La ópera perdida sobre San Ignacio de Loyola se presenta en Barcelona

La obra del compositor italiano Domenico Zipoli, contemporáneo de Bach y Händel, se halló a finales del siglo XX en las antiguas misiones jesuitas de la Amazonia

11 / 05 / 2022 - Lourdes MORGADES - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
En Ensemble Las Hesperides durante el estreno en España a finales de 2020 de la ópera 'San Ignacio de Loyola' en Las Palmas de Gran Canaria © Teatro Pérez Galdos / Nacho GONZÁLEZ

En el 500º aniversario de la estancia de San Ignacio de Loyola en Manresa (Barcelona), el Festival Espurnes Barroques, presenta este domingo 15 de mayo en Barcelona la ópera perdida sobre el santo, que entre 1717 y 1726 compuso el jesuita misionero italiano en Argentina Domenico Zipoli. Dos copias de la obra, que se interpretará en versión de concierto en la iglesia del Sagrado Corazón de los jesuitas del Eixample de Barcelona, fueron halladas a principios de la década de 1990 en los archivos musicales de Chiquitos, en el sur de Bolivia, que en la época la composición de la ópera pertenecía al virreinato del Río de la Plata. Las copias habían sobrevivido a la humedad, el calor y las termitas. La obra fue editada por el etnomusicólogo Bernardo Illari y grabada en 1996 por el Ensemble Elyma bajo la dirección de Gabriel Garrido, quien la presentó en diversos países europeos.

En España, San Ignacio de Loyola se estrenó en octubre de 2020 en el Teatro Pérez Galdos de las Palmas de Gran Canaria por el Ensemble Hesperides, que también la protagonizará el domingo en Barcelona con la soprano Magdalena Padilla interpretando el papel de San Ignacio de Loyola, la también soprano Isabel Álvarez como San Francisco Javier y el contratenor Víctor Ramírez en el rol del Demonio.

Ópera en dos actos, San Ignacio de Loyola, con libreto en castellano, tiene carácter evangelizador. San Ignacio y San Francisco Javier son los protagonistas de la obra a los que el demonio tienta sin éxito. La ópera está escrita para voces agudas, ya que habitualmente este tipo de obras eran interpretadas en las misiones por niños, y en su recuperación a finales del siglo XX los papeles fueron interpretados por voces femeninas y contratenores.

Domenico Zipoli nació en Prato, la Toscana, en 1688 y murió en Córdoba, Argentina, en 1726. Estudió música en Florencia, Nápoles y Roma y en 1716 viajó a Sevilla, donde empezó el noviciado en la orden religiosa de la Compañía de Jesús. De Sevilla partió como misionero a América y se instaló en Córdoba, capital de la provincia de Paraguay, actualmente territorio argentino, donde compuso obras que enviaba a las diferentes misiones. En 1972 fueron hallados en antiguas misiones de San Rafael y Santa Ana, en Chiquitos (Bolivia), los archivos musicales de las poblaciones, que comprendían 2.500 folios, que pasaron a formar parte del archivo musical de Chiquitos, donde posteriormente fueron halladas un grupo de obras de Zipoli, entre la que figuraban las dos copias de la ópera, junto a dos misas, dos salmos, cuatro himnos y cinco antífonas, entre otras partituras.- ÓA