Los 'Policías y Ladrones' llegan por fin a La Zarzuela

A la tercera va la vencida. El Teatro de La Zarzuela estrena por fin este encargo con música de Tomás Marco y libreto de Álvaro del Amo

11 / 11 / 2022 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 6 min

Print Friendly, PDF & Email
Un momento del ensayo general de la producción de Carme Portaceli de 'Policías y ladrones' en abril de 2018 antes de que una huelga impidiera el estreno © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL

Madrid

Teatro de La Zarzuela
Tomás Marco: POLICÍAS Y LADRONES
Estreno Absoluto
18, 20, 23, 25, 27_11

Presunto Implicado: César San Martín. Hija: Alba Chantar. Hijo: César Arrieta. Mujer: María Hinojosa. Policía: Miguel Ángel Arias. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Coro Titular del Teatro de La Zarzuela (Dir.: Antonio Fauró). Dirección: José Ramón Encinar. Dirección de escena: Carme Portaceli.

 

A la tercera va la vencida. El Teatro de La Zarzuela estrena por fin este mes Policías y ladrones, encargo con música de Tomás Marco y libreto de Álvaro del Amo que verá la luz después de su frustrado estreno en abril de 2018 debido a una huelga de los trabajadores del coliseo y, más tarde, a causa de la pandemia, en marzo de 2020. Con un equipo artístico renovado, la obra sube a escena en la propuesta teatral que originalmente ideó Carme Portaceli y que llegó a ensayarse en su totalidad. Antes del estreno, ÓPERA ACTUAL habló con el compositor, quien explica detalles de esta zarzuela que nace con vocación de renovar el género.

El compositor Tomás Marco explicaba a ÓPERA ACTUAL en 2018 los detalles de la génesis de Policías y ladrones, su zarzuela que este mes por fin se estrenará en el Teatro de La Zarzuela de Madrid después de dos estrenos frustrados, primero por una huelga y después a ­causa de la pandemia. Se trata de un nuevo encargo del coliseo madrileño que intenta renovar el género con nuevas ideas. “En realidad fue idea de Paolo Pinamonti, que había trabajado algunas zarzuelas antiguas con Álvaro del Amo y le invitó a trabajar en una obra nueva” apuntaba entonces el autor. “En lo musical me lo propusieron a mí y yo, que me reconozco incapaz de rechazar un reto, pensé, ¿por qué no?”. Así nacía un proyecto que quedó en suspenso tras la partida de Pinamonti al Teatro San Carlo de Nápoles en 2015, pero que ha sido reubicado dos veces en la etapa de Daniel Bianco con todo entusiasmo y que este mes vivirá su estreno. Presentar una zarzuela contemporánea es una vieja quimera del coliseo madrileño, como bien demuestra el Concurso Proyecto de Creación de Obra Lírica Española que convocaba la institución. Y es que se hace tanto esfuerzo por intentar actualizar los códigos socioculturales de finales del siglo XIX que parece un paso natural y necesario usar temáticas y lenguajes estéticos contemporáneos de forma directa.

El compositor Tomás Marco

La trama de Policías y ladrones pivota en torno a un político (el Presunto Implicado) que da con sus huesos en la cárcel tras la investigación de un policía que, por un giro del destino, acaba en el mismo lugar y situación que el primero. El futuro de ambos antagonistas, con una mujer desconocedora de los tejemanejes de su marido, con el hijo y la hija de ambos enamorados tras coincidir en una beca Erasmus, es la farsa que articula la obra desde su inicio.

La apuesta musical pretende mirar hacia ambos lados de la frontera de la creación. “En lo formal se asemeja a una zarzuela clásica –continúa el compositor madrileño–, con partes habladas, números musicales cerrados y un tema tragicómico de inevitable actualidad, como es la corrupción política. Trabajé conjuntamente con Del Amo elaborando la música a la par que el libreto, en una labor entreverada desde sus inicios, y como resultado tenemos una obra de casi dos horas de duración con cinco solistas, varios actores y un despliegue coral más que importante”.

© Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL

Un momento del ensayo general de la producción de Carme Portaceli de 'Policías y ladrones' en abril de 2018 antes de que una huelga impidiera el estreno

Aunque a nivel estructural la composición se maneja en parámetros comunes a los de las obras del XIX, en el plano estético se va algo más lejos, buscando “una línea vocal que no sea tradicional pero tampoco ininteligible, y que indudablemente me represente. Es en realidad una profundización en la misma línea de todas las especulaciones que he estado haciendo en estos años respecto al tratamiento de la voz en el teatro. Hoy en día se dice con el mismo lenguaje musical ‘te amo’ que ‘te odio’, y ese es un problema que buscaba solucionar”, comenta Marco.

No es la primera incursión en el territorio de la nueva lírica que se presenta en el Teatro de La Zarzuela (piénsese en María Moliner, de Antoni Parera Fons y Lucía Vilanova), pero la farsa sí es pionera en representar la actualidad política de manera tan inmediata, algo que siempre ha levantado polémicas en el coliseo madrileño, tal y como ha sucedido con algunas actualizaciones de libretos clásicos. Marco no parece preocupado por la acogida que le otorgue el público a sus Policías y ladrones. El público no existe, sino los públicos, porque cambia a diario. Hoy la gente desayuna con casos de corrupción similares, y continuamente. Por desgracia, creo que esto ya no escandaliza a nadie. Tal vez alguna gente relacione tal o cual personaje con alguien concreto, pero el arquetipo que ponemos en escena es mucho más general que eso y sospecho que el espectador lo puede pasar bien. El lenguaje general es bastante asequible sin traicionar la crítica y el compromiso de actualidad que mantiene la música contemporánea. La vanguardia hoy se encuentra en otra parte, y no tiene por qué ser aburrida”.

En el reparto César San Martín, Alba Chantar y César Arrieta reemplazan a Manuel Lanza, Sara Blanch y Pablo García López, que figuraban en el cast original, mateniéndose María Hinojosa y Miguel Ángel Arias. La dirección musical es de José Ramón Encinar y la propuesta escénica de Carme Portaceli. La Orquesta de la Comunidad de Madrid y el Coro de La Zarzuela se encargarán de dar soporte musical a las cinco funciones previstas.– ÓA