La 'Tosca' del Real viaja a Peralada con Radvanovsky, Kaufmann y Álvarez

Después de ofrecer 16 funciones del popular título de Puccini con repartos de campanillas, el coliseo madrileño traslada su compañía al festival ampurdanés

21 / 07 / 2021 - Gema PAJARES y Pablo MELÉNDEZ-HADDAD - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
tosca-real-kaufmann-operaactual (1) Jonas Kaufmann y Sondra Radvanovsky, dúo de muchos quilates en el Real © Teatro Real / Javier DEL REAL
Carlos Álvarez Scarpia / operaactual.com Carlos Álvarez, un Scarpia de manual © Teatro Real / Javier DEL REAL

Festival Castell de Peralada
Puccini: TOSCA
25_07

Floria Tosca: Sondra Radvanovsky. Mario Cavaradossi: Jonas Kaufmann. Barón Scarpia: Carlos Álvarez. Cesare Angelotti: Gerardo Bullón. Un sacristán: Valeriano Lanchas. Spoletta: Mikeldi Atxalandabaso. Sciarrone: David Lagares. Un pastor: Inés Ballesteros. Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real (Coro Intermezzo. Dirección: Andrés Máspero / O. S. de Madrid). Dirección musical: Nicola Luisotti.

 

El Festival Castell de Peralada vuelve a contar en su programación con la compañía del Teatro Real de Madrid, que viaja al Ampurdán con el emblemático título de Puccini y con uno de los repartos de lujo que hospedó en la Plaza de Oriente encabezado por Sondra Radvanovsky, Jonas Kaufmann y Carlos Álvarez. La cita es el 25 de julio en una única sesión en forma de concierto.

Floria Tosca, la amante del pintor Cavaradossi a quien Scarpia, por pura vileza, trata de hacer suya, llevará en el Festival Castell de Peralada el rostro de Sondra Radvanovsky, quien no ha parado de acumular bises en el Teatro Real y que, tal y como confiesa a ÓPERA ACTUAL, asegura que Tosca es «su» personaje. A ella se unirá el carismático barítono malagueño Carlos Álvarez en el temible personaje de Vittelio Scarpia, y el afamado tenor Jonas Kaufmann como Mario Cavaradossi, quien, en su regreso al Real en un título operístico, también bisó una de sus arias. Despojada de la producción de Paco Azorín (en Peralada se ofrece en versión de concierto), en el podio estará Nicola Luisotti, al que se podrá escuchar en un repertorio que domina como nadie.

Joan Matabosch: "Sondra Radvanovsky es una de las grandes Tosca de su generación"

Pero, ¿es el papel de Floria Tosca con el que toda soprano sueña? «Ella es la figura principal, la cantante de ópera apasionada y mortalmente celosa», explica a ÓPERA ACTUAL Joan Matabosch, director artístico del Real. «Sin embargo, son igualmente principales las figuras de Cavaradossi y Scarpia. Frente al irresistible melodismo de las arias y dúos de la soprano y el tenor, la música destinada a Scarpia posee un atractivo menos directo. Son las escenas dominadas por el barón las que han dado a esta obra la fama de ser la mayor aproximación de Puccini al verismo«, asegura. Y continúa: «Sondra Radvanovsky es una de las grandes Tosca de su generación. Lo ha cantado en Los Ángeles, en el Liceu, en Covent Garden y después de Madrid lo hará el 25 de julio en Peralada». (Más abajo, vídeo de Sondra Radvanovsky en esta producción).

De novio a padre

Como Radvanovsky y Kaufmann, Carlos Álvarez es un viejo conocido del público del Festival y, también, uno de sus favoritos. Con Scarpia volvía al Teatro Real después de ser la Mamma Agata de Donizetti en ese mismo escenario, y lo hacía dando vida al vil, malvado y corrupto jefe de la policía vaticana en el drama pucciniano, papel que lleva casi prendido a la piel, pero advierte: «Al interpretarlo, nunca te puedes relajar. Cada función es un examen y un reto». Cierra temporada en el coliseo con un reparto estelar, antes de viajar a Peralada: «Desde luego espero poder estar al nivel de todos, que son de altura. Cuando miro el elenco me digo: pero si es que son mis amigos… Así los veo. Con Jonas (Kaufmann) grabé Otello en Roma. El primer sorprendido de estar en ese grupo de elegidos soy yo, pero que quede claro que lo digo sin hacer ostentación y con mucho orgullo«, comenta el barítono malagueño a ÓPERA ACTUAL.

Carlos Álvarez

Álvarez ha compartido escenario con los más grandes, pero, a diferencia de ellos, evita navegar por las redes sociales: «Tengo una idea de la privacidad más arraigada. No tengo necesidad de exponerme», añade. Con Scarpia, y tras el paréntesis bufo donizzetiano, Álvarez regresa con este hombre «cruel, adusto. Vuelvo al ceño fruncido que me es tan habitual y a encarnar la esencia de la maldad».

Joan Matabosch, que también se trasladará a Peralada, tiene claro que esta ópera es fundamental en el repertorio, pero que va más allá. «Al fin y al cabo en Tosca la protagonista es una diva. No hay que olvidar que el teatro de Sardou consolida el imperio del actor, avanzado por Diderot, aunque en un sentido bastante diferente al que él había imaginado. La era de la vedette y del monstruo sagrado ha comenzado con el teatro burgués», concluye.– ÓA