Nuevas ideas para 'L’elisir d’amore' en el Principal de Palma

El coliseo lírico mallorquín estrena una nueva producción propia de la obra maestra de Donizetti

28 / 04 / 2019 - Pablo MELÉNDEZ-HADDAD - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
© Teatre Principal
© Teatre Principal

Teatro Principal
www.teatreprincipal.com
Donizetti: L’ELISIR D’AMORE
28_04, 1, 3, 5_05

Adina: Sara Blanch. Nemorino: Xabier Anduaga. Belcore: Joan Martín-Royo. Dulcamara: Simón Orfila. Giannetta: Irene Mas.
O. Simfònica de les Illes Balears. Cor del Teatre Principal (Dir.: Pere Víctor Rado). Dirección: Yi-Chen Lin. Dirección de escena: José Martret.

El Teatre Principal de Palma vuelve a estrenar una nueva producción propia, esta vez de una de las obras maestras de Donizetti, L’elisir d’amore. El encargo se ha realizado al actor y director teatral mallorquín José Martret.

Sara Blanch: “Me gusta cantar obras de Donizetti porque detrás de su escritura no hay solo ideas musicales, sino que cada nota tiene un sentido expresivo"

Para dar vida a la propuesta, el Principal contará con cuatro ases jóvenes y con carreras consolida­das, como son la soprano Sara Blanch, el tenor Xabier Anduaga, el barítono Joan Martín-Royo y el bajo-barítono Simón Orfila. Poderío español para una obra universal en la que Blanch, Premio ÓPERA ­ACTUAL 2016, retoma el papel de Adina, “ahora en esta nueva producción ambientada en un hotel en el que mi personaje es la directora y Nemorino un trabajador”, explica la soprano catalana. “Me gusta cantar obras de Donizetti porque detrás de su escritura no hay solo ideas musicales, sino que cada nota tiene un sentido expresivo. Creo que se adapta perfectamente a mis cualidades vocales y expresivas. Con su música, Donizetti habla del alma. Hasta ahora he tenido la oportunidad de interpretar papeles de este compositor como Rita (Rita), Norina (Don Pasquale) y Lucia (Lucia di Lammermoor), además de Adina (L’elisir)”.

Respecto de su personaje, Sara Blanch asegura que, “por su escritura, se trata de un personaje muy fresco, con picardía, juguetón y terrenal”, en el que subraya la soprendente “carencia de sobreagudos”.- ÓA