Muere el director de escena Franco Zeffirelli a los 96 años

Su estilo preciosista y realista marcó toda una época en el mundo de las producciones operísticas

15 / 06 / 2019 - Lourdes MORGADES - Tiempo de lectura: 4 min.

Print Friendly, PDF & Email
Franco Zeffirelli en un ensayo de 'In trovatore' en la Arena de Verona en 2001 © Fondazione Arena di Verona / FAINELLO

El director de escena, escenógrafo, figurinista y cineasta italiano Franco Zeffirelli ha muerto este 15 de junio en su casa romana de la Via Appia Antica a los 96 años tras una larga enfermedad que se agravó en los últimos meses. El estilo preciosista y realista de los montajes de Zeffirrelli ha marcado toda una época en el mundo de las producciones operísticas. Su último trabajo, una nueva producción de La traviata, inaugurará el próximo 21 de junio el Festival de la Arena de Verona, que llora su muerte. Y en su agenda había otro proyecto: un Rigoletto que debía presentarse el 17 de septiembre de 2020 en Omán, en la Royal Opera House de Mascate, teatro que él mismo inauguró en octubre de 2011 con una producción de Turandot.

«Ciao Maestro» puede leerse en la web de la Fundación que lleva su nombre en Florencia, ciudad en la que Franco Zeffirelli nació el 12 de febrero de 1923 y donde será enterrado en el cementerio monumental de la Porte Sante. Allí tiene desde 2007 un museo, en la que fue la sede de la antigua corte florentina, donde se exhiben más de 250 bocetos de escena, dibujos, pinturas y trajes diseñados por él para sus puestas en escena.

De nombre verdadero Gianfranco Corsi, Zeffirelli perdió pronto a su padre, que no le reconoció, y a los seis años a su madre, que murió de tuberculosis. Fue criado por una pareja a la que llamaba tíos, pero que en realidad eran primos de su padre. Estudió arquitectura en la Academia de Bellas Artes de Florencia y allí se interesó por las artes plásticas y la decoración y comenzó a trabajar como decorador y escenógrafo en el Teatro della Pergola, donde conoció a Luchino Visconti, a cuyo equipo de colaboradores se incorporó como ayudante de dirección de escena, escenógrafo y figurinista.

Su encuentro con Visconti fue decisivo para conformar el estilo que ha caracterizado a Franco Zaffirelli, quien se enamoró de la ópera a los nueve años después de ver una representación de La Walkiria en Florencia. Empezó su carrera como director operístico y escenógrafo a finales de la década de 1940 en los teatros italianos trabajando con Maria Callas y los directores de orquesta Carlo Maria Giulini y Gianandrea Gavazzeni. Su primer gran éxito fue la Aida, que dirigió en 1956 en la Scala de Milán y que catapultó su carrera internacional. Ese montaje, con una escenografía de un realismo cinematográfico que jamás le abandonó, ejemplifica a la perfección su deseo de convertir la ópera en un espectáculo fantástico y preciosista.

© Arena di Verona/ Franco ZEFFIRELLI

Boceto de primer acto de la producción de 'La traviata' firmada por Franco Zeffirelli que estrenará el 21 de junio el Festival Arena de Verona.

El estilo de las producciones operísticas de Zeffirelli se ha caracterizado por el realismo exacerbado, el uso audaz del color, el recurso de técnicas antiguas como decorados pintados, ambientes exóticos, perspectiva, esplendor visual con una detallada recreación y ambientación y un deseo irrefrenable de impactar al público. Su concepción de la ópera era la de un gran espectáculo capaz de seducir y fascinar, alejado del estilo alemán reflexivo, simbolista e idealista iniciado por Wieland Wagner en Bayreuth tras la Segunda Guerra Mundial.

Franco Zeffirelli y Maria Callas en 1958 tras el estreno de 'La Traviata' en Dallas

Tras su éxito en la Scala con Aida, se le abrieron las puestas de Estados Unidos, donde despuntó en 1958 dirigiendo por primera vez La Traviata en Dallas con Maria Callas como protagonista, una producción icónica para todos los amantes de la legendaria soprano junto a la Tosca que Zeffirelli firmó en 1962 para el Covent Garden de Londres que supuso la despedida de Callas del coliseo londinense y que durante 40 años sirvió de vehículo de lucimiento para numerosas sopranos. El Royal Opera House ha sido junto a la Scala de Milán, donde debutó en 1953 como escenógrafo y figurinista con una producción de La italiana in Algeri, y el Met de Nueva York, los grandes teatros donde Zeffirelli ha triunfado durante medio siglo.

Solo en el Met, cuya nueva sede el director de escena inauguró el 16 de septiembre de 1966 con la puesta en escena del estreno de la ópera Marco Antonio y Cleopatra de Samuel Barber, se han ofrecido más de 800 representaciones de sus producciones, dos de las cuales, Turandot y La Bohème figuran en la programación de la próxima temporada del coliseo neoyorquino, que en marzo pasado decidió retirar definitivamente el montaje de Aida que el director de escena italiano estrenó hace más de 30 años y del que el Met llegó a ofrecer un total de 247 funciones.

Franco Zeffirelli se centró en el repertorio italiano, con Verdi y Puccini como compositores centrales de sus puestas en escena, a los que cabe añadir Don Giovanni de Mozart, Carmen de Bizet y los melodramas veristas Cavalleria rusticana y Pagliacci¸ que dirigió por primera vez en 1959 en el Covent Garden y cuya producción se repuso en el coliseo londinense durante 25 años.

Como su mentor Luchino Visconti, Zeffirelli también dirigió películas y firmó dos magníficas versiones cinematográficas de óperas: La traviata en 1983 con Teresa Stratas, Plácido Domingo y Cornell MacNeill y en 1986 de Otello con Plácido Domingo, Katia Ricciarelli y Justino Díaz.

En una de las últimas entrevistas que dio, en marzo de 2019 al diario Corriere della sera, reconocía el peso de los años. «La vejez es una carga enorme, pero sigo buscando ideas para hacer […] y mantenerme ocupado», confesaba.

Franco Zeffirelli fue senador italiano durante dos legislaturas, 1994 y 2001, por el partido de Silvio Berlusconi Forza Italia. En 2004 fue nombrado por la reina Isabel de Inglaterra Caballero Comandante de la Muy Excelente Orden del Imperio Británico por sus «valiosos servicios a las artes escénicas de Gran Bretaña».