La Ópera Nacional de Chile estrena el monodrama digital 'La compuerta nº 12'

La obra se presenta a través de la plataforma Municipal Delivery del Teatro Municipal de Santiago

22 / 01 / 2021 - OPERA ACTUAL - Tiempo de lectura: 1 min

Print Friendly, PDF & Email
La compuerta nº 12 El barítono Patricio Sabaté en 'La compuerta nº 12' © Diego URZÚA

El cierre de los teatros a causa de la pandemia de la Covid-19 ha generado la creación de un nuevo género de obras: la ópera digital. La pasada primavera, la directora de escena Ella Marchment creó el proyecto Opera Harmony con el que impulsó la creación de micro-óperas digitales de las que estrenó una veintena. Ahora, la Ópera Nacional de Chile recoge el testigo y estrena este 22 de enero a través de la plataforma Municipal Delivery del Teatro Municipal de Santiago La compuerta nº 12, un monodrama digital para barítono, clarinete bajo, viola y sintetizadores y electrónica con música y libreto del compositor chileno Miguel Farías. En total se ofrecerán diez pases hasta el 31 de enero de este monodrama basado en el cuento homónimo del libro Subterra del escritor chileno Baldomero Lillo (1867-1923), considerado el maestro del realismo social en su país. La obra narra la historia de Pablo, quien recuerda las duras condiciones de trabajo y vida de los mineros del carbón en Lota, en la provincia de Concepción, a 550 kilómetros al sur de Santiago de Chile. La obra, creada en 2020 en plena pandemia, busca evocar el encierro a partir de los sonidos, pero también desde lo visual. La propuesta estética gira en torno al dibujo en carbón y construye un ambiente de encierro tanto físico como psicológico.

La compuerta nº 12 está protagonizada por el barítono Patricio Sabaté y cuenta con dirección de escena de Christine Hucke y realización audiovisual de Leonardo Cofré. La obra es una producción del Centro de Experimentación e Innovación en colaboración con Ópera Latinoamérica, el Teatro Municipal de Santiago y la Corporación Cultural Universidad de Concepción (Corcudec) y el apoyo de la Fundación Mustakis.- ÓA