El Gran Teatre del Liceu comenzará en septiembre su nueva temporada, pero de forma gradual

El curso 2020-2021 del coliseo barcelonés ofrece ocho títulos escenificados y cuatro en versión de concierto, reduce funciones y amplía su visión como equipamiento cultural

17 / 06 / 2020 - F. S. R. / P. M.-H. - Tiempo de lectura: 17 min

Print Friendly, PDF & Email
Hasta después de Semana Santa no se estima que la sala del Liceu recupere todo su aforo © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
Presentación de la temporada del Liceu 2020-21 © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
Rueda de prensa de presentación de la temporada 2020-21 del Gran Teatre del Liceu © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

La voluntad y la obsesión del Liceu sigue siendo la de ofrecer espectáculos en vivo y de emocionar al público, tal y como lo ha hecho históricamente. Obsesión es precisamente el concepto que vertebra la próxima temporada que comienza a finales de septiembre evitando un gran montaje como medida de precaución ante los protocolos de seguridad a los que obliga la crisis sanitaria. Con una mínima presencia de artistas españoles durante todo el curso, la ópera escenificada llegará a finales de octubre con Don Giovanni. La oferta se reduce, pasando de 210 funciones a 175.

Aunque la nueva temporada del Gran Teatre del Liceu presentada esta mañana por su director artístico, Víctor García de Gomar, hereda gran parte de la oferta de la anterior administración, el próximo curso del coliseo lírico barcelonés tiene el sello del gestor al abrir el teatro a todas las artes, tal y como ya hizo en el Palau de la Música Catalana. García de Gomar destaca que la temporada pretende ser «una ventana conectada a las pasiones, al placer de observar otras maneras de existir y a buscar un espejo sobre el que proyectar quiénes somos en realidad. La obsesión será el hilo conductor de toda nuestra actividad».

La propuesta apunta a despertar la curiosidad de un público diverso que replantee lo que pasa dentro de la caja escénica con vocación de un auténtico centro de las artes en el que la ópera, la danza, la música y las actividades complementarias brindan un sentido de coherencia interna a la temporada. «Complementan la actividad artística performances y diversas exposiciones, conferencias y una serie de publicaciones. También queremos que cada año nos acerquemos junto a un artista plástico al Winterreise de Schubert, comenzando con Chiharu Shiota, un proyecto que se extiende a las próximas temporadas. También abriremos nuestra terraza en el Liceu Vermut, con actuaciones de flamenco y otros géneros musicales», apuntó el director artístico.

Durante la presentación el presidente de la Fundació del Gran Teatre, Salvador Alemany, afirmó que la temporada previamente proyectada se tuvo que «actualizar», cerrando el curso anterior «en equilibrio» después de su cancelación abrupta ocasionada por la crisis. Para ello se han tenido que gestionar todos los factores que inciden en la consecución de dicho equilibrio. Alemany insistió en que la caída de más de 16 millones de euros por ingresos de taquilla sumando los de esta temporada actual no finalizada y los espectáculos de la nueva que hasta abril consideramos que podrán tener limitaciones de aforo se espera que en esa fecha ya exista una vacuna que acabe con el coronavirus- se intentarán solventar «con el apoyo de las administraciones y de nuestro público; contamos con ellos. Parte del público no ha pedido el retorno del dinero de sus abonos y nos los ha dejado para pagar parte de sus abonos de la nueva temporada, algunos incluso lo han donado a la Fundación. Tampoco nos han abandonado las empresas mecenas. Además se ha pedido un nuevo crédito de 4,5 millones de euros para cubrir parte de este imprevisible descalabro económico y las instituciones públicas se han comprometido a aumentar sus aportaciones mínimamente para corregirlo».

Normalidad en Semana Santa

Alemany y García de Gomar estuvieron acompañados por Valentí Oviedo, director general del coliseo, por Josep Pons, responsable musical de la casa, y por el artista residente, el regista Àlex Ollé. Oviedo afirmó por su parte que el presupuesto se ha tenido que ajustar de los 50 millones de euros previstos a 44, «además de la inclusión de 11 nuevas plazas en la Simfònica del Liceu». El director general ha dicho que, ante la incertidumbre que provoca la pandemia y que influye en el arranque del nuevo curso, «hemos imaginado que al principio de la temporada contaremos con un 50 o 60 por cien de ocupación, eso hasta Semana Santa, cuando se prevé que ya se contará con una vacuna, lo que nos permitirá volver al aforo pleno. Por eso dejaremos que el abonado pueda renunciar a su abono hasta principios de septiembre, como también estaremos dispuestos a que renuncien a según qué títulos». Como siempre, tendrán preferencia en la compra los antiguos abonados, pero también se aceptarán reservas de nuevos interesados, los cuales se comenzarán a contactar a partir del 1 de septiembre.

Anna Netrebko © Dario ACOSTA
Sondra-Radvanovsky-cartel-peralada-opera-actual Sondra Radvanovsky © Festival Castell de Peralada
Carlos Álvarez en 'Un ballo in maschera' en el Gran Teatre del Liceu © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
Ermonela Jaho
Javier Camarena El tenor mexicano Javier Camarena © Jonathan MURÓ
Rosa Feola © Todd ROSENBERG
El director de escena Àlex Ollé
La soprano estadounidense Nadine Sierra
Finta giardinera William Christie dirigiendo Les Arts Florissants © Palau de Les Arts / Mikel PONCE

Grandes artistas

A pesar de la escasa presencia de voces españolas en los repartos, el Liceu ha querido seguir haciendo honor a su fama de Teatro de grandes voces contando con algunos de los nombres más aclamados del momento como Anna Netrebko (en una ópera en versión de concierto y en un recital), Sondra Radvanovsky (en un recital y un concierto), Piotr Beczala (en recital), Javier Camarena, Nadine Sierra, Ermonela Jaho, Gregory Kunde, Carlos Álvarez, Miah Persson, Alexander Vinogradov, Krassimira Stoyanova, Stefan Vinke, Anita Hartig o Christopher Maltman, entre otros. La fama de centro de producción que ostentaba el Liceu desaparece al no contar ni con nuevas producciones ni con montajes propios (salvo en alguna coproducción) en una temporada que sí presentará, en cambio, el trabajo de directores de escena tan respetados como Christof Loy, Laurent Pelly, Robert Carsen, David McVicar o Àlex Ollé. En cuanto a los directores musicales, además del titular de la casa, Josep Pons, destacan nombres internacionales como los de Riccardo Frizza, Giacomo Sagripanti, Speranza Scappucci o David Afkham, mientras que subirán al podio con sus conjuntos en gira Marc Minkowski, William Christie y Jordi Savall.

Piotr Beczala y Sondra Radvanovsky
Netrebko Anna Netrebko y Yusif Eyvazov en 'Il Trovatore' en la Arena de Verona © Arena de Verona

Inicio atento al coronavirus

El Liceu presenta un inicio de temporada escalonado en cuanto a actividad y sin una gran nueva producción que levante el telón, sino todo lo contrario, procurando una entrada gradual en la nueva normalidad. Para ello ha optado por eliminar las óperas que arrancaban el curso que estaban previamente programadas poniendo en su lugar primero un recital, después una ópera en versión de concierto y más tarde una ópera de dimensiones limitadas en cuanto a intérpretes. Eso sí, lo hace con algunas de las voces más aclamadas internacionalmente y queridas por el público del Liceu. La primera cita, el 27 de septiembre, y como inauguración de la temporada, será con la soprano estadounidense Sondra Radvanovsky y el tenor polaco Piotr Beczala (ambos protagonistas de la frustrada Aida que estaba programada este verano en Peralada), en un recital que rememorará las noches de éxito que ambos han tenido juntos y separadamente en el coliseo barcelonés.

El relevo lo cogerá otro póker de ases (con dos funciones el 1 y 4 de octubre) como son Anna Netrebko, Yusif Eyvazov, Ludovic Tézier y Okka von der Damerau, que protagonizarán la primera ópera de la temporada y que se ofrecerá en versión de concierto para cumplir con los protocolos impuestos por la Covid-19 velando por la seguridad de artistas, orquesta, coro y público. Se trata de Il trovatore de Verdi, una de las cumbres del repertorio en la que Anna Netrebko ha destacado muy especialmente.

© Gran Teatre del Liceu
Escena de la producción de 'Don Giovanni' que se verá en el Liceu en el curso 2020-21 © Ópera de Frankfurt / Barbara AUMÜLLER
© Gran Teatre del Liceu
Una escena de 'La Traviata' en la producción del Liceu de David McVicar © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL
© Gran Teatre del Liceu
'Les-contes d'Hoffmann del Liceu en la producción de Laurent Pelly © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

Más tarde seguirá la primera ópera escenificada, un Mozart: Don Giovanni (siete funciones del 22 de octubre al 8 de noviembre, más una previa para jóvenes Under 35), un título que, a pesar de haberse visto hace solo dos cursos en el Liceu, se adapta bien al momento al contar con una orquesta discreta de tamaño de cuarenta y pocos instrumentistas y con un coro de pocos efectivos y centrado en la fiesta en el palacio de Don Giovanni del final del primer acto, más fácil de adaptar a la nueva realidad con todas las garantías al contar con una escenografía muy amplia, mucho más que el anteriormente previsto Evgeni Onegin de Chaikovsky y Dialogues des carmélites de Poulenc, que desaparecen de la programación.

La ópera de Mozart se ofrecerá en una producción de la Ópera de Frankfurt firmada por Christof Loy y dirigida por Josep Pons, contando con un reparto encabezado por  Christopher Maltman (Don Giovanni), Miah Persson (Donna Anna), Véronique Gens (Donna Elvira) y Luca Pisaroni (Leporello).

Siguiendo con los otros siete títulos que estructuran la temporada de ópera escenificada, más tarde se espera el regreso de otro clásico, La Traviata de Verdi, que vuelve en la versión ya vista en Barcelona de David McVicar (14 funciones del 5 al 30 de diciembre, más una para jóvenes Under 35) con dirección musical de Speranza Scappucci y las voces de Kristina Mkhitaryan y Rosa Feola como Violetta y un obsesivo Alfredo encarnado por Pavol Breslik y Dmitry Korchak.

También cabe destacar la reposición de los poco atractivos Cuentos de Hoffmann de Offenbach (nueve funciones del 18 de enero al 1 de febrero de 2021) en la propuesta ya conocida por los liceístas de Laurent Pelly. John Osborn y Arturo Chacón-Cruz se alternarán en la piel de un poeta maldito obsesionado con triunfar en el amor y que evoca las frustraciones de su pasado amoroso encabezando los dos repartos reclutados, con la Olympia de Olga Pudova y el debut local de la madrileña Rocío Pérez, la Antonia de Ermonela Jaho y Carmela Remigio y la Giulietta de Nino Surguladze y Ginger Costa-Jackson. Jordan de Souza será el encargado de la dirección musical.

© Gran Teatre del Liceu
Una escena de 'Lessons in Love and Violence' de Benjamin, que se verá en el montaje de Katie Mitchell del estreno mundial en la Royal Opera House de Londres en 2018 © The Royal Opera / Stephen Cummiskey
© Gran Teatre del Liceu
Carlos Alvarez y Gregory-Kunde en el 'Otello' de la ROH (2019) © Royal Opera House / Catherine ASHMORE
© Gran Teatre del Liceu
Producción presentada en el Liceu de 'Tannhäuser' con dirección de escena de David McVicar © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

Cogerá el testigo el estreno en España de la última ópera del compositor británico George Benjamin (26 de febrero al 11 de marzo, con seis funciones) en su estreno en España: Lessons in Love and Violence. La obra llega en la coproducción con la que se estrenó en la Royal Opera House de Londres en 2018 y que se verá también, este mismo curso, en el Teatro Real de Madrid. El montaje es una coproducción del Liceu y del Real con la Ópera Nacional Holandesa, la Staatsoper de Hamburgo, la Opera de Lyon y la Lyric Opera de Chicago. Esta obra contemporánea ya se ha convertido en un clásico y llegará al Barcelona tras el éxito de Written on Skin, del mismo compositor y de idéntico libretista, Martin Crimp, que se representó en versión concierto en el escenario liceísta (2016). La excelente puesta en escena de Katie Mitchell sorprenderá tanto como la impactante dramaturgia de una obra basada en fondos medievales que explica la relación obsesiva entre el rey Eduardo II y su amante, Piers Gaveston. Josep Pons dirigirá esta partitura que acumula éxitos en sus pocos años de vida y se contará con algunos de los protagonistas del estreno mundial, como el rey Eduardo a cargo de Stéphane Dego; es de esperar que Georgia Jarman asuma con poderío el papel de la reina Isabel con el que tanto éxito alcanzó Barbara Hannigan.

Otello de Verdi (11 funciones del 27 de marzo al 14 de abril) se verá en el montaje de la Royal Opera estrenada en Londres por Jonas Kaufmann. En el Liceu contará en sus dos repartos con las acreditadas voces de Gregory Kunde y Jorge de León (Otello), Carlos Álvarez y Zeljko Lucic (Yago) y Krassimira Stoyanova y Eleonora Buratto (Desdemona), protagonistas de esta producción minimalista de Keith Warner llena de luces y sombras bajo la dirección de Riccardo Frizza.

Tannhäuser de Wagner (8 al 23 de mayo en cinco funciones) se repone con la dirección de escena de Robert Carsen ya presentada en el Liceu y musical de David Afkham, titular de la Orquesta Nacional de España; se trata de una coproducción del Gran Teatre con la Opéra National de Paris y la Tokyo Opera Nomori que no gustó demasiado en su estreno barcelonés, pero que contará con un magnífico reparto wagneriano encabezado por Stefan Vinke en el rol principal, personaje obsesionado por la sexualidad que busca su espacio en el arte y en el mundo. García de Gomar destacó además el debut local de Johanni van Oostrum en el papel de Elisabeth.

© Gran Teatre del Liceu
La producción de 'La Bohème' a cargo de Àlex Ollé para el 120º aniversario de la ópera pucciniana © Teatro Regio di Torino / Yasuko KAGEYAMA
© Gran Teatre del Liceu
Escena de 'Lucia de Lammermoor' en la producción de Barbara Wysocka © Bayerische Staatsoper Munich / W. HÖS

La Bohème del 120º aniversario

Un clásico popular como La Bohème de Puccini (15 funciones del 14 de junio al 2 de julio) será otra de las protagonistas de la temporada, ya que se trata de la primera colaboración quien fuera presentado como asistente del director artístico y ahora como miembro de una comisión artística, Àlex Ollé, y quien además será artista residente del Liceu a lo largo de cuatro temporadas. Ollé, director de escena de gran reconocimiento internacional y miembro fundador de La Fura dels Baus, ha destacado en su paso por el Liceu en las últimas temporadas con propuestas tan impresionantes y exitosas como Quartett de Luca Francesconi y Tristan und Isolde de Wagner. La colaboración del artista con el Gran Teatre se conjuga a través de su participación en cada temporada con un montaje, entre ellos una nueva producción -una de ellas será Lady Macbeth de Mtsensk– y tres ya estrenadas, la Norma de la Royal Opera House, esta Bohème de estética actual que sirvió para celebrar el 120º aniversario del estreno mundial de la obra pucciniana en el Teatro Regio de Turín y otro título que todavía no han querido desvelar.

Ollé sitúa la historia en un barrio marginal de la actualidad, en el cual el empeño de los protagonistas recae en recordar el pasado, un momento donde todos fueron más felices. La música de Puccini estará en las manos de Giampaolo Bisanti y la Simfònica del Liceu, junto al Coro del Teatro acompañado del Cor de Cambra del Palau de la Música Catalana y del Veus – Cor infantil Amics de la Unió. Anita Hartig, Maria Teresa Leva y Adriana González (Mimì), Atalla Ayan y Giorgio Berrugi (Rodolfo) y Valentina Nafornita y Katerina Tretyakova (Musetta) serán algunos los principales cantantes de los diferentes repartos.

Àlex Ollé recordó que conoce bien la casa, en la que debutó con DQ en Barcelona. También rememoró otros montajes que ha mostrado en el Liceu, como El castillo de Barba Azul de Bartók y El gran macabro de Ligeti, además de felicitarse de que con esta vinculación podrá mostrar su trabajo en el teatro de su ciudad «con tres reposiciones y un estreno. El cuarto no lo puedo dar a conocer, pero es uno de mis trabajos de los que estoy más satisfechos». García de Gomar posteriormente brindó más pistas al decir que en realidad se trata de dos obras en una.

Ollé, además, se mostró muy honrado de su colaboración liceísta y destacó que le interesa, sobre todo, «provocar el interés de los niños y de los jóvenes y de ampliar los gustos del público de la casa contribuyendo a la creación de la nueva cantera profesional para que la ópera pueda hablar de la actualidad», destacando que el género debe renovarse con nuevas creaciones y no basarse solo en la relectura del gran repertorio, «siempre buscando crear nuevo público, que es el del futuro».

Desde la Bayerische Staatsoper de Múnich llegará la última producción de la temporada, Lucia di Lammermoor de Donizetti (seis funciones del 16 al 28 de julio), contando con la soprano estadounidense Nadine Sierra como protagonista junto al tenor mexicano Javier Camarena (Edgardo), ambos bajo la batuta de Giacomo Sagripanti. Un reparto excelso que completa Mariusz Kwiecien (Enrico) al que articulará la dirección de escena de la regista polaca Barbara Wysocka, quien propone una puesta en escena centrada en los años sesenta del pasado siglo en los Estados Unidos, en un escenario único bastante controvertida presentando una Lucia que transita entre la fragilidad y la ingravidez para llegar al paradigma de la obsesión, que se convierte, finalmente, en locura.

Óperas en versión de concierto

En el apartado de óperas en versión de concierto, el Liceu amplía su abanico y programa tres propuestas en la sala grande y una en el Foyer, espacio que también acogerá varias propuestas adaptadas al pequeño formato o menor aforo.

Además del título operístico inaugural (Il trovatore, 1 y 4 de octubre), se anuncia Mitridate, re di ponto que compusiese Mozart a sus 14 años (una única función el 24 de noviembre) que se podrá ver dirigida por Marc Minkowski ante sus Musiciens du Louvre, contando con el debut local del tenor samoano ganador del Concurso Caballé (2015) Pene Pati, junto a Elsa Dreisig, Julie Fuchs y al mediático contratenor Jakub Józef Orlinski.

Platée de Jean-Philippe Rameau también se verá en una única audición, el 3 de febrero, en el que será su estreno en España; bajo la dirección de William Christie al mando de su conjunto barroco, Les Arts Florissants, se conocerá esta obra insignia de la ilustración, una joya barroca con las voces de Marcel Beekman y Edwin Crossley-Mercer y que solo se interpretará en Barcelona.

También en versión concierto, pero en el Foyer, se ofrecerá la recuperación de una joya del patrimonio musical local. Se trata de La principessa filosofa del compositor conocido en su época como el Mozart catalán, Carles Baguer (1768-1808), título que se verá en una única sesión, el 30 de abril. La ópera, estrenada en el Teatro de la Santa Creu en 1797, ahora revive en un proyecto que será posible gracias a la Bottega d’opera de la Esmuc y que contará con la dirección musical de Marzio Conti, con los alumnos de la escuela superior como intérpretes de esta comedia amorosa entre el conde de Urgell y la heredera del conde de Barcelona, ​​Diana, quien, a pesar de no aceptar pretendientes, acabará perdidamente enamorada a raíz del juego del conde.

Monodramas, ballet y musical

El Liceu vuelve a apostar la próxima temporada por la dramaturgia contemporánea de la mano de Ópera de Butxaca y Nova Creació (OBNC) con el estreno del espectáculo Seis Solos Solas, un proyecto que reúne en una velada seis monodramas para intérprete femenina e instrumentista encargados a seis equipos diferentes de libretista y compositor. Con música de Agustí Charles, Mario G. Cortizo, Raquel Garcia Tomás, Joan Magrané, Lucas Peire y Francesc Prat, se propondrá un paseo por las entrañas del teatro en el cual el espectador entrará en contacto con las historias de una serie de voces atrapadas en entornos domésticos, como si de una confesión íntima se tratara.

El próximo curso, además, el Liceu se abrirá a un nuevo género, el teatro musical, con una versión semiescenificada de My fair lady, un clásico que se podrá ver por primera vez en Barcelona ​​en este caso dirigido por el especialista en el género, el sevillano Alfonso Casado Trigo, de gran éxito en el West End londinense y en Broadway. Considerado como el musical perfecto, su compositor, Frederick Loewe, pone música a la historia de Eliza, una florista del Covent Garden que comienza a recibir lecciones del fonetista Profesor Higgins, el cual se obsesiona con el sueño de convertirla en una auténtica dama elegante de la alta sociedad londinense.

El apartado de danza ofrecerá dos propuestas internacionales de primer orden con la participación de la Simfònica del Liceu y una de las creadoras más relevantes de la danza nacional. El Eifman Ballet vuelve al Liceu después de su Anna Karenina y lo hace con otra versión contemporánea y poética de un clásico, esta vez Onegin basada en la obra de Pushkin, siempre en una coreografía de Boris Eifman.

La Compañía de Blanca Li debuta en el Liceu con Solstice, un espectáculo con 14 bailarines y un percusionista que celebra la belleza, el poder y la energía a partir de la preocupación por la degradación de la naturaleza. Una inquietud que transforma en obsesión expresada en la danza y el gesto.

El último espectáculo llega con toda una novedad, de la mano del Ballet Nacional Checo: El lago de los cisnes, paradigma de la danza clásica y mítica historia de amor romántica y atemporal basada en la obra original de Petipa e Ivanov, pero en la revolucionaria versión del aquí tan poco divulgado John Cranko, uno de los genios absolutos de la danza neoclásica. Ese amor marcado por el hechizo del mago Rothbart, que, obsesionado con Sigfrido, se interpone entre el príncipe y Odette, por fin podrá verse en Barcelona en la lectura electrizante del malogrado coreógrafo sudafricano que se consolidó como creador en el Stuttgart Ballet y en el Sadler’s Wells Ballet. Una gran noticia para los amantes de la mejor danza.

Piotr Beczala y Sondra Radvanovsky
Netrebko Real Liceu Anna Netrebko y Yusif Eyvazov
El tenor peruano Juan Diego Flórez

Conciertos, recitales y música instrumental

El Gran Teatre contará con pocos pero selectos recitales de grandes voces. Además del que inaugura la temporada con Sondra Radvanovsky y Piotr Beczala (27 de septiembre), se anuncia un concierto de la soprano estadounidense en solitario que ofrecerá una velada dedicada a las reinas donizettianas (3 de diciembre), Maria Stuarda, Anna Bolena e Isabel I de Roberto Devereux, con Riccardo Frizza en el podio y en un concepto escénico de Rafael R. Villalobos.

El público del Liceu también podrá disfrutar del regreso del tenor peruano Juan Diego Flórez (30 de octubre, que recupera el recital que estaba programado en mayo) y también de una velada en solitario de la soprano Anna Netrebko (27 de enero) en una de las pocas ocasiones en las que la cantante rusa se presenta en un programa para voz y piano.

La Orquestra Simfònica del Liceu y sus integrantes podrán demostrar su buena salud artística gracias a la apuesta firme para aumentar la actividad sinfónica y camerística. El director musical, Josep Pons, resaltó que la próxima temporada, irónicamente, «será la primera en la que tendremos una normalidad en cuanto a programación de ciclos propios de música sinfónica y de cámara». La oferta se iniciará «con un viaje por el mundo sonoro del ballet y del nacionalismo español que posee sus raíces, precisamente, en la creación catalana». El programa De Carmen Amaya a Estrella Morente con música de Gerhard, Guinjoan y Falla acompañados de la voz de Estrella Morente será el encargado de inaugurar el ciclo. La otra gran cita sinfónica estará enmarcada en el Memorial Pau Casals y permitirá disfrutar de tres obras maestras de la danza de Diaghilev a Stravinsky ofrecidas en su día por sus Ballets Rusos (El pájaro de fuego, Petrushka y La consagración de la primavera). Este concierto se incorpora dentro del Memorial Pau Casals con motivo del centenario de la Orquesta Pau Casals y que también fue dirigida en diferentes ocasiones por Stravinsky en el propio Liceu.

David Afkham, titular de la Orquesta Nacional de España, dirigirá la música del ballet Romeo y Julieta de Prokofiev, un programa sinfónico que se adentra en el mundo de la danza junto a obras de Strauss y Ravel. Jordi Savall, por su parte, volverá al Liceu con Le Concert des Nations para dirigir las dos últimas sinfonías de Beethoven, la Octava y la Novena, que cerrarán el 250º aniversario del nacimiento del compositor.

La música de cámara también tendrá continuidad durante la temporada 2020/21, con dos conciertos de los ciclos LiceuClàssic y Liceu Brass Ensemble, y también con la implicación de los museos, que acogerán diversas formaciones de cámara surgidas de la Simfònica del Liceu. En este sentido, el Gran Teatre sigue potenciando la presencia de su orquesta fuera de sus paredes y visitará el Palau de la Música Catalana dentro del ciclo Palau 100, así como en diversos puntos del territorio catalán como Reus, Lleida y Girona, adonde llevará un programa integrado por las sinfonías Júpiter y Patética dirigida por el prestigioso director de orquesta francés y fundador de Les Musiciens du Louvre, Marc Minkowski.

Un Liceu de las artes

El objetivo del Liceu no es solo entretener y hacer disfrutar, sino proponer una programación y un conjunto de actividades complementarias que en su conjunto sean una invitación a pensar y crecer. En esta nueva apuesta personal de Víctor García de Gomar, el Liceu buscará convertise en un centro de las artes y pensamiento donde el sujeto principal será la ópera, pero en el que también confluirán artes visuales, antropología, filosofía, poesía, ciencia, tecnología… Siempre teniendo en cuenta el hilo conductor de la obsesión. Así, la temporada tendrá seis protagonistas que desarrollarán el discurso de la temporada: Chiharu Shiota, Louise Bourgeois y Laia Abril (artistas visuales), Luis Rojas Marcos (psiquiatra), Joan Margarit (poeta) y Nuccio Ordine (filósofo).

Un buen ejemplo es la colaboración con la artista japonesa residente en Berlín Chiharu Shiota, artista invitada de la temporada que prepara una instalación en el Salón de los Espejos para dialogar en comunión con el Winterreise de Schubert. Además, el artista ha cedido más de 15 piezas para crear la imagen de la nueva temporada. Será precisamente coincidiendo con su obra que el Liceu organizará la jornada Liceu Centro de Artes, el 17 de enero de 2021, donde una serie de artistas invitados ayudarán a reflexionar sobre la obsesión a través de de instalaciones, muestras, talleres, visitas con los artistas… El Liceu organizará ciclos de conferencias y conversaciones con pensadores como Rafael Argullol, Joan Margarit o George Benjamin, exposiciones de artistas como la propia Shiota, Louise Bourgeois o Laia Abril entre otros, así como sesiones de audiciones comentadas a cargo de Víctor García de Gomar y Pol Avinyó.

Nuevo proyecto: Liceu Vermut

Con la llegada del buen tiempo, el Gran Teatre habilita un nuevo espacio único al aire libre: la terraza. Liceu Vermut serán sesiones de música en vivo, en el que destacados intérpretes del país ofrecerán sus trabajos y reservarán la parte final de su recital para una serie de improvisaciones alrededor de la ópera con las arias y los temas más populares de la lírica universal pasadas por la mirada estética de estos grandes músicos como Chicuelo, Raül Fernández Refree y Hidrogenesse.

LiceuAprèn y El Petit Liceu

Con la intención de adaptarse al momento actual y poniendo de manifiesto el compromiso del Teatro con la educación y el crecimiento de las personas, se desarrolla el nuevo servicio educativo LiceuAprèn. Un programa educativo global que busca innovar en la creación de espectáculos de El petit Liceu y Liceu jove y potenciar una oferta formativa amplia y diversa, tanto en cuanto a contenidos como público al que se dirige.

Bajo este paraguas se estrenarán dos espectáculos que, debido a la crisis del coronavirus, se tuvieron que trasladar a la temporada 2020/21, El monstruo en el laberinto y La barcarola, además de un total de ocho espectáculos. Se sigue apostando por montajes para el público familiar como Los músicos de Bremen de Poire Vallvé o La pequeña flauta mágica Allegro Vivace de Joan Font (Comediants). Otro regreso esperado durante las fechas navideñas será El cuento de Navidad, que por cuarto año consecutivo invadirá el Teatro con la música de Albert Guinovart, el arte con arena de Borja González, la Simfònica del Liceu, la formación Veus – Cor Infantil Amics de la Unió y solistas vocales.

El Liceu también mantiene su compromiso con IT Dansa, la joven compañía del Institut del Teatre bajo la dirección de Catherine Allard, que presentará cuatro coreografías en el Teatre-Auditori de Sant Cugat: Kaash, The prom, Los testimonios y Whim Fractured Fairytale.

LiceuApropa

El Liceu quiere ser una institución cultural de referencia en la inclusión de colectivos en situación de vulnerabilidad y en el desarrollo de programas, actividades y servicios para acercar la ópera a las personas con diversidad funcional, discapacidad o vulnerabilidad, potenciando valores como la equidad o la excelencia. A partir de esta voluntad, se desarrolla el programa social LiceuApropa, que se ha reformulado con una estructura más clara y sencilla donde el usuario es el protagonista. El nuevo programa incluye muchas de las actividades que el Teatro ya ofrecía alrededor de la atención a la diversidad e incorpora otros que se han desarrollado en los últimos años. Una de estas novedades es el proyecto de ópera comunitaria de nueva creación que el Liceu está preparando con los vecinos del Raval de Barcelona. Integrado dentro de la línea de producción comunitaria Opera Prima, contará con la dramaturgia de Victoria Spunzberg, la composición de Arnau Tordera, la dirección escénica de Ricard Soler y la dirección musical de Alfons Reverté, con la participación de asociaciones, instituciones, agrupaciones de vecinos y vecinas, y un gran representatividad del tejido social del popular barrio barcelonés. Este ambicioso proyecto comunitario comenzará esta temporada y culminará en la temporada 2021 a 2022.

Liceu Under35

El Liceu mantiene la apuesta por el público joven con la iniciativa Liceu Under 35, que la temporada 2020/21 ofrecerá tres sesiones especiales de Don Giovanni (22 de octubre), La traviata (7 de diciembre) y Solstice (8 de febrero). El Teatro seguirá haciendo crecer esta política de precios jóvenes con las tarifas Under 35 para todos los títulos, que en la temporada 2019/20 logró fantásticos resultados hasta el mes de marzo, llegando a las casi 5.500 entradas vendidas desde la inauguración con Turandot. Aparte de las tarifas específicas para el público Under 35, más de 4.000 personas han venido esta temporada en el Liceu beneficiándose de otras tarifas y descuentos para jóvenes y estudiantes (Carnet Joven, programas Escena 25 y Cuaderno Cultura, tarifas por grupos de escuelas, institutos, etc). Esta temporada, y como novedad, el Liceu lanza un abono de 3 títulos llamado Liceu under 35 +1, con un abono de 3 títulos al 50% de descuento.

Abonos

Los abonados de la temporada 19/20 podrán renovar su abono, y también su butaca, para la temporada 20/21. Si en algún caso la normativa vigente obligara a hacer un cambio se contactaría con el abonado y se le comunicaría con mínimo un mes de anticipación su reubicación, que se procurará que corresponda a la misma zona que su abono. Asimismo, y teniendo en cuenta que algunos abonados vivan todavía con incertidumbre los primeros meses de la nueva temporada, se permitirá que puedan renunciar con un máximo de 15 días de anticipación a títulos comprendidos entre los meses de octubre y diciembre.

A nivel de localidades, el Liceu mantiene la misma política de precios que la temporada anterior. Asimismo, la venta de localidades se iniciará -durante esta nueva temporada- un mes y una semana antes de cada estreno; de esta manera habrá flexibilidad en la adaptación de los aforos dependiendo de las limitaciones del momento. Por ejemplo, en el caso de Don Giovanni, las entradas se pondrán a la venta el 17 de septiembre, siendo la primera semana de venta preferente por los abonados. Una persona no abonada podrá adquirir entradas a partir del 24 de septiembre.

Encuesta Covid-19

Durante la presentación de la temporada el Liceu dio a conocer que en mayo se llevó a cabo una encuesta dirigida a los abonados y al público general para conocer su percepción a la hora de volver al Teatro, en qué condiciones se sentirían más seguros y con qué medidas y protocolos de seguridad. El 72 por cien de los abonados y del 50 por ciento del público esporádico encuestado mostraba una clara intención de volver al Teatro en cuanto se abriesen sus puertas. Menos del 3 por ciento afirmaba que no volvería durante un largo periodo por el hecho de ser un colectivo de riesgo, pero su opinión podría cambiar si la situación sanitaria estuviera controlada. El Liceu está trabajando para ser un espacio seguro para poder disfrutar de la ópera adoptando las medidas, protocolos y normativas vigentes en cada momento. Valentí Oviedo anunció que el Gran Teatre contará con purificadores de aire, dispensadores de gel antiséptico, gestión en el acceso de los lavabos y otras medidas de control que garanticen la seguridad del público.

Cambios a causa de la Covid-19

La crisis sanitaria provocada por la pandemia del Covidi-19 obligó al Liceu a realizar cambios y aplazamientos en varios títulos de la temporada 2020/21 derivados de modificaciones de calendario o de ajustes presupuestarios. Así, en próximas temporadas se podrá disfrutar de títulos como Evgeni Onegin y Dialogues de carmélites que debieron cancelarse.– ÓA