Una exposición recuerda la pasión de Saint-Saëns por Gran Canaria

La muestra, inaugurada el 20 de diciembre, estará abierta hasta febrero en la Casa de Colón de la capital grancanaria

22 / 12 / 2022 - Cayetano SÁNCHEZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Saint-Saëns Casa de Colón Una imagen de la muestra de la Casa de Colón © Casa de Colón
Saint-Saëns Casa de Colón Una imagen de la muestra de la Casa de Colón © Casa de Colón
Saint-Saëns Casa de Colón Una imagen de la muestra de la Casa de Colón © Casa de Colón
Saint-Saëns Casa de Colón Camille Saint-Saëns © Casa de Colón

Llegó a Las Palmas de Gran Canaria como un anónimo comerciante francés, melómano y entusiasta de las iniciativas musicales de la isla, pero pronto se supo quien era: nada menos que el compositor Camille Saint-Saëns. Una exposición recuerda ahora la estrecha relación que se estableció entre el autor de Samson et Dalila y la capital grancanaria.

En diciembre de 1889 llega a Las Palmas de Gran Canaria un misterioso comerciante y comisionista francés, Charles Sannois. Pronto establece relaciones con la pequeña burguesía de la ciudad, principalmente en el Gabinete Literario, donde sorprende por sus amplios conocimientos musicales, algo no muy habitual en su gremio… Su presencia se hace habitual en los ensayos y funciones de la ópera del desaparecido Teatro Tirso de Molina, donde llega a ofrecer su colaboración para suplir a músicos y cantantes de la temporada lírica, detalle que levantó aún más asombro entre los locales. Poco se tarda en que su auténtica personalidad quede al descubierto, puesto que ya era una figura mundialmente reconocida. La prensa europea llega a la ciudad, y en ella se muestra la preocupación por la misteriosa desaparición del músico Camille Saint-Saëns, de quien se publica una fotografía. El anónimo hombre de negocios no era otro que el ya afamado músico francés ¡Adiós a su empeño de pasar desapercibido!

"La exposición rescata, en la Casa de Colón de la capital grancanaria, el paso del compositor francés por la isla, siete viajes realizados entre 1889 y 1909"

Un año después del centenario de su fallecimiento la exposición Camille Saint-Saëns en Gran Canaria rescata, en la Casa de Colón de la capital grancanaria, el paso del compositor francés por la isla. La muestra, comisariada por Dionisio Rodríguez Suárez, músico, investigador y miembro de la Societé Camille Saint-Saëns de París, estará abierta hasta el 19 de febrero de 2023. La iniciativa supone un reconocimiento al autor por su inestimable aportación a la cultura local durante sus diferentes  estancias en la isla: un total de siete viajes entre 1889 y 1909. Allí descubre que la tranquilidad y la vida cultura de la isla son un perfecto complemento para su frágiles pulmones, principalmente, porque el frío de París está ausente en una isla de eterna primavera.

Según recuerda Rodríguez, “Saint-Saëns es un personaje de muy largo recorrido, transversal en muchos sentidos, librepensador, liberal y darwinista, sexualmente abierto; apoyó a multitud de artistas mujeres y les dedicó muchas de sus obras; fue un precoz animalista y amante de la naturaleza, cientificista en su época y curioso de todo lo que llamaba su atención intelectual”. En largas temporadas invernales en Gran Canaria fraguó una treintena de partituras de toda índole: ópera, canciones, música de cámara y sinfónica, obras corales y otras para órgano, por citar solo sus logros musicales, tal y como resalta el comisario.

La exposición se organiza en torno a tres grandes bloques temáticos: La sociedad de la época, La producción científica y cultural del momento, y La música y los músicos. Cada sección analiza los distintos ámbitos en los que se detecta la presencia de Saint-Säens en la isla y cuenta con piezas originales de distintos museos y entidades culturales canarias. Entre su contenido figuran partituras, fotografías, documentación y dibujos reproducidos de distintas épocas. El comisario destacas las piezas cedidas por el Museo de Dieppe, “una villa normanda, origen de la familia paterna del músico donde existe un museo en el que están depositados sus objetos personales, mobiliario y recuerdos de sus múltiples y continuas travesías. Solo de España tienen archivados 4.500 ítems y de lo que más hay es de Canarias. Una sorpresa monumental fue el hecho de que, guardados en cajones durante muchísimo tiempo, fueron apareciendo diplomas, fotografías, dibujos, unas decenas de cartas de canarios, partituras dedicadas… En definitiva, encontramos parte de nuestra historia”.

Dos obras son las que hasta ahora se conocen que Saint-Saëns dedicó al recuerdo de su estancia en Gran Canaria: Valse Canariote y Campanas de Las Palmas, piezas evocadoras del lugar en el que fue tan feliz según él mismo declaraba. Algunos especialistas sostienen que existen bastantes más composiciones escritas en la isla, pistas que ya se están investigando. Hoy su recuerdo permanece vivo en la isla y calles y plazas de sus pueblos y ciudades así lo atestiguan. Un busto de su figura está en el exterior del Teatro Pérez Galdos y en su interior el espacio mas bello del edificio lleva su nombre: Salón Saint-Saëns. Todo parece poco para recordar a uno de los visitantes más ilustres de Gran Canaria cuando la isla era un lugar tan remotamente exótico como cercano.– ÓA