Opinión

Gracias suscriptores y lectores. Apoyemos a teatros y artistas

Desde ÓPERA ACTUAL queremos agradecer a nuestros suscriptores su apoyo incondicional, ya que no ha habido ninguna baja desde el inicio de la pandemia, pero tenemos que lamentar el fallecimiento de media docena de ellos a causa de la Covid-19

01 / 05 / 2020 - Por Fernando SANS RIVIÈRE - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Fernando Sans Rivière © Joan TOMÁS

Desde ÓPERA ACTUAL queremos agradecer a nuestros suscriptores su apoyo incondicional,  ya que no ha habido ninguna baja desde el inicio de la pandemia, pero tenemos que lamentar el fallecimiento de media docena de ellos a causa de la Covid-19, y de las más de veinte mil víctimas en el país. Queremos enviar nuestro pésame a sus familiares y especialmente a aquellos que han compartido nuestra pasión operística.

En el ámbito operístico, las noticias son poco alentadoras, al igual que las que llegan del extranjero. Ya se ha confirmado que en Alemania los teatros estarán sin actividad hasta el 31 de agosto, mientras que en nuestro país se empieza a sugerir que el cierre de teatros, cines y campos deportivos podría prolongarse hasta finales de año.

Los datos y fechas que se barajan no solo afectan al final de la temporada 2019-20 y a los festivales veraniegos, sino que, además, podría llevarse por delante el arranque de las temporadas líricas 2020-21. Un verdadero descalabro para unas propuestas preparadas con años de antelación, más aún si ahora se quieren incorporar producciones canceladas recientemente por la pandemia. Todo en un panorama incierto que se modifica cada pocas semanas.

La crisis sanitaria nos obligó a editar nuestra pasada edición solo en su versión digital –algo inédito en 29 años de trayectoria– debido a que Correos dejó de distribuir revistas indefinidamente ante el Estado de Alarma. Ya repuesto el servicio, con este número volvemos al papel, en el que revisamos la situación del género a nivel nacional e internacional, con artículos, entrevistas o, reportajes. Además recogemos una queja –reiterada desde hace décadas y nunca solucionada–, la reivindicación de los artistas españoles de un espacio relevante en las temporadas líricas y de conciertos del país. Directores artísticos y programadores deberían concienciarse, más aún ahora, de que se debe programar mucha más ópera española –y zarzuela– y apostar por los artistas nacionales, dando trabajo a nuestros profesionales, especialmente en momentos tan delicados como los que sufre el sector. Ellos deberían ser el pilar de las temporadas y de los ciclos de conciertos del país. El público también debe concienciarse de lo emocionante que puede ser contar en sus temporadas con los mejores artistas españoles e ir siguiendo sus carreras.

Precisamente los artistas nacionales comienzan a afiliarse al recién creado sindicato de Artistas Líricos de España (ALE) que se ha reunido con el Gobierno para exponer la catastrófica situación del sector, aunque, de momento, no hay propuestas concretas. Se debe afianzar la economía de los teatros –y programadores en general– y apoyar a los artistas, pero también a toda la industria de la Cultura, incluyendo a los medios de comunicación del sector que, como la prensa diaria, continuábamos rehaciéndonos de la pasada doble crisis, económica y de modelo. Por ello hemos iniciado una campaña de suscripciones dirigida a profesionales, instituciones y melómanos.

Disfruten de este nuevo número y esperemos que, más pronto que tarde, podamos volver a disfrutar de la ópera en vivo y en directo.

COLABORADORES PRINCIPALES