La Scala reabre sus puertas bajo el signo de Rossini

El teatro milanés ha presentado la programación de septiembre a diciembre y su nueva Temporada 2021-22, ya inserta en la nueva normalidad

31 / 05 / 2021 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Teatro alla Scala Interior del Teatro alla Scala de Milán © Teatro alla Scala / BRESCIA & AMISANO
Riccardo Chailly Riccardo Chailly en La Scala © Teatro alla Scala / BRESCIA & AMISANO

Trece títulos operísticos, nueve de ellos en una nueva producción, constituyen la propuesta artística 2021-22 que acaba de presentar esta mañana el Teatro alla Scala de Milán en rueda de prensa, con el intendente Dominique Meyer y el director musical Riccardo Chailly al frente. Previamente, entre los títulos que se ofrecerán entre septiembre y diciembre, se apuntan tres óperas de Rossini.

En una rueda de prensa celebrada en su mítica sala, el Teatro alla Scala de Milán ha presentado esta mañana su próxima oferta, tanto la que arranca en septiembre, como la del nuevo curso que se inaugura como es tradicional el 7 de diciembre. El nuevo curso milanés simboliza el progresivo retorno a la normalidad musical y cultural en Italia. Tras un obligado recuerdo a la gran bailarina Carla Fracci, desaparecida recientemente, el intendente del teatro, Dominique Meyer, ha desgranado los espectáculos propuestos remarcando los malabarismos a los que se ha visto obligada la dirección artística para encajar tantos títulos pospuestos con otros previstos.

Serán trece los títulos operísticos que se desarrollarán a partir del 7 de diciembre hasta finales del año 2022, de los cuales nueve son producciones nuevas. Inaugurará la temporada Macbeth de Verdi. Será la cuarta vez en la historia del teatro que esta ópera se representa en la prima que celebra el día de San Ambrogio. En esta ocasión se ofrecerá la versión de París de 1865, con su correspondiente ballet e incorporando la poco habitual escena de la muerte del protagonista. Luca Salsi, Anna Netrebko, Ildar Abrazakov y Francesco Meli, voces habituales en La Scala, estarán dirigidos por el titular del teatro, Riccardo Chailly, con su recurrente colaborador  Davide Livermore en la regia.

Chailly dirigirá otro título verdiano durante la temporada, Un ballo in maschera. Supondrá el retorno al teatro de Sondra Radvanovsky que cantará de nuevo junto a Francesco Meli y Luca Salsi. Este espectáculo supondrá el debut en La Scala del director escénico Marco Arturo Marelli. El tercer y último título de Verdi para la próxima temporada será la tres veces pospuesta producción de Rigoletto de Marco Martone. El barítono mongol Enkhbatyn Amartuvshin será el protagonista, junto a Nadine Sierra y Piero Pretti.

"Será la cuarta vez en la historia del teatro que Macbeth se representa en la prima. En esta ocasión se ofrecerá la versión de París de 1865 con su correspondiente ballet"

El director Evelino Pidò debutará por fin en La Scala, tras haber formado parte de su orquesta, dirigiendo unos Capuletti e i Montecchi de Bellini con un dúo protagonista de lujo: Lisette Oropesa y Marianne Crebassa, que estarán dirigidas escénicamente por Adrian Noble, antiguo director de la Royal Shakespeare Company. También el joven director Lorenzo Viotti sube por primera vez al podio milanés. Lo hará colaborando con el siempre estimulante Olivier Py en la Thaïs de Massenet. Marina Rebeka y Ludovic Tézier parecen ideales para los roles protagonistas.

Doble presencia del repertorio verista con las emblemáticas Adriana Lecouvreur de Cilea y Fedora de Giordano. Para la primera se ha recurrido a la producción que David McVicar hizo para la Royal Opera House dirigida musicalmente por Giampaolo Bisanti, que también debuta en el teatro milanés. Contará con un doble cast: Se alternarán en los diferentes papeles Maria Agresta y Anna Netrebko, Anita Rachvelishvili y Elena Zhidkova, Freddie di Tommaso y Yusif Eyvazov Alessandro Corbelli y Giorgio Maestri. En cuanto a Fedora, supondrá el retorno a La Scala de Roberto Alagna tras los famosos incidentes con Aida. Compartirá escenario con Sonya Yoncheva. Precisamente la soprano rusa encabezará también el reparto de La Gioconda de Ponchielli. Será en una producción, de nuevo, de Davide Livermore que contará además con las voces de Daniela Barcellona, Erwin Schrott, Fabio Sartori y Roberto Frontali.

Dominique Meyer comentó que, en principio, estaba prevista la programación de Der Rosenkavalier, pero que por motivos técnicos ha debido ser descartado este título, que ha sido sustituido por otra ópera de Richard Strauss: Ariadne auf Naxos. Para ello se contará con la mayoría de los cantantes previstos para la primera, entre los que destacan Krassimira Stoyanova, Sophie Koch, Markus Werba, Erin Morley y Stephen Gould. El antiguo titular del Liceu, Michael Boder, se pondrá al frente de la orquesta scaligera por vez primera en esta producción que firma Sven-Eric Bechtolf.

Será el único título del repertorio alemán de la temporada, como Pique Dame  lo será del ruso. Valery Gergiev dirigirá la ópera de Chaikovsky que protagonizará Hasmik Grigorian. Y la única concesión contemporánea en una temporada marcadamente conservadora en lo que respecta al repertorio, será The Tempest, la ópera de Thomas Adès a partir de Shakespeare, que dirigirá el mismo compositor. La producción será la que el canadiense Robert Lepage ya estrenó en el Met con un brillante reparto anglosajón encabezado por la Miranda de Isabel Leonard.

Dos títulos del clasicismo completan la temporada. El primero estará dirigido por el granadino Pablo Heras-Casado. Será Don Giovanni en la producción de Robert Carsen con Christopher Maltman en el rol titular. Del mismo período, pero compuesta por Domenico Cimarosa, es la ópera Il matrimonio segreto, que vuelve a La Scala de la mano de Ottavio Dantone e Irina Brook.

En el ámbito vocal hay que añadir los recitales previstos de Ildar Abdrazakov, Waltraud Meier, Ferruccio Furlanetto, Ekaterina Semenchuck, Juan Diego Flórez, Anna Netrebko y Hasmik Grigorian.

Entre septiembre y diciembre

Durante la presentación también se dio a conocer que, antes de la prima del 7 de diciembre, es decir, a partir de septiembre y hasta final de año, La Scala pondrá en escena tres grandes títulos de Gioacchino Rossini. La idea es poner de nuevo en marcha el teatro a través de obras que requieren efectivos reducidos, tanto en el foso como en el escenario. Se trata de las óperas L’Italiana in Algeri Il Barbiere di Siviglia que llegarán dirigidas por Riccardo Chailly, así como Il turco in Italia que se estaba representando cuando el coliseo milanés cerró sus puertas en febrero de 2020.

Y antes de este trío rossiniano, a finales de este mes, se celebrará un homenaje a Giorgio Strehler en el centenario de su nacimiento. Para ello se repondrá su mítica producción de Le nozze di Figaro ahora dirigida desde el podio por Daniel Harding y con un destacado reparto en el que destacan Simon Keenlyside, Rosa Feola y Krassimira Stoyanova.– ÓA