Opinión

Teatro de São Carlos: Desde Lisboa, con amor

La directora del principal escenario lírico portugués comenta su próxima temporada en un momento de gran incertidumbre

01 / 05 / 2020 - Elisabete MATOS* - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Elisabete Matos, directora del Teatro Nacional de São Carlos de Lisboa © T. N. São Carlos

El São Carlos de Lisboa, es bello, como lo es Lisboa. Por él pasaron dejando su huella grandes del pasado, voces que aún resuenan entre sus butacas Callas, Kraus, Cappuccilli, Bergonzi, Varnay, Crespin, Caballé, Domingo, Berganza, Cossotto y un sinfín de los que nos enseñaron a cantar, a soñar y a vivir la música como nuestra forma de decir al mundo lo que sentimos.

"Desde el São Carlos trabajamos con la ilusión de vencer esta pandemia que estamos sufriendo todos y que a todos los niveles tantas pérdidas nos está produciendo"

Soy artista, y en este escenario canté y fui feliz muchísimas veces, y espero que en alguna de ellas haber hecho felices a quienes vienen en busca de emociones y Cultura. Cultura, la palabra que dignifica y que habla de un pueblo, es lo que nos hace iguales en obligaciones y derechos, pero también nos distingue por tener alma y sentimientos distintos. Con ella nos vamos a tener que comprome­­ter para no perder ese derecho tan fundamental y bello que nos hace ricos de espíritu, y fuertes y libres. Desde el São Carlos trabajamos con la ilusión de vencer este revés que nos ha dado la vida, la pandemia que estamos sufriendo todos y que a todos los niveles tantas pérdidas nos está produciendo.

Sabemos que lo primero y primordial es salvar vidas, por eso no pararemos de agradecer a quienes nos cuidan y nos salvan. Por ellos debemos ser cada vez más solidarios, pero sin perder la ilusión de que nuestro arte es Cultura y de que será fundamental una vez podamos vencer a esta barbarie. Nuestros músicos, nuestros artistas y profesionales, viven de ella y para ella, y por eso todos necesitamos trabajar y continuar nuestra misión de hacer felices a los demás.

Este compromiso nos obliga en este momento a cambiar una y otra vez nuestros planes, a adaptar la programación que teníamos preparada para la temporada 2020/21 y a usar el ingenio para resolver todas las contingencias, abdicar de nuestro deseo individual de una oferta ya pensada y trasformar el futuro próximo en una programación en la que todos podamos seguir trabajando, recuperarnos y celebrar que estamos aquí por nosotros y por todos los que nos han dejado. Pero sustancialmente, por amor al arte y al público. Nos vamos a necesitar mutuamente para buscar en la belleza, como la de nuestro teatro, el timón y la fuerza para seguir adelante para seguir siendo una profesión fundamental que necesita seguir existiendo y ser valorada por todos. De lo contrario, ¿quienes seremos si nos quitan los sueños y el alma?

Los títulos que teníamos planeados, como Die Walküre, La Trilogía de las Barcas o La Bohéme, los haremos apenas podamos salir del confinamiento para mostrar el respeto por todos los artistas que hoy se encuentran sin trabajo y que esperan recuperarse de las vicisitudes en que esta esta gran crisis nos ha colocado. Retomaremos la actividad con más ilusión como forma de homenaje a todos quienes han partido.

En lo personal, a España, mi segunda patria, la añoro y lloro todos sus muertos, cada día, porque ahí viví casi una vida y siento que somos vecinos y que si pudiéramos cantaríamos juntos en los balcones. Somos mucho más parecidos de lo que nos han querido hacer creer y, en definitiva somos, con Italia, los ricos del Sur. A nuestros cuerpos estables, a toda esta familia que somos el São Carlos, les envío fuerza y respeto, porque son el eje de esta casa maravillosa que seguirá siendo la casa de todos los artistas, de los de Portugal y de los del mundo, porque a todos nos une el canto fraternal de nuestras almas. * Elisabete MATOS, ­directora del Teatro Nacional de São Carlos