Opinión

Mi versión favorita. 'La forza del destino', ÓA 260

La ópera 'maldita' de Verdi arranca la temporada de los Amigos de la Ópera de A Coruña. Esta es la selección de nuestros expertos

01 / 09 / 2022 - Marcelo CERVELLÓ / Jaume RADIGALES - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Forza DVD Price /operaactual.com
Forza DVD Urmana /operaactual.com

VERDI, Giuseppe (1813-1901)

LA FORZA DEL DESTINO

Leontyne Price, Giuseppe Giacomini, Leo Nucci, Bonaldo Giaiotti. Dirección musical: James Levine. Dirección de escena: John Dexter. Deutsche Grammophon 00440 073 4073. 2 DVD. (1984) 2005.

Si la calidad –la suficiencia, al menos– de la imagen fuese otra, nadie podría discutir la preeminencia de la versión del San Carlo, que con un equipo vocal con Tebaldi, Corelli, Bastianini y Christoff se impondría en cualquier competencia. Las condiciones en que el producto se encuentra, sin embargo, descartan cualquier opción, aun con un sonido al menos aceptable. Con esta consideración por delante, y descartados los registros más recientes en razón a las memeces regísticas de las versiones de Viena o Florencia, poco queda dónde poder elegir. Ello beneficia a este espectáculo del Met de 1984, que aun con una puesta en escena caducada y tan sobada como solían serlo las de los títulos de repertorio en aquellos años, ofrece un reparto de muy alto nivel, con una Leontyne Price inconmensurable y la fervorosa dirección de James Levine redimiendo a la representación de las posibles mediocridades de su concepción visual. La soprano de Laurel, Mississippi, aun habiendo ya dejado atrás los mejores años de su carrera, confirma aquí su estatura como la última gran soprano verdiana del siglo XX, vibrante y vocalmente irreprensible en toda la extensión de la tesitura, con una escena con el Padre Guardián y un “Pace, pace, mio Dio” escalofriantes.
Levine dirige la obra con la grinta y la precisión que nunca le faltaron en sus versiones verdianas y que injustamente ahora olvidan quienes antes las ensalzaron. Leo Nucci, con su fraseo arrebatado de siempre, un Giuseppe Giacomini de los mejores días –no todos lo fueron– y un Bonaldo Giaiotti de cuando los bajos lo eran de verdad, completan un cuadro que complementan, sin destacar pero también sin desentonar, Isola Jones y Enrico Fissore. Hoy en día una función así pondría los dientes largos a esos teatros que ahora convocan a multitudes en busca de emociones fuertes. El sonido y la imagen no son susceptibles de recriminación alguna. * Marcelo CERVELLÓ

VERDI, Giuseppe (1813-1901)

LA FORZA DEL DESTINO

Violeta Urmana, Marcello Giordani, Carlo Guelfi, Roberto Scandiuzzi, Julia Gertseva, Bruno de Simone. Dirección musical: Zubin Mehta. Dirección de escena: Nicolas Joel. Arthaus 8 07280 73259 7. 2 DVD. 2007.

Zubin Mehta es un director que no necesita presentación porque le avala una trayectoria internacional impecable, saludada unánimemente por público y crítica. Pero también es cierto que el maestro indio adolece a menudo de lecturas un tanto planas de las partituras que tiene delante: musical y siempre con la carta de la elegancia encima de la mesa, Mehta suele resultar poco teatral cuando dirige una ópera. Y esto es lo que ocurre en esta versión, a pesar del excelente oficio de las huestes del Maggio Musicale Florentino, cuyo conocimiento de causa del estilo verdiano es indiscutible. La puesta en escena de Nicolas Joel, que cuenta con la preciosa escenografía y espléndido vestuario del binomio Frigerio/Squarciapino, está bien resuelta. Joel consigue a medias soslayar las debilidades de un libreto rayano en lo infame, como la obra teatral original (un insulto a la inteligencia) en que se basa la ópera maldita de Verdi, con perdón de Macbeth.
La producción televisiva del espectáculo, de Andrea Bevilacqua, sirve bien el desarrollo de la trama en un trabajo atento a los matices e inflexiones musicales de la partitura, a la que sirve con suma corrección la realización visual. Brilla con intensidad propia una Violeta Urmana entregada al servicio de Leonora, muy musical y expresiva, aunque el estilo diste de ser cien por cien verdiano. A su lado, el siempre cumplidor Marcello Giordani asume el rol de Alvaro. En manos del malogrado tenor italiano, la proyección resulta un tanto estentórea y cambian demasiado los colores de los distintos registros de su parte. Al Don Carlo del barítono Carlo Guelfi se le ven demasiado las costuras de una maldad excesiva ya desde el principio, aunque el fraseo es noble y los agudos están bien proyectados. Cumplen el Padre Guardiano de Roberto Scandiuzzi y la Preziosilla de Julia Gertseva, mientras que Bruno de Simone ofrece un Melitone que es toda una lección de estilo. * Jaume RADIGALES