Opinión

Editorial ÓA 257: Los teatros iberoamericanos y la Declaración de Barcelona

OLA y Ópera XXI se reunieron en Barcelona del 6 al 9 de abril, acogidos por el Gran Teatre del Liceu y el Ayuntamiento de la ciudad condal

01 / 05 / 2022 - Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
encuentroola-operaactual Los representantes de los teatros en el acto de clausura © Ópera XXI / OLA

Los teatros, temporadas, festivales y organizaciones vinculadas a la lírica de Latinoa­mérica, representadas por Ópera Latinoamérica (OLA) se reunieron en Barcelona del 6 al 9 de abril, acogidos por el Gran Teatre del Liceu y el Ayuntamiento de la ciudad condal, junto a otras tantas instituciones líricas españolas representadas por Ópera XXI y donde en las conclusiones ofrecieron la Declaración de Barcelona. Se trataba del Tercer Encuentro Iberoame­ricano de Teatros, un foro que se propuso reflexionar y establecer nuevos objetivos y líneas de trabajo a los que se han visto obligados por un contexto cambiante que ha supuesto profundos replanteamientos en todo el mundo en materias geopolíticas, humanitarias, sociales, medioambientales, tecnológicas y, por supuesto, culturales. En dichas jornadas profesionales, en las que estuvo presente ÓPERA ACTUAL como revista de referencia en el ámbito iberoamericano, quedó claro que el patrimonio, las artes y la cultura –y en ese contexto, la música y la lírica– son agentes que pueden promover la reflexión y el pensamiento crítico, la creatividad y la libertad, la diversidad y la inclusión, la solidaridad y la cohesión de las sociedades. Pero para ello, desde OLA y Ópera XXI, se destacó que es fundamental conectar y ser relevantes para los públicos y la ciudadanía.
Conectar el arte y la lírica con la población no es una tarea sencilla. Por ello es relevante que se destacase la importancia de situar a las personas en el centro de la gestión de los teatros, sobre todo de empatizar y conocer a los públicos para que su propuesta artística les atraiga y, a la vez, les genere valor. Para ello se enfatizaron también las posibilidades tecnológicas actuales y futuras como un verdadero avance para introducirse directamente en los hogares de millones de espectadores. Se analizó el potencial del audiovisual, de las nuevas tecnologías del futuro como la XR (la Realidad Extendida) como combinación de los entornos, reales y virtuales, o el metaverso, para ofrecer nuevas experiencias –complementarias a la presencial– para conectar con públicos de todas las edades.

"Aplicando en los teatros nuevos estándares y objetivos como la eco-realización y destacando la labor ejemplarizante en la transformación sostenible"

En cuanto a implementar transformaciones más inmediatas, se hizo referencia a la sostenibilidad y al cuidado del medio ambiente en coordinación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible impulsados por Naciones Unidas, aplicando en los teatros nuevos estándares y objetivos como la eco-realización y destacando la labor ejemplarizante en la transformación sostenible. Esta moderna y sostenible conexión con la sociedad busca ampliarse al ámbito empresarial, de colectivos asociativos, fundaciones, mecenas de la música y las artes que pueden acompañar a los programadores en la consecución de propósitos empresariales hoy vinculados a la sostenibilidad, la diversidad, la inclusión o la educación.
Queremos trasladar a todos nuestros lectores dichas reflexiones recogidas en la Declaración de Barcelona, dada la importancia cultural y social de los programadores líricos más allá del entretenimiento o de presentar a los títulos y artistas del momento. En un mundo globalizado los esfuerzos compartidos son cada vez más importantes por su proyección y alcance, como destacaba Salvador Alemany, presidente del Gran Teatre del Liceu, en el acto de bienvenida: “En comparación con el deporte, no hay una rivalidad o competencia vital en el mundo lírico, y por ello pueden circular ideas y colaboraciones entre programadores que enriquecen los proyectos y no los devalúan”.