La soprano Nadine Sierra relata cómo ella y su familia han superado la Covid-19

"Tenemos que ayudarnos unos a otros en este tipo de cosas”, explica la soprano. "Nunca piensas que estas cosas te van a pasar hasta que simplemente te suceden".

23 / 09 / 2020 - ÓPERA ACTUAL - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Roméo Burdeos Saludos finales en el 'Roméo et Juliette' de Burdeos con Pene Pati abrazando a Nadine Sierra
Nadine sierra La soprano estadounidense Nadine Sierra

En una entrevista realizada por la Ópera de San Francisco, la reconocida soprano  estadounidense Nadine Sierra ha revelado que tanto ella como su familia más cercana, su madre y su hermana, han padecido la Covid-19. Lo cuenta sin miedo a un posible estigma por ello, afirmando que compartir su historia «es más importante que guardar este pequeño secreto» porque «tenemos que ayudarnos unos a otros en este tipo de cosas». Sierra, de 32 años, estuvo en España en marzo cuando gran parte de Europa quedó confinada. Su última actuación en Roméo et Juliette de Gounod en Burdeos, Francia, había sido cancelada, y pasó esos primeros meses capeando la cuarentena en Valencia con su novio hasta que pudo regresar a su país. Ya en julio, y según narra ella misma, un día se levantó con dolor de garganta. «Luego me di cuenta de que comencé a tener fiebre a lo largo del día». La primera PCR que se realizó dio negativo, pero al poco tiempo su madre también enfermó y una segunda prueba arrojó un positivo en coronavirus. Al poco tiempo, una de sus hermanas también dio positivo.

Tanto la madre como ella misma, cuenta Sierra, sufrieron de estenosis en la válvula mitral, restringiendo el flujo sanguíneo al corazón. Su madre, explica, «ni siquiera podía caminar. No podía mover su cuerpo. Estaba sin energía».  Quedándose en una estricta cuarentena, en agosto, Sierra, su madre y su hermana menor se habían recuperado y dieron negativo en las pruebas.

Hasta que vuelvan a abrir más teatros, Sierra, como muchos artistas, ha estado dando lecciones de canto en línea. Ha descubierto que sus alumnos son plenamente conscientes de los desafíos que enfrenta la ópera. Su esperanza también contagia a Sierra. «Quizás la Covid pueda quitarle el teatro su sentido de comunidad, pero no puede quitarle el amor que hay detrás de él”.  La soprano espera con optimismo el fin de la pandemia, con ansias para volver a entrar en un teatro lleno de gente y darle un abrazo a un extraño.– ÓA