Nuevo éxito del ‘Liceu Under 35’ con ‘Il Trovatore’

En el preestreno exclusivo para espectadores jóvenes, el público ovacionó al cuarteto de protagonistas del reparto alternativo

27 / 10 / 2022 - Aniol COSTA-PAU - Tiempo de lectura: 1 min

Print Friendly, PDF & Email
liceuunder35-opeeraactual- Los espectadores menores de 35 años en 'Il Trovatore' © Gran Teatre del Liceu

Ya ha dejado de ser noticia que el barcelonés Gran Teatre del Liceu cuelgue el cartel de sold out en las funciones de LiceuUnder35, con entradas a 20 € exclusivas para espectadores menores de 35 años. Así lo confirmó una vez más con el preestreno para jóvenes de Il Trovatore de Verdi, que se representó ante una audiencia multitudinaria y entusiasta el miércoles 26 de septiembre, la víspera de la première oficial. Protagonizaron la función los solistas del segundo reparto, encabezados por el tenor coreano Yonghoon Lee en el rol de Manrico, el barítono catalán Àngel Òdena como Conde de Luna, la soprano rusa Hibla Gerzmava en la piel de Leonora y la mezzo rumana Judit Kutasi interpretando a la gitana Azuzena.

El público joven, que disfruta aplaudiendo y siendo agradecido, ovacionó a los cuatro solistas tras la actuación con vítores y espectadores de pie. Especialmente sonoros fueron los aplausos para el tenor protagonista, que impresionó por su admirable potencia en la emisión y la belleza de su timbre, que sobresalió con creces por encima de orquesta y solistas. Más indiferentes, aunque no disgustados, se mostraron los espectadores hacia la producción firmada por Àlex Ollé, que, imitando las tumbas del monumento al Holocausto de Berlín, brinda poco dinamismo a las entretenidas aventuras del título verdiano. El director musical, Riccardo Frizza, igual que la orquesta y los coros, estuvieron realmente brillantes en sus impresionantes números corales, por lo que también tuvieron un reconocimiento especial. Después de la función, el trágico final de Manrico, Leonora y Azuzena dio paso a los ya tradicionales cócteles, copas de vino y cava, food stands y DJs, que se han convertido en parte indispensable de la experiencia.

Con esta iniciativa, el Liceu continúa creando afición.– ÓA