La zarzuela 'Cecilia Valdés', también en 'streaming'

El Teatro de La Zarzuela de Madrid estrena en su programación un ejemplo del género zarzuelístico creado al otro lado del Atlántico. Se retransmitirá en 'streaming' el 7 de febrero

16 / 01 / 2020 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Cecilia Yusniel Estrada y Cristina Faus (Esclavo Pedro e Isabel) en una escena de 'Cecilia Valdés' © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
Linda Mirabal como Dolores Santa Cruz © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
'Cecilia Valdés' en el Teatro de La Zarzuela © Teatro de La Zarzuela/ Javier DEL REAL
Cristina Faus y Martín Nusspaumer (Cecilia y Leonardo) en el montaje de Carlos Wagner © Teatro de La Zarzuela/ Javier DEL REAL

Teatro de La Zarzuela
Gonzalo Roig: CECILIA VALDÉS
24, 25, 26, 29, 30, 31_01, 01, 02, 05, 06, 07*, 08, 09_02

Cecilia Valdés: Elizabeth Caballero / Elaine Álvarez. Leonardo Gamboa: Martín Nusspaumer / Enrique Ferrer. José Dolores Pimenta: Homero Pérez-Miranda / Eleomar Cuello. Dolores Santa Cruz: Linda Mirabal. Isabel: Cristina Faus. Un Negro / Esclavo: Yusniel Estrada. Orquesta de la Comunidad de Madrid. Coro Titular del Teatro de La Zarzuela (Dir.: Antonio Fauró). Dirección: Óliver Díaz. Dirección de escena: Carlos Wagner.

* Se retransmite en directo por Facebook Live, YouTube y la web del Teatro de La Zarzuela el 7 de febrero a las 20h.

Desembarca por primera vez en el Teatro de La Zarzuela Cecilia Valdés, una “comedia lírica de costumbres cubanas”, como la definía el propio compositor, Gonzalo Roig, que aúna lo local y lo universal, que practica los cantes de ida y vuelta y articula el sincretismo musical más brillante bajo el alero del elogio al ritmo del sentir popular cubano.

"El catálogo de formas tradicionales que contempla la partitura es extremadamente rico: guaracha, habanera, guajira, danzón, etc., todos utilizados para reflejar con exactitud casi quirúrgica el sustrato social de los personajes"

Estructurada en un acto, un prólogo, ocho cuadros, un epílogo y una apoteosis, Cecilia Valdés fue estrenada el 26 de marzo de 1932 en el Teatro Martí de La Habana con un éxito abrumador. Considerada como la más alta cima del teatro lírico cubano, su trascendencia destaca, por un lado, por lo inspirado de la partitura criolla de Gonzalo Roig y, por otro, por conseguir imbricar en un único cuerpo todo el latir musical popular cubano.

El catálogo de formas tradicionales que contempla es extremadamente rico: guaracha, habanera, guajira, danzón, etc., todos ellos utilizados para reflejar con una exactitud casi quirúrgica el sustrato social de los personajes a quienes describe.

El libreto, confeccionado por Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla, se basa en una de las novelas cubanas más reconocidas del siglo XIX: Cecilia Valdés o La loma del ángel, escrita por Cirilo Villaverde. Cuenta la historia de Cecilia, hija ilegítima de Don Claudio y Rosa –hombre blanco y mulata–, que es separada de su madre recién nacida y que acaba siendo criada por una esclava. Pasados los años, Cecilia se enamora de Leonardo, el hijo reconocido de su padre, sin saber ambos que son hermanastros. Leonardo, prometido con Isabel, mantiene una doble vida amorosa que acaba por desencadenar su asesinato el día de la boda. La obra termina con la inesperada reunión de Cecilia y su madre.

Daniel Bianco

Más allá de la peripecia argumental, anclada en el melodrama romántico, la obra es una excusa para reflexionar sobre la esfera de poder y el ámbito invisible de influencia de quien ostente la riqueza desde la realidad colonial de principios del XIX.
Daniel Bianco, director artístico del Teatro de La Zarzuela, reflexiona con ÓPERA ACTUAL sobre estos aspectos fronterizos de la partitura: “Esta tradición popular de la zarzuela se construye mediante un juego”, comenta Bianco, “un viaje en el cual el pueblo que ha inspirado los versos y las melodías de la zarzuela las reconoce como propias, las integra en su día a día y las convierte en parte de su propia identidad. La zarzuela, de manera incorrecta, se suele vincular con la historia de Madrid y sus habitantes, pero realmente creció con un espíritu viajero e hizo las maletas con el océano como testigo de su travesía. Y las obras tardaban en llegar a América el tiempo exacto que duraba la travesía del barco”.
Daniel Bianco asegura que el género de la zarzuela “desembarcó al otro lado del Atlántico no solo gracias a las compañías de cantantes, sino también con todos aquellos que traían desde España el recuerdo de la patria abandonada”, continúa el escenógrafo y gestor argentino. “El éxodo masivo de españoles hacia unas tierras fértiles ayudó a la expansión de esta forma de arte, y la novedad con el paso de los años arraigó en América y germinó en cada país con obras propias transformando el género con historias y músicas del lugar. Y ahora llegó el momento del viaje de vuelta. De recibir en este teatro por primera vez en sus 163 años de historia, una zarzuela cubana donde conviven números de lirismo verdaderamente arrebatadores con pasajes de músicas populares. Creo que era nuestra obligación hacer la travesía de vuelta de aquel barco y poder representar algo tan particular y tan amado por el pueblo cubano. La zarzuela forma parte de un patrimonio compartido con otro continente. En Cuba hay registradas casi 300 zarzuelas. Y es que hay un momento en el que ya no se sabe si el viaje es de ida o de vuelta”, concluye Bianco.

Cecilia Valdés se ofrecerá en 13 funciones entre el 24 de enero y el 9 de febrero (la función del día 7 se retransmite a las 20h. en directo por Facebook Live, YouTube y la web del Teatro de La Zarzuela), bajo la dirección musical de Óliver Díaz y la escénica de Carlos Wagner. En el doble reparto estarán Elisabeth Caballero y Elaine Álvarez (Cecila), Martín Nusspaumer, Homero Pérez-Miranda o Cristina Faus, entre otros. – ÓA

Comprar: