Verdi y su propio 'Black Lives Matter': 'Un ballo in maschera'

Es una de las pocas óperas del compositor italiano que todavía no se había representado en el Teatro de La Maestranza

09 / 02 / 2021 - Ismael G. CABRAL - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Ballo Un momento del estreno de la producción de Gianmaria Aliverta en el Teatro La Fenice © Teatro La Fenice / Michele CROSERA
Ballo Una escena en el Teatro Real de la aplaudida producción de Gianmaria Aliverta procedente del Teatro La Fenice © Teatro Real / Javier DEL REAL
Ballo Una escena de la producción de Gianmaria Aliverta en el Teatro Real © Teatro Real / Javier DEL REAL

Teatro de La Maestranza
Verdi: UN BALLO IN MASCHERA
14, 17, 20_02

Riccardo: Ramón Vargas. Amelia: Lianna Haroutounian. Renato: Gabriele Viviani. Óscar: Marina Monzó. Ulrica: Olesya Petrova. Silvano: Andrés Merino. Un juez / Sirviente de Amelia: Moisés Molina. Silvano: Andrés Merino. Samuel: Gianfranco Montresor. Tom: Luis López.
Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Coro de la A. A. del Teatro de La Maestranza. (Dirección: Íñigo Sampil). Dirección: Francesco Ivan Ciampa. Dirección de escena: Gianmaria Aliverta.

 

El Maestranza por fin suma a su repertorio esta ópera de Verdi, cada vez más representada en los últimos años, y lo hace con Ramón Vargas y Lianna Haroutounian al frente del reparto en una producción de Gianmaria Aliverta que reivindica la carga social de la obra en un momento en el que se hace más urgente que nunca.

Es este uno de los títulos verdianos más largamente demandados por los aficionados sevillanos debido a su ausencia del repertorio del Teatro de La Maestranza. Un ballo in maschera por fin subirá al principal escenario andaluz en el que se han visto numerosos títulos del compositor italiano como Otello, Aida, Rigoletto o Macbeth, entre otros. Llega, por fin, y lo hace de la mano de una producción proveniente del Teatro La Fenice de Venecia (donde se estrenó en 2017), firmada por Gianmaria Aliverta, en una reposición que es una colaboración entre el Maestranza y el Teatro Real de Madrid, en el que este montaje pudo verse el pasado mes de septiembre inaugurando el curso lírico madrileño en sustitución de la propuesta de David Alden para el Metropolitan de Nueva York, que no pudo viajar a Europa debido a la actual coyuntura sanitaria.

"'Un ballo in maschera' se basa vagamente en el asesinato del rey Gustavo III de Suecia, quien fue tiroteado durante un baile de máscaras en la corte y que fallecería dos semanas más tarde"

Un ballo in maschera se basa vagamente en el asesinato del rey Gustavo III de Suecia, quien fue tiroteado durante un baile de máscaras en la corte y que fallecería dos semanas más tarde a causa de las heridas. El hecho había sido llevado a los escenarios mediante un libreto de Eugène Scribe que derivó en la ópera –hoy completamente olvidada– Gustave III de Daniel-François Auber. Tiempo después volvería a intentarlo con desigual fortuna Saverio Mercadante. Giuseppe Verdi llegaría a este relato tras haber completado su trilogía popular que integran Rigoletto, Il Trovatore y La Traviata. El compositor italiano estrenó su propia versión en 1859 en Roma, ciudad que todavía formaba parte de los Estados Pontificios y cuya censura fue algo más suave de lo que había predecido.
Las todavía recientes funciones madrileñas contaron con el tenor mexicano Ramón Vargas, quien repetirá en Sevilla al frente del elenco en el papel de Riccardo, «un hombre que evoluciona de inmaduro a caballero», según afirmó antes del estreno del montaje. «El principal reto para cualquier intérprete respecto de este personaje es que es muy extenso y canta muchísimo, es casi maratoniano», apuntaba el cantante, quien lo tiene en repertorio hace años. «En la parte teatral, Riccardo implica un proceso, porque es alguien que empieza siendo un bufón que no se toma en serio sus circunstancias hasta darse cuenta de que ha cometido errores gravísimos».

© Teatro Real / Javier DEL REAL

Ramón Vargas como Riccardo de 'Un ballo in maschera' en el Teatro Real de Madrid

Para Vargas, Un ballo in maschera es «una ópera, que comienza siendo cercana al bel canto romántico, y que argumentalmente resulta muy actual porque muchos de los conflictos que plantea no han sido superados todavía, como es el racismo. Es una obra que nos confronta con nuestros prejuicios y nuestras debilidades». El director de escena, Gianmaria Aliverta, redunda en todo ello: «Toda la parte dramatúrgica parte de una frase muy racista dicha por el Primer Juez que habla de la “inmunda sangre de los negros”». Una execrable afirmación que sitúa la acción «en un momento histórico y en una zona geográfica, Estados Unidos». Y, en medio de todo ello, Verdi y Aliverta, cada uno a su manera, utilizan a Riccardo como medio para que enseñe «las luces y las sombras de Norteamérica». Es así como las intrigas palaciegas de la ópera de Verdi son aquí reubicadas (repensadas) en la Guerra de Secesión estadounidense entre los estados abolicionistas y esclavistas, alrededor de 1860.
Por eso, y aunque la puesta en escena es tradicional y realista en sus pretensiones (con inclusión de una mastodóntica Estatua de la Libertad que recordará al clásico sci fi El planeta de los simios), hay un pasaje en el que la escenografía y el vestuario remite «claramente» al Ku Klux Klan, acaso el momento más controvertido de todo el montaje. No acaban ahí los guiños a la actualidad; «este es un espectáculo concebido en plena pandemia que reivindica una vuelta a la normalidad pese a la enorme complejidad de la representación» en la que, por cierto, muchos participantes intervendrán con la ya habitual mascarilla. Se utiliza incluso un sistema de plataformas para que el coro pueda mantener entre sus miembros la distancia de seguridad y dar sensación de movilidad.

En las estadísticas de Operabase, Ballo aparece en el podio como la número 26 entre las 100 óperas más representadas en el período 2005-2010, siendo la número 15 en Italia y la séptima más revisitada por los teatros de ópera de entre las partituras que conforman el catálogo verdiano.– ÓA