En Portada

ÓA 241: Hera Hyesang Park, un debut promisorio

La soprano coreana estrena su primer disco con Deutsche Grammophon acompañada por los Wiener Symphoniker, con Bertrand de Billy en el podio

01 / 12 / 2020 - Aniol COSTA-PAU - Tiempo de lectura: 6 min

Print Friendly, PDF & Email
Hera Hyesang La soprano coreana Hera Hyesang Park © Deutsche Grammophon / Junseob YOON
Hera Hyesang La soprano coreana Hera Hyesang Park © Deutsche Grammophon / Junseob YOON

La soprano coreana Hera Hyesang Park es una de las voces emergentes más destacadas del momento. Ganadora del segundo premio del concurso Operalia en 2015, con tan solo 32 años ya ha actuado en teatros de referencia y acaba de editar su primer disco en solitario, I am Hera, con la prestigiosa Deutsche Grammophon, un CD que llega a España el próximo mes de enero.

Raras veces una joven intérprete de talla internacional se expresa con la sinceridad, la madurez y la franqueza de Hera Hyesang Park (Corea del Sur, 1988). Absolutamente consciente de su responsabilidad y cometido como intérprete, vuelca toda su interioridad en la música para comunicarse con la máxima naturalidad y pureza con el público. Flamante incorporación de Deutsche Grammophon, estrena su primer disco como solista acompañada nada menos que por los Wiener Symphoniker, con Bertrand de Billy a la batuta.

ÓPERA ACTUAL: ¿Qué supone debutar con un sello tan reconocido?

Hera Hyesang Park: Evidentemente se trata de un enorme honor y privilegio que nunca pensé que llegaría a suceder. Ahora bien, miro al pasado y recuerdo que debo ser siempre humilde, responsable y consciente de la dificultad del reto que ahora comienzo. Lo vivo como un juego lleno de aventuras apasionantes, presión, obstáculos y diversión, todo ello para crecer como persona.

© Deutsche Grammophon / Junseob YOON

La soprano coreana Hera Hyesang Park en la sesión fotográfica de su primer CD

ÓA: Su fichaje por DG se formalizó en mayo de 2020, en plena pandemia. ¿Cómo fue la grabación?

H. H. P.: Inicialmente teníamos previsto grabar en julio en Alemania, pero el proyecto se detuvo y por poco se cancela. Finalmente, gracias a los esfuerzos de la discográfica encontramos el momento y el lugar para grabar y ensayar en Viena con la orquesta. Volver a hacer música fue realmente casi milagroso para todos.

ÓA: El disco recoge arias que comprenden compositores tan diversos como Händel o Puccini.

H. H. P.: Todas son arias di sorbetto protagonizadas por personajes secundarios que, lejos del dramatismo y la estridencia de los roles principales, se acercan más a los problemas de la vida cuotidiana. Yo busco ser absolutamente sincera en el escenario y no me identifico con una gran diva o drama queen, sino que me reconozco en el carácter fuerte y las emociones reales de, por ejemplo, Susanna, Pamina o Musetta.

ÓA: El álbum también incluye dos canciones coreanas: Like the Wind that met with Lotus de Joowon Kim y Psalm 23 de Un-Yung La.

H. H. P.: Fue realmente importante para mi concluir el disco con estas dos piezas porque representan la síntesis perfecta entre mi vida personal y profesional: me defino como un espíritu libre que viaja constantemente, siempre con las maletas a punto y sin ataduras en ningún lugar, pero, no obstante, procuro no olvidar nunca mis raíces.

ÓA: ¿Cómo está viviendo la difícil situación causada por la pandemia, que le obligó a cancelar funciones en el MET y en otros teatros?

H. H. P.: Resulta difícil estar siempre positiva ante tantas cancelaciones. Sin embargo, advertí la necesidad de recomponerme y convertir esta dramática circunstancia en una oportunidad única para practicar y ensayar. Superé el miedo y la frustración centrando mis esfuerzos en aquello que podía controlar: dar lo mejor de mí para sentirme satisfecha al final del día como cantante de Deutsche Grammophon.

ÓA: Después del confinamiento regresó con el estreno mundial de 7 Deaths of Maria Callas en la Bayerische Staatsoper, dirigida por Marina Abramovic.

H. H. P.: Sí. Yo solo cantaba “Addio, del passato” pero fue durísimo y conmovedor implicarse emocionalmente con un personaje que habla sobre la muerte, pensando en las personas que sufrían por la pandemia. Este esfuerzo emocional resulta desgarrador, pero el intérprete, más allá de trabajar la técnica, debe buscar siempre la veracidad para comunicarse con el público.

ÓA: En 2015, ganó el segundo premio del concurso Operalia interpretando la romanza de zarzuela “No sé qué siento aquí” con Plácido Domingo a la batuta. ¿De dónde surgió su interés por el género lírico español?

H. H. P.: Disfruto como una niña cantando canciones españolas y siempre añado algún título en mis recitales. A diferencia de la mayoría de repertorio europeo, es un género sin límites y fronteras en la interpretación: me encanta dejarme llevar, mover el cuerpo, cantar y bailar… ¡En el concurso decían que escondía sangre española en mi interior!

ÓA: Es una tradición el alto número de cantantes coreanos en concursos internacionales. ¿A qué se debe?

H. H. P.: En nuestro país amamos la música: a lo largo de los siglos hemos sido conquistados por muchos países y solo pudimos encontrar la alegría y el placer en el canto. De verdad creo que en nuestra alma hay una pulsión melancólica por el ritmo y la melodía que se expresa des de la eclosión del K-Pop hasta la fascinación por la ópera.

ÓA: ¿Qué futuros roles o proyectos le gustaría realizar a lo largo de su carrera?

Hera Hyesang Park: Como decía, ahora quiero centrarme en cantar roles secundarios porque son igualmente bellos y hoy pocas cantantes les prestan atención. Pensando en el futuro, no sé hacia dónde evolucionará mi carrera y, de hecho, tampoco me gusta planearlo. Eso sí, sé que me encantaría dedicarme también a la docencia cuando me sienta preparada para guiar y dar consejos a los jóvenes intérpretes. ÓA

I Am Hera

La carátula del disco muestra a Hera Hyesang Park a través del reflejo de un espejo, una metáfora reveladora de su proceso artístico, ligado intrínsecamente con la búsqueda de la identidad. Así pues, Park escoge arias de los roles femeninos con los que se siente capaz de compartir emociones para poder conectar con les espectadores desde la sencillez de lo cuotidiano y el sentimiento más puro. De esta manera, su viaje introspectivo no se limita solamente en reflejar su interioridad, sino que proyecta una emoción sincera que compromete absolutamente a todos los oyentes. Esta es, sin duda, la gran virtud de su trabajo: convertir la música en un espejo de doble cara que vincula su intimidad con la de todos… (Ver crítica completa en este enlace)

Portada de su primer CD a cargo de Deutsche Grammophone