Opinión

Un público inusual: 1.500 globos llenaron la sala del Liceu

La fotógrafa brasileña Flávia Junqueira transformó la Sala Principal del Gran Teatre barcelonés en una experiencia onírica protagonizada por globos

17 / 10 / 2022 - Cecilia DURÁN - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Junqueira Liceu Flávia Junqueira con su instalación de globos © Flávia Junqueira / G.T.L.
Junqueira Liceu Flávia Junqueira con su instalación de globos © Flávia Junqueira / G.T.L.
Junqueira Liceu Flávia Junqueira en la rueda de prensa en el Liceu © Flávia Junqueira / G.T.L.

Barcelona y su Gran Teatre del Liceu fue el destino más reciente de la obra de Flávia Junqueira, quien ya ha fotografiado en doce teatros históricos de Brasil, y cuyo sueño es catalogar los teatros de todo el mundo.

Si imaginas un globo tal vez pienses en una celebración: tu sexto cumpleaños, soplando velas en la mesa del comedor, rodeado de tus seres queridos. Tal vez en el susto que te llevas cuando uno de ellos explota, en el eco rebotado por las paredes de esa habitación que se achica a medida que te haces mayor. Tal vez te imagines un manojo de ellos, un bouquet de colores que vuelan sostenidos por un hilo casi invisible. Un hombre te los acerca, tentándote; cuatro calles más abajo ves uno como una mota de polvo en el cielo –asciende suavemente– mientras una niña llora por su pérdida.

Es difícil imaginar escenarios que no remitan a uno a la infancia: payasos, ferias y películas animadas (mención honorable a la bellísima banda sonora de UP). ¿Qué pasa si lo familiar se convierte en desconocido? En todo lo cotidiano cabe su opuesto: Pennywise, el abandono del parque de Coney Island o la incesante aparición de lo siniestro en la ficción, lo que Freud denominó como Unheimlich. Pero no todos los opuestos tienen por qué desestabilizar, sino que puede existir el asombro en lo conocido. Imagínate, pues, 1.500 globos de colores llenando la inmensidad de un teatro vacío.

Ésta imagen fue hecha realidad por la artista brasileña Flávia Junqueira el pasado 11 de octubre en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, en lo que ella denominó como Salto en Vacío, una instalación que tensa la relación entre la permanencia del espacio y la volatilidad de los globos. Por primera vez en un teatro europeo Junqueira trajo su motiv y lo adaptó a la solemnidad de un espacio histórico para la ciudad condal. Por primera vez, también, su obra se convertiría en experiencia además de fotografía.

La apuesta del director artístico del Liceu, Víctor García de Gomar, en convertir un teatro de ópera en un lugar en el cual muchas disciplinas pueden converger, Junqueira dejó que el espacio hablase por sí mismo. Tras la instalación de los globos por la artista y su equipo, el teatro abrió sus puertas y algunos afortunados pudieron ser partícipes en la vida -efímera- de la obra. Tal vez la obra más larga y más corta, a su vez, que la admirada programación del Liceu había tenido jamás, esas seis horas aproximadamente que los globos perduran antes de perder el helio y se arrugan como pasas. Fue una “instalación para el cuerpo, para vivir eso” como lo explicó ella misma en la rueda de prensa realizada en el espacio.

Junqueira Liceu Fotografía oficial 1 de la artista Flavia Junqueira con su instalación de globos © Flávia Junqueira / G.T.L.
Junqueira Liceu Fotografía oficial 2 de la artista Flavia Junqueira con su instalación de globos © Flávia Junqueira / G.T.L.
"Dos fotografías inmortalizaron el momento: una desde el escenario y otra desde el palco central más lejano. Con un sutil efecto de ojo de pez, la artista brasileña logró capturar la belleza del espacio y la celebración del mismo"

Dos fotografías inmortalizaron el momento: una desde el escenario y otra desde el palco central más lejano. Con un sutil efecto de ojo de pez, la artista brasileña logró capturar la belleza del espacio y la celebración del mismo creando una sensación de ciclicidad por la circularidad de los globos y la del teatro en sí. Indirectamente, ambas imágenes emulan la progresión de la vida, y de todo aquello que viene, se queda, y se acaba yendo. En sus palabras, “es crear nuevas maneras de ver la realidad” y contrastar la naturaleza fugaz de la vida con la permanencia de un teatro que observa el transcurso de la misma.

Barcelona fue el destino más reciente de la obra de Flávia Junqueira, quien ya ha fotografiado en doce teatros históricos de Brasil, y cuyo sueño es catalogar los teatros de todo el mundo. Junqueira mencionó ser fiel a una marca de globos americana cuyo proceso de fabricación es cíclico también, curiosamente. Una vez deshinchados, los globos son enviados a la fábrica original donde se recicla el plástico para ser usado de nuevo en un futuro, desafiando la noción implícita de su caducidad.

Su obra demuestra que la memoria es eso que nunca caduca. Sí, te deshiciste de los globos que decoraban el salón en tu sexto cumpleaños una vez terminó la celebración, pero el recuerdo perdura aún hoy. La obra de Flávia Junqueira permanecerá en la memoria del espacio, y en la de los que atendieron su corta vida. Para conmemorarlo, el Liceu expondrá las fotografías en el Salón de los Espejos, del 26 de octubre al 13 de noviembre de este mismo año.

El Liceu de les Arts es como se ha bautizado a esta nueva temporada de proyectos especiales que aspiran a hacer de un lugar estrictamente dedicado al género de la ópera, uno que va más allá del entretenimiento de un público. Víctor García de Gomar, resaltando la importancia de reconectar con el público, afirma que la lírica “es un género en proceso de una lenta decadencia, porque hay pocas novedades en el repertorio, porque la gente a priori ve la ópera como una cosa lejana y porque hay poca regeneración del público”. Por ello, el Liceu está apostando en este nuevo proyecto que convierte el escenario en un lugar en el que plasmar cuestiones recurrentes en la sociedad actual que incitan a crecer y a pensar, pero, sobre todo, a aceptar la versatilidad de un lugar que también se adapta a la contemporaneidad del arte; una oportunidad para volver a la ópera fiorentina, a la disciplina que reunía todas las demás.ÓA