La modernidad de Händel y de su 'Partenope', en el Teatro Colón de A Coruña

La ópera del 'caro sassone' llegará a A Coruña y a Valencia con Les Arts Florissants contando con William Christie en el podio

29 / 09 / 2021 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
William Christie William Christie © Gran Teatre del Liceu / Antoni BOFILL

A Coruña

Amigos de la Ópera
Händel: PARTENOPE
02_10. Versión semiescenificada. (Teatro Colón)

Valencia
Palau de Les Arts
Händel: PARTENOPE

24_10. Versión semiescenificada.

Partenope: Ana Vieira Leite. Rosmira: Helen Charlston. Arsace: Hugh Cutting. Armindo: Alberto Miguélez Rouco. Emilio: Jacob Lawrende.
Ormonte: Matthieu Walendzik. Les Arts Florissants. Dirección musical: William Christie. Dirección de escena: Sophie Daneman.

Tal vez por su difuso sentido de pertenencia, Partenope ha sido una de las partituras que menos suerte han corrido en el continuo proceso de recuperación del corpus operístico händeliano. A medio camino entre el drama y lo bufo, entre lo superfluo y lo profundo, la obra parece desarrollarse un tanto al margen de los ritos y las convenciones de la ópera seria, principalmente por un personaje, Arsace, que traslada bonhomía e incredulidad durante buena parte de la partitura. Son valores que se antojan un punto extraños dentro del estrecho mundo de las convenciones barrocas, y Händel era totalmente consciente de ello. De hecho, ya había propuesto infructuosamente una adaptación del libreto original de la historia escrito por Stampiglia en su época al frente de la Royal Academy of Music, a mediados de los años veinte, una propuesta que fue descartada por lo insustancial de su trama.

Hubo que esperar cuatro años para encontrar el ambiente idóneo para su estreno: tras el fracaso del patrón heroico que propugnaba Lotario, Händel intentó adaptarse al nuevo signo de los tiempos rebajando la intensidad de sus tramas. El libreto acabó por convertirse en uno de los más conocidos de la primera mitad del siglo XVIII, con cerca de 40 adaptaciones por parte de músicos de la talla de Caldara, Vinci o Vivaldi. El argumento de la obra gira en torno a la reina y fundadora de Nápoles (Partenope) y a las vicisitudes de sus pretendientes, cuyos pasados y malentendidos no acaban de abandonarles. El resultado fue una ópera de melodismo continuo que huye de los lugares comunes ofreciendo arias cortas e ironía a espuertas. Fue todo un éxito.

Tres siglos más tarde, nadie mejor que William Christie y la nueva cosecha de jóvenes voces de Le Jardin des Voix encabezados por la soprano portuguesa Ana Vieira Leite para levantar esta trama adolescente de Partenope en una versión semiescenificada firmada por la otrora gran cantante händeliana Sophie Daneman. Los pocos elementos que adornarán el escenario —unos dados gigantes, casillas de ajedrez— trasladan dos de las constantes dramáticas del teatro barroco, tan vigentes ayer como hoy: el poder del azar y la certeza de que los seres humanos somos meros juguetes del destino.– ÓA