La luz de Vives se enciende en Jerez

El Teatro Villamarta dedica dos noches a la obra maestra de Amadeo Vives contando con el debut de la soprano madrileña Rocío Pérez

23 / 01 / 2023 - Ismael G. CABRAL - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
doñafrancisquita-operaactual-villamarta El montaje que se verá en el Villamarta © Teatro Villamarta

Jerez de la Frontera

Teatro Villamarta
Vives: DOÑA FRANCISQUITA
27, 29_01

Doña Francisquita: Rocío Pérez. Fernando: Leonardo Sánchez. Cardona: José Manuel Zapata. Aurora: Cristina del Barrio. Don Matías: Enric Martínez Castignani. O. Filarmónica de Málaga. Coro del Teatro Villamarta. (Dirección: José Ramón Hernández, Ana Belén Ortega). Dirección musical: Carlos Aragón. Dirección de escena: Francisco López.

 

El Teatro Villamarta dedica dos noches a la obra maestra de Amadeo Vives contando con el debut de la soprano madrileña Rocío Pérez en el papel de Doña Francisquita, para luz en medio de una España negra. 

Recrear el alma del viejo Madrid fue el motto seguido por el director de escena Francisco López a la hora de pensar esta aproximación teatral al título más popular de Amadeo Vives, Doña Francisquita, “gran zarzuela”, como se la denominó en su estreno. Una pretensión saldada con la confirmación de haberlo logrado en una de sus últimas reposiciones, en 2017, en el Teatro Campoamor de Oviedo. Se trata de una aproximación realista y ubicada contextualmente en la dictadura del general Primo de Rivera tras su golpe de estado. Sin embargo, esta grisura temporal no tiene un trasvase en la presentación de un decorado muy a menudo luminoso, con vestuario de época de Jesús Ruiz y en el cual el movimiento coral y las partes danzadas en estilo clásico español cobran notable protagonismo.

La obra, punteada por algunas de las más célebres páginas del género como el fandango del baile de cuchilleros, la romanza “Por el humo se sabe” y la Canción del Ruiseñor, esconde al mismo tiempo algunas de las mayores dificultades tanto para los cantantes –así lo remachaba Alfredo Kraus cada vez que tenía oportunidad– como para la concertación desde el foso de todos los ingredientes dispuestos por el compositor barcelonés. Una tarea que aquí corresponderá a Carlos Aragón, habitual en el podio del Villamarta jerezano.

© Diego LAFUENTE

La soprano Rocío Pérez

La soprano que encarna al rol protagonista, Rocío Pérez, atiende a ÓPERA ACTUAL con dos partituras de peso sobre su mesa de estudio, una es La Sonnambula de Bellini, en la que participó en diciembre en el Teatro Real, y la otra Doña Francisquita. “He tenido poca o ninguna relación con el género de la zarzuela porque hasta el momento la ópera ha copado toda mi dedicación”, aclara. Incluso aunque su nombre no sea ajeno a varios de los repartos que en época reciente ha presentado el Teatro de La Zarzuela de Madrid ella siempre ha sido fichada para propuestas más contemporáneas. “Este es mi gran debut en una zarzuela que podríamos denominar clásica”, avanza.

El comienzo de algo

egún la soprano madrileña, “en el género hay pocos roles de interés escritos para una soprano coloratura o lírico-ligera, porque casi todos los personajes femeninos fueron concebidos para sopranos líricas”. Por eso, en vísperas de estas funciones del Villamarta, se siente “expectante” por ver cómo finalmente se adecuará su voz a Francisquita. “Creo que no me he equivocado al dar el paso porque ya en el proceso de estudio estoy sintiendo que el personaje se adapta muy bien a mi voz, me está sorprendiendo y estoy deseando cantarla”. El hecho de hacerlo en el teatro gaditano, tierra a la que le une una vinculación familiar, añade un plus para la cantante madrileña. “Esto será el comienzo de algo y espero acercarme al género en más ocasiones”, comenta. Junto a ella le acompaña un elenco de voces muy afines al orbe zarzuelístico como son José Manuel Zapata, Enric Martínez Castignani, Cristina del Barrio y Leonardo Sánchez.– ÓA