Opinión

Desde el Palau de Les Arts de Valencia

El director general del coliseo valenciano reflexiona sobre los retos de los teatros líricos más allá de la excelencia artística

01 / 01 / 2024 - Jorge CULLA - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Jorge Culla Les Arts Jorge Culla, director general del Palau de Les Arts © Palau de Les Arts / Mikel PONCE

En una actividad de más de 400 años, los últimos 40 han supuesto un viraje a nuestros modos y costumbres de trabajo tan sumamente impresionante que la revolución del CD y la llegada del vídeo nos parecerán, hoy día, menudencias frente a los retos que han supuesto la digitalización de contenidos, las redes sociales, las nuevas formas de consumo de ocio, los cada vez más grandes saltos generacionales en el público o los nuevos modelos de gestión.

Además de excelente en lo artístico, la ópera como espectáculo ha de ser cercana, viral, rentable, sostenible, accesible… Un interminable número de requisitos que comporta un importante ejercicio de equilibrios entre tradición y modernidad, atención al pasado, inmediatez respecto al presente y previsión de cara el futuro.

"Ser sostenibles implica cambios, no solo internos, sino también de costumbres y tradiciones"

Un requisito que irrumpe ya como irrenunciable es la sostenibilidad, máxime en nuestros casos, con una importante financiación de los presupuestos públicos. La gestión no ha de ser únicamente diligente, eficiente y transparente, el parámetro de sostenibilidad es una las exigencias que han venido para quedarse en los manuales de buen gobierno. Y ser sostenibles implica cambios, no solo internos, sino también de costumbres y tradiciones que, en un sector centenario como el nuestro, no siempre son sencillos de abordar. En los últimos dos años, Les Arts ha afrontado varios retos con el objetivo de reducir la huella de carbono. Además de los aspectos puramente corporativos y de optar por la total digitalización de la gestión, se ha realizado una importante inversión en protocolos y tecnologías de consumo sostenible y ahorro energético, mientras que en la optimización de procedimientos de trabajo hemos tenido que revisar las propias bases del sector.
Los atriles de Les Arts son ya prácticamente digitales. Desde su introducción gradual en 2022 –siendo el primer teatro en sustituir la partitura de papel por tabletas–, el resultado ha sido sumamente satisfactorio. La Orquesta y el equipo del teatro han integrado plenamente lo digital y las posibilidades que ofrece.
Pero el trabajo continúa, por lo que esta temporada hemos dado otro paso más con la sustitución, también progresiva, de los programas de mano en formato electrónico. Cambiar los hábitos no es fácil, máxime si suman décadas y lo nuevo implica un esfuerzo añadido. La respuesta no siempre es positiva. Por eso es necesario tener templanza y no obviar la responsabilidad institucional, ser ejemplares y, también, hacer mucha pedagogía. Por eso quiero compartir unos primeros datos que indican que vamos por el buen camino. Con la supresión física de los doce programas vinculados a ópera, zarzuela y danza ahorraremos esta temporada 24,84 toneladas de papel, es decir, 373 árboles y 5.589.000 litros de agua. Un impacto incuestionable en el entorno y por eso quiero agradecer a nuestro público que apoya nuestro compromiso de ser más sostenibles…

He pretendido compartir con espectadores y artistas lo que a todos nos pertenece: nuestra música, nuestro teatro, nuestro riquísimo e inagotable patrimonio…

Si quieres seguir leyendo, compra la revista, en papel o digital.

© ÓA

Puedes comprar ÓPERA ACTUAL en su edición en papel en tu kiosco habitual o encargarla para que te llegue a casa (en esta misma web o en Amazon) o, si lo prefieres, puedes comprar la edición digital en Kiosko y más.