La soprano francesa Mady Mesplé muere a los 89 años

Durante tres décadas sedujo a los aficionados con su voz aguda y sus coloraturas cantando obras de repertorio a la vez que defendía el repertorio contemporáneo

31 / 05 / 2020 - ÓPERA ACTUAL - Tiempo de lectura: 1 min.

Print Friendly, PDF & Email
Mesplé Mady Mesplé © Claude POIRIER

La soprano francesa Mady Mesplé murió ayer a los 89 años en Toulouse, su ciudad natal, donde había nacido el 7 de marzo de 1931. Hija de padres aficionados al canto, Mady Mesplé, de nombre verdadero Magdeleine Mesplé, estudió desde pequeña música y aunque empezó su carrera como pianista, su fascinación por Lily Pons, su voz aguda y cristalina (en público llegó a cantar hasta el La bemol agudo) y su facilidad por las coloraturas le llevaron al canto. A los 22 años fue contratada por la Ópera de Lieja, donde debutó algunos de los papeles que fueron emblemáticos en su carrera, como Lakmé, la Olympia de Contes d’Hoffman o Gilda de Rigoletto. Durante tres décadas cantó en los principales teatros de ópera del mundo y bajo la dirección musical de los principales maestros de las décadas de 1960 y 1970. Además del repertorio francés, se introdujo en el repertorio italiano (Lucia di Lammermoor, Amina de La sonnambula, Norina de Don Pasquale y Rosina de Il barbiere di Seviglia) y en el alemán (La Reina de la noche de La flauta mágica, Sophie de Der Rosenkavalier y Zerbinetta de Aridne auf Naxos).

Mesplé fue una gran defensora de la música contemporánea e interpretó obras de Schönberg, Boulez, Henze o Menotti, entre otros. Betsy Jonas, Charles Chaynes y Maurice Ohana escribieron obras para ella. También fue una cantante versátil, que además de interpretar óperas en los principales coliseos líricos, cantaba mélodies, música religiosa, música antigua e incluso jazz, con intérpretes del género como Michel Legrand y el saxofonista Guy Laffite. En la década de 1980, tras retirarse de los escenarios, se dedicó a la enseñanza. En 2010 publicó sus memorias, La Voix du corps, volumen en el que además verter sus recuerdo hablaba de su experiencia con la enfermedad de Parkinson, que le diagnosticaron el 1996.- ÓA