Muere el director de orquesta Seiji Ozawa a los 88 años

El músico japonés fue director musical de la Wiener Staatsoper entre 2002 y 2010

09 / 02 / 2024 - Lourdes MORGADES - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Seiji Ozawa Seiji Ozawa © SEIJI OZAWA INTENATIONAL ACADEMY

El director de orquesta japonés Sieji Ozawa murió el martes 6 de febrero en Tokio a los 88 años a causa de una insuficiencia cardíaca, según ha informado hoy en un comunicado la Academia Internacional Seiji Ozawa de Suiza. Ozawa, gran especialista del repertorio francés y defensor de la música del siglo XX, dirigió durante más de 50 años a las mejores orquestas y tras 29 años como titular de la Orquesta Sinfónica de Boston, en 2002 asumió la dirección musical de la Wiener Staatsoper, cargo que ocupó hasta 2010, año en el que se le diagnosticó un cáncer de esófago cuya operación acabó minando seriamente su salud y le apartó de las salas de conciertos y teatros de ópera.

Alumno de Charles Munch y Herbert von Karajan y asistente de Leonard Bernstein en la Filarmónica de Nueva York, Seiji Ozawa forjó su carrera internacional al frente de orquestas americanas, primero la Orquesta Sinfónica de Toronto (1965-1970) para seguir luego con las de San Francisco (1969-1976) y la de Boston, donde fue titular entre 1973 y 2002 y con la que realizó numerosas giras internacionales y grabó extensamente. Aunque había dirigido poca ópera, aceptó en su última etapa la dirección musical de la Wiener Staatsoper, donde permaneció casi nueve temporadas hasta que en 2010 renunció tras ser operado de cáncer de esófago.

Nacido el 1 de septiembre de 1935 en Shenyang, en la China ocupada por los japoneses (su familia regresó a Japón en 1944), Sieji Ozawa empezó a estudiar piano, pero abandonó su sueño de convertirse en pianista cuando se rompió dos dedos jugando al rugby. Estudió dirección de orquesta en la Escuela de Música Toho de Tokio con Hideo Saito, el más importante profesor de música occidental de Japón tras la II Guerra Mundial.

© ORQUESTA SINFÓNICA DE TORONTO

Seiji Ozawa en 1969 en un ensayo con la Orquesta Sinfónica de Toronto

En 1959 viajó a Europa en un barco de carga y ganó el concurso de directores de orquesta de Besançon (Francia). Uno de los jueces, Charles Munch, entonces director musical de la Sinfónica de Boston, lo invitó a estudiar en el Berkshire Music Center de Tanglewood, al oeste de Massachusetts, en Estados Unidos. Allí ganó el Premio Koussevitzky para estudiantes de dirección destacados, y regresó a Europa. Estudió con Herbert von Karajan en Berlín y en 1961 Leonard Bernstein, le nombró director asistente de la Filarmónica de Nueva York, cargo que ocupó hasta 1964, año en el que asumió la dirección artística del Festival de Ravinia, en Illinois, y al año siguiente la titularidad de la Orquesta de Toronto. A partir de ese momento, la carrera de Ozawa empezó a despegar.

En la década de 1980 volvió a Japón donde fue nombrado director honorario de la Filarmónica de Japón y en 1984 ayudó a crear la Orquesta Saito Kinen, en honor a su amado mentor de juventud, que fundó en 1992 el Festival Saito Kinen en Matsumoto, que en 2015 pasó a llamarse Festival Seiji Ozawa Matsumoto.

Seiji Ozawa

Su nombramiento como director musical de la Wiener Staatsoper, donde había debutado en 1992 dirigiendo La dama de picas, sorprendió al mundo de la lírica, dado su escaso bagaje en el mundo de la ópera, género en el que Ozawa había debutado en 1958 en Japón dirigiendo L’enfant et les sortilèges de Ravel. Su afinidad por la música francesa y su defensa de la música contemporánea le llevó a dirigir en 1983 el estreno absoluto de Saint François d’Assise de Messiaen en la Opéra de París, donde había debutado en 1977 con La Damnation de Faust de Berlioz y siguió dirigiendo —L’Heure espagnole (1979, 2004), Turandot (1981), Fidelio, Tosca y Falstaff (las tres el 1982), Dialogues des carmélites (1999), La Damnation de Faust (2001)— hasta 2007, año que terminó su relación con la Opéra de París con Tannhäuser, su segundo Wagner, tras dirigir en 2003 El holandés errante en la Wiener Staatsoper. Su debut en el Met de Nueva York tuvo lugar en 1992 con Eugene Oneguin y solo regresó una vez, en 2008, para dirigir de nuevo repertorio ruso, La dama de picas.

Seiji Ozawa hizo un amago de regreso a los escenario en abril de 2016, dirigiendo a la Filarmónica de Berlín en la capital alemana y la orquesta de la Academia Internacional Seiji Ozawa de Suiza en París, que había fundado en 2004 y a la que consagró su tiempo a partir de 2010, tras la operación de cáncer. Durante la recuperación del tratamiento, Ozawa y el novelista japonés Haruki Murakami se embarcaron en una serie de seis conversaciones sobre la música en casa del escritor que acabaron convirtiéndose en el libro Música, solo música.