La sociedad civil y el incendio del Liceu: a 30 años de un sueño cumplido

La Coordinadora de Entidades Pro Liceu se constituyo hace 30 años, dos días después del incendio del Gran Teatre con el objetivo de impulsar la concienciación ciudadana para su reconstrucción

02 / 02 / 2024 - ÓPERA ACTUAL - Coordinadora Pro Liceu- F.S.R - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Incendio Liceu La sala del Liceu tras el incendio de 1994 © Coordinadora Pro Liceu / A. BOFILL
Incendio Liceu Logo de la Coordinadora Pro Liceu © Coord. Pro Liceu / A. BOFILL
Incendio Liceu Miembros de la Coordinadora Pro Liceu © Coordinadora Pro Liceu / A. BOFILL
Incendio Liceu Josep Carreras cantando en uno de los recitales de la Coordinadora Pro Liceu © Coord. Pro Liceu / A. BOFILL

La Coordinadora de Entidades Pro Liceu nació el 2 de febrero de 1994, dos días después del incendio que destruyó el Gran Teatre barcelonés. Se fundó en la sede social de la Asociación de Amigos de la Ópera de Hospitalet, a iniciativa de esta entidad y de la Asociación de Amigos de la Ópera de Sabadell, en una reunión a la que asistieron delegaciones de diversas agrupaciones musicales y operísticas de Cataluña, reunión que posteriormente se repitió en la sede Asociación de Amigos de la Ópera de Sabadell, donde formalmente se constituyó la Coordinadora.

Hoy, 2 de febrero, se cumplen 30 años del nacimiento de la Coordinadora de Entidades Pro Liceu. El portavoz de la misma fue Roger Alier –Presidente fundador de ÓPERA ACTUAL y profesor y crítico de ópera de Barcelona–, quien redactó el manifiesto fundacional bajo el lema Entre tots l’alçarem (Entre todos lo levantaremos) impulsando una campaña para apoyar la reconstrucción del Gran Teatre del Liceu mediante la organización cada sábado al mediodía, de breves recitales líricos (de 30 a 45 minutos) frente a la fachada del coliseo, en La Rambla, como muestra de la vitalidad y la fuerza de la afición catalana por la ópera y con la intención manifiesta de presionar a las autoridades encargadas de sacar adelante la reconstrucción. La idea era mantener estos recitales hasta que el Liceu volviera a funcionar con normalidad una vez reinaugurado. Y así sucedió.

Todos quienes se vincularon a estos recitales, que empezaron a realizarse desde el 19 de febrero de 1994 y que se mantuvieron ininterrumpidamente durante 285 sábados seguidos, agostos incluidos, colaboraron de forma voluntaria: organización, cantantes, pianistas, etc. El piano que se utilizó lo cedió Pianos Alberdi. Las floristas de las Ramblas regalaron siempre, cada uno de los sábados, los ramos para los artistas. Los escenógrafos Castells construyeron desinteresadamente el teatrillo en el que se realizaron los recitales, y los trabajadores de los Servicios Técnicos del Gran Teatre del Liceu lo montaron y desmontaron y guardaron dentro del teatro cada sábado. Los numerosos cantantes pudieron prepararse antes de cada actuación en las dependencias del Círculo del Liceo. Antoni Bofill, fotógrafo del Liceu, realizó los reportajes fotográficos. Todas las escuelas de canto y conservatorios de Cataluña proporcionaron estudiantes de canto y pianistas dispuestos a participar en estos recitales.

© Coordinadora Pro Liceu / A. BOFILL

El Gran Teatre del Liceu tras el terrible incendio del 31 de enero de 1994

Profesionales consagrados cantaron en La Rambla en en pro de la reconstrucción, como hizo en octubre de 1994 Josep Carreras, que reunió a cuatro mil personas ante el Liceu, según datos de la Guardia Urbana, y muchos otros que no pueden citarse aquí por no dejarse a ninguno. Una larguísima lista de estudiantes y profesionales del canto, pianistas y agrupaciones corales nacionales y extranjeros participaron durante los cinco años y medio que duró la convocatoria. Hubo recitales especiales, más largos y complejos, algunos con discursos de diferentes autoridades, como el exalcalde de Barcelona Pasqual Maragall (para conmemorar el 150º aniversario de la inauguración del Liceu, en abril de 1997); para solidarizarse con la destrucción, también a causa de un desgraciado incendio, del Teatro La Fenice de Venecia en enero de 1996; o el último recital, con el que se dio por terminada la campaña en julio de 1999, cuando el nuevo Liceu estaba a punto de inaugurarse el mes de septiembre en el que participaron miembros del Coro y de la Simfònica del Gran Teatre y el corazón de la Asociación de Amigos de la Ópera de Sabadell, que también inauguró estos recitales en 1994.

Los recitales fueron retransmitidos en directo en toda Cataluña mediante la colaboración de Radio Nacional de España en Catalunya, Radio 4, que desde los primeros días trasladó una unidad móvil cada el sábado a La Rambla para ofrecerlos en directo a las 12h. Hubo adhesiones de entidades importantes y modestas, nacionales y extranjeras. Se contó con multitud de colaboradores que, de forma totalmente voluntaria, ayudaron en todo lo necesario. Se creó un público numeroso, fiel y entrañable, más de 300 personas que venían, como muestra de apoyo, todos los sábados para escuchar los recitales y hacer tertulia operística.

Incendio Liceu El alcalde de Barcelona Pasqual Maragall en los actos de la Coordinadora Pro Liceu © Coordinadora Pro Liceu / A. BOFILL
Incendio Liceu Unas 300 personas se reunían cada sábado a las 12h por la reconstrucción del Liceu © Coordinadora Pro Liceu / A. BOFILL

En 2004, en el Foyer del nuevo Liceu, el coliseo organizó un recital y una exposición fotográfica en reconocimiento y agradecimiento a esta iniciativa cívica y operística que quiso simbolizar el rigor y la constancia de los organizadores en la defensa de ese gran referente cultural que es el Liceu, el cual publicó en los periódicos un anuncio con el siguiente texto:

MUCHAS GRACIAS

A todos los artistas, a todas las entidades ya todas las personas que hicieron posible el mantenimiento, de forma ininterrumpida desde el 19 de febrero de 1994 hasta el 10 de julio de 1999, de los recitales Pro Liceu de los sábados al mediodía en La Rambla, en la fachada del Gran Teatre del Liceu. Esta entrañable y admirable iniciativa cívica de la Coordinadora de Entidades Pro Liceu / Federación de Asociaciones de Amigos de la Ópera de Cataluña a favor de la reconstrucción del Teatre, simbolizó, junto con otras formas de apoyo, la constancia de la sociedad catalana en la defensa de sus referentes culturales.

El dinero y el poder y la voluntad de la burguesía catalana construyó, sin ayuda oficial alguna, el Liceu en 1847. Lo volvieron a reconstruir, de forma absolutamente espectacular y meritoria, igualmente sin ninguna ayuda oficial, en 1862 , un año después del primer gran incendio que sufrió en 1861. Tras el segundo incendio de 1994, en 1999 se reabrió de nuevo gracias a los ciudadanos de Catalunya, quienes a través de sus instituciones dieron el impulso necesario para su reconstrucción. Y lo hicieron porque el Gran Teatre del Liceu es un referente para Cataluña, para España y también para Europa y el mundo.– ÓA