Homenaje a Victoria de los Ángeles y Puccini fotógrafo, en el Teatro Real

Dentro de la programación de PHotoESPAÑA, el coliseo madrileño acoge una muestra sobre el Puccini fotógrafo que se una a otra exposición en homenaje a la soprano Victoria de los Ángeles

01 / 07 / 2024 - Gema PAJARES - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Puccini fotógrafo Real Gregorio Marañón, María Santoyo, Paolo Bolpagni, Teodora, José Chavero, Ignacio García-Belenguer, Marialuisa Pappalardo, Alberto Fesser y Joan Matabosch © Teatro Real / Javier DEL REAL
Expo Victoria Real Un detalle de la exposición en homenaje a Victoria de los Ángeles © Teatro Real / Javier DEL REAL
Puccini fotógrafo Real Panorámica de la muestra 'Puccini fotógrafo' en el Real © Teatro Real / Javier DEL REAL
Expo Victoria Real Un detalle de la exposición en homenaje a Victoria de los Ángeles © Teatro Real / Javier DEL REAL
Expo Victoria Real Un detalle de la exposición en homenaje a Victoria de los Ángeles © Teatro Real / Javier DEL REAL

Dentro de la programación de PHotoESPAÑA, el Teatro Real acoge Puccini fotógrafo, una interesante exposición sobre una de las grandes pasiones del compositor, la fotografía, hasta ahora inédita para el gran público: paisajes, retratos familiares y los países que visitó conforman la muestra, abierta desde hoy y hasta el 22 de julio y que coincide con la que el coliseo madrileño dedica en la séptima planta a la soprano Victoria de los Ángeles, Cio-Cio San de referencia.

Giacomo Puccini nació a mediados del siglo XIX en la localidad de Lucca, Italia. La fotografía había nacido en Francia más de 20 años atrás y el compositor descubrió en este nuevo arte, en el que se inició hacia 1894, una pasión hasta ahora desconocida para el gran público. El padre de Madama Butterfly (ópera en cartelera desde ayer en el Real) documentó los lugares que habitualmente frecuentaba, de Torre del Lago a Chiatri, de Boscolungo a Ansedonia, y demostró un mimo especial por la intimidad de sus hogares, por retratar a los más pequeños, a los que colocó en el centro de a imagen, y también por ser el protagonista de las imágenes que otros captaron.

En la inauguración de esta mañana estuvieron presentes Gregorio Marañón (presidente del Teatro Real), María Santoyo (directora de PHotoESPAÑA), Paolo Bolpagni (comisario de la exposición), Teodora Danisi (Consejera de Cultura de la Embajada de Italia), José Chavero (presidente y fundador de Tradichem), Ignacio García-Belenguer (director general del Teatro Real), Marialuisa Pappalardo, (directora del Istituto Italiano di Cultura), Alberto Fesser (presidente de La Fábrica) y Joan Matabosch (director artístico del Teatro Real).

"Puccini recibe en el foyer del coliseo a través de los retratos que le hicieron; serio, posando como un galán de la época"

Una selección de esas obras conforman la exposición Puccini fotógrafo y se exponen desde ahora y hasta el 22 de julio en el Teatro Real en una exposición comisariada por Gabriella Biagi Ravenni, Paolo Bolpagni y Patrizia Mavilla. Se trata de la primera vez que se exhibe fuera de Italia, pues la exposición original, celebrada meses atrás en la Fundación que lleva el nombre del músico, desveló esta faceta inédita. Se sabía que gustaba dejarse retratar, que fotografiaba con gusto, pero cuando se buceó en los álbumes que dejó se tuvo conciencia de que Puccini era bastante más que un simple aficionado. Son una veintena las imágenes que se pueden ver en Madrid: Puccini recibe en el foyer del coliseo a través de los retratos que le hicieron; serio, posando como un galán de la época, destacando sobre un fondo oscuro, junto a la fachada de su casa, en actitud desenfadada con la hermana de su esposa.

El compositor italiano de quien este año se cumple el centenario de su muerte acaecida en Bruselas, saluda al visitante a través de las imágenes que tomó en aquellos países que visitó: Argentina (se detiene ante un gaucho que aviva una hoguera), Estados Unidos (su magnífica arquitectura es la que le entra por el ojo) o Egipto (visitó las pirámides, aunque prefirió inmortalizar a su gente en el bullicio de una calle concurrida). No se destaca como un fotógrafo turista o un mero aficionado, sino que gusta de pasear por las calles de la ciudad y descubrir lo que para la mayoría pasa desapercibido. Muchas de estas fotografías denotan una conexión con la pintura (podía presumir de tener una buena cantidad de amigos pintores) y, según el comisario Paolo Bolpagni, la técnica que demuestra va más allá “de la mera afición pasajera. Gozaba de una óptima pericia técnica y poseía una clara conciencia estética. Se trata de composiciones visuales bien calibradas y de una producción consistente. Puccini se sintió atraído por los paisajes y por la cotidianeidad, no por los monumentos”, aseguró en la inauguración de la exposición.

© PHotoESPAÑA

Retrato múltiple de Puccini

Las fotografías son en su gran mayoría panorámicas (sí, esa aplicación que tenemos hoy en nuestros móviles con más de 150 años de antigüedad) debido a la cámara que utilizaba, un modelo de Kodak, la Panoram No. 4 de la que apenas se fabricaron 1.900 ejemplares y que hoy se tiene como una auténtica rareza. El cuerpo de la cámara era de madera y estaba recubierto de fina piel. No es extraño, pues, que sucumbiera a los adelantos de la cámara fotográfica (conocida es su afición a los automóviles, máquinas por las llegó a sentir verdadera fascinación, caso de los modelos Lancia, sobre todo) y a este modelo capaz de pivotar sobre su eje para obtener las imágenes.

La exposición Puccini fotógrafo está organizada por el Teatro Real, el Istituto Italiano di Cultura di Madrid y PHotoESPAÑA, bajo los auspicios de la Embajada de Italia en Madrid, y cuenta con el patrocinio de Tradichem. Han colaborado en la exposición la Fondazione Ragghianti de Lucca, la Fondazione Simonetta Puccini per Giacomo Puccini de Torre del Lago y el Centro studi Giacomo Puccini de Lucca (Italia).

Una reina llamada Victoria de los Ángeles

Y si Puccini fotógrafo ocupa la tercera planta del Real y saluda a través de sus fotografías desde las escaleras, la séptima planta, en lo más alto, pertenece a Victoria de los Ángeles (1923-2005), de la que se ha reunido un importante material para celebrar el centenario de su nacimiento, que se cumplió en noviembre del año pasado. Organizada en colaboración con la Fundación que lleva su nombre, muestra una selección de trajes y objetos personales que utilizó la soprano a lo largo de su carrera. No podía faltar en esta celebración el vestuario en forma de kimono que vistió como Cio-Cio San en Madama Butterfly, uno de sus papeles más emblemáticos. Tampoco falta el pesado atuendo que lució como Elisabeth en Tannhäuser, de delicado diseño y exquisitamente bordado, o el traje color berenjena y negro que lució como Rosina en El barbero de Sevilla. Ella cortaba sus propios vestidos y era una estupenda costurera de su ropa.

Joan Matabosch, director artístico del Real y orgulloso admirador de la soprano, destacó al inaugurar la muestra “a la gran artista que fue en un momento en que en España no había nada. Pasó de ser la hija de un bedel a la primera soprano del Met de Nueva York durante 13 años, su reina indiscutible. Ha sido una de las más grandes intérpretes de Madama Butterfly de la historia, capaz de abrir puertas y ventanas a la generación que llegó justo después de ella. Caballé, Kraus, Domingo… Ella les marcó el camino”, declaró entusiasta. La exposición no ha podido ser mayor en piezas porque en estos momentos el Met le dedica otra en sus salas, algo que no es usual y que subraya la importancia y el peso de la cantante en Estados Unidos.

Hubo tiempo para contar una anécdota que pone de manifiesto la naturaleza de la soprano, sensible a las injusticias y batalladora por las causas que consideraba justas. Victoria de los Ángeles fue quien propició una foto histórica, la que reunió en la misma mesa del rutilante Waldorf Astoria de Nueva York a Margaret Truman, a la soprano y a Marian Anderson, la mítica contralto negra que, por motivos secesionistas, tenía vetada la entrada a ese tipo de establecimientos, pero que de su mano consiguió compartir mesa con la mujer del presidente de Estados Unidos. “Fue un desafío en toda regla”, añadió Matabosch.

Mañana martes, dentro de las actividades paralelas organizadas en colaboración con el Teatro Real de Madrid y el ciclo de encuentros Italia all’opera, el madrileño Istituto Italiano di Cultura acogerá un encuentro dedicado a Puccini, Madama Butterfly y el japonismo entre los siglos XIX y XX, con Paolo Bolpagni, director de la Fundación Ragghianti, y el maestro Nicola Luisotti, director principal invitado del Teatro Real y director musical de la recién estrenada producción de Madama Butterfly.– ÓA

Puccini fotógrafo 'Puccini fotógrafo' en el Real © Teatro Real / Javier DEL REAL
Expo Victoria Real Un detalle de la exposición en homenaje a Victoria de los Ángeles © Teatro Real / Javier DEL REAL
Puccini fotógrafo 'Puccini fotógrafo' en el Real © Teatro Real / Javier DEL REAL
Expo Victoria Real Tres de los vestidos de Victoria de los Ángeles expuestos en el Teatro Real © Teatro Real / Javier DEL REAL