un primer papel lo realizó en 1961 en la ciudad mexicana de Monterrey, interpretando a Alfredo de La Traviata (Verdi), antes de establecerse durante dos años y medio junto a su mujer, la soprano mexicana Marta Ornelas, como miembro estable de la Israel National Opera, compañía en la que llegó a cantar 280 funciones de doce títulos diferentes. Antes, el 12 de mayo de 1959, había participado como bajo-barítono por vez primera en una ópera como Pascual de Marina (Arrieta) en el Teatro Degollado de Guadalajara. En ese mismo año cantó Borsa de Rigolet­to (Verdi) y el Capellán de Diálogos de carmelitas (Poulenc), ambas en Ciudad de México. En enero de 1966 debutó en España actuando con la Compañía de la Ópera Nacional de México en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona en tres óperas de compositores mexicanos, poco antes de comenzar su despegue internacional al encarnar, en febrero de ese mismo año, el papel titular en el estreno en Estados Unidos de la ópera Don Rodrigo del compositor argentino Alberto Ginastera en la New York City Opera, compañía en la que cantó varios papeles. Al año siguiente debutó en Hamburgo, Lima, Berlín, Santiago de Chile, Viena y en varias ciudades del interior de Estados Unidos en una gira con la New York City Opera. Su debut en la Metropolitan Opera House neoyorquina se produjo en 1968, como Maurizio en Adriana Lecouvreur, de Cilèa.

Una carrera espectacular

A  partir de entonces, Plácido Domingo comenzó a desarrollar la carrera operística más espectacular jamás realizada por un cantante no italiano, consiguiendo varios récords personales respecto de su repertorio operístico, como el haber llegado a interpretar 151 diferentes papeles tanto de tenor como de barítono, más que ningún otro cantante en la historia de la ópera y dejando grabados muchos de ellos: más de cien óperas completas, habiendo ganado varios Grammy por algunos de estos trabajos. A modo de ejemplo, solo en el citado Met de Nueva York cantó más de 50 papeles diferentes realizando más de 600 actuaciones e inaugurando la temporada más de 20 veces, por supuesto, más que ningún otro cantante (Enrico Caruso lo hizo en 17 ocasiones). En La Scala de Milán debutó con 28 años interpretando Ernani inaugurando la temporada.

© Metropolitan Opera

Plácido Domingo como protagonista en el estreno mundial de 'The first Emperor' de Tan Dun

Su amplio espectro estilístico le permitió moverse –siempre con éxito– entre el Barroco y la ópera contemporánea, paseándose por Mozart, Donizetti, Rossini, Verdi, Berlioz, Wagner, Chaikovsky, Richard Strauss, Alfano o Menotti. Su repertorio incluye los más importantes papeles para su cuerda del operismo italiano y francés además de haber incorporado como protagonista las óperas wagnerianas Parsifal, Lohengrin, Die Walküre y Tannhäuser; fue reconocido unánimemente como un ejemplar protagonista del Fidelio beethoveniano. Por otra parte, también se interesó por el repertorio ruso y español, con óperas como Dama de Picas, de Chaikovsky, Margarita la Tornera, de Chapí, o El gato montés, de Penella. Entre otras, ha estrenado las óperas Goya, de Gian carlo Menotti; Divinas palabras, de Antón García Abril; Nicholas and Alexandra, de Deborah Drattell, o The First Emperor, de Tan Dun.

Continúa…*

* Si quiere seguir leyendo este artículo puede hacerlo comprando este número, suscribiéndose a la revista en papel o comprando la versión digital