José Luis Basso: "Mi objetivo es que el Coro del Real sea considerado de vanguardia"

Responsable del Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) desde septiembre, ha dejado huella en el Colón de Buenos Aires, el Liceu de Barcelona, el Maggio Musicale Fiorentino, la Ópera de París y el San Carlo de Nápoles

19 / 03 / 2024 - Gema PAJARES - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Basso Coro Teatro Real Intermezzo José Luis Basso al mando del Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) © Teatro Real / Javier DEL REAL

Por primera vez el Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) ha abierto las puertas de su sala de ensayos a un grupo de periodistas. El espacio se quedaba pequeño para los 112 cantantes que conforman la formación, 27 sopranos, 21 mezzos, 24 tenores y 28 bajo-barítonos, quienes participarán en Los maestros cantores de Núremberg, que se estrena el próximo 24 de abril en el coliseo madrileño y para la que no han cesado los ensayos desde el otoño.

El Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) lo conforman 51 miembros; sin embargo, la dimensión de la ópera wagneriana Los maestros cantores de Núremberg, la única comedia que compuso el maestro alemán, ha obligado a reforzarlo con 61 voces más. Hay mucha camiseta en la sala, incluso de tirantes, en este ensayo que el coliseo ha abierto a un grupo de periodistas. Los cantantes gastan deportivas y se nota un ambiente de lo más distendido entre ellos. Las botellas de agua, siempre junto a la silla, siempre a mano. Todo cambia cuando el nuevo director del Coro, José Luis Basso, que aterrizó en el Real el pasado mes de septiembre, dice que empieza el ensayo. Es el único que viste traje y corbata. Nació en La Plata, en Argentina, en 1965, y recoge el testigo de su compatriota, Andrés Máspero (como Titular desde 2010), con quien estudió en el Conservatorio y a quien agradece el enorme trabajo precedente.

Basso canta la parte del solista y da el pie para que el coro entre con la suya. Impresionante cómo se escucha y la enorme fuerza que transmiten las gargantas. Parece una sola voz, una frase manida, quizá, pero que en esta mañana cobra todo el sentido porque la compenetración es un hecho. Basso balancea los brazos y lleva la batuta, en forma de bolígrafo, en la mano derecha. Los miembros del coro pasan las páginas de la partitura casi de golpe, con energía. El aplauso final es tan inevitable como justificado.

"He vivido la época en que el coro no participaba en la acción dramática. Cantaba su parte, nada más. Hoy no se concibe un coro como una mera figuración"

Ya en otra sala, el nuevo padre del Coro Intermezzo, Titular del Teatro Real desde 2010 y que este año cumple 20 de vida (entidad galardonada en 2021 con el Premio ÓPERA ACTUAL), se explaya al hablar de los miembros que lo forman. Un calendario avisa desde la pared: «Se hace camino al cantar». Y se hace. Basso asegura que se ha «trabajado al detalle. Está siendo un trabajo duro. De los cuatro Maestros que he podido dirigir, Intermezzo responde al criterio de lo que hoy es un coro de ópera», afirma el maestro, que lo explica: «He vivido la época en que el coro era una parte del decorado, no participaba en la acción dramática. Cantaba su parte, nada más. Hoy, sin embargo, no se puede concebir un coro como una mera figuración. Y el nuestro es un conjunto que participa y se involucra en la escena, lo que implica, también, una preparación física adecuada. Y es eso precisamente lo que lo sitúa en los más altos estándares a nivel europeo. En otras casas de ópera de enorme prestigio resulta bastante complicado poder mover esas tradiciones tan arraigadas, pero hay que tener en cuenta que los tiempos han cambiado y que la ópera es un espectáculo dinámico y vivo».

Basso reconoce que nunca ha tenido roces con los directores de escena, ni siquiera con los «más excéntricos», cuenta. Y desvela cuál es el reto que se ha propuesto desde que llegó al coliseo el pasado mes de septiembre: «Que el Coro sea considerado como un coro de vanguardia a nivel internacional. Ese es mi objetivo».

© Teatro Real / Javier DEL REAL

José Luis Basso

Y explica lo que está siendo la evolución de los artistas en lo que va de temporada: de un clásico como es la Medea de Cherubini a una ópera contemporánea como Lear, pasando por una zarzuela y recalando en La Pasajera y la obra que ensayan actualmente, «un Wagner que necesita bastante tiempo de preparación y calma. Es, además, la primera vez que trabajo con Pablo Heras-Casado, que es el director musical», cuenta Basso. ¿Qué cualidades destaca en los miembros del coro? «La rapidez tanto para aprender como para prepararse, la capacidad de reacción y la flexibilidad que demuestran. Maestros requiere un nivel vocal que aquí está presente en cada una de las voces, un nivel que antes no había visto». El director del Coro destaca que «el público tiende a sentirse cercano a esa masa de voces, que representan sentimientos que son profundamente humanos, frente a otros que puedan desagradarnos y que encarnan los solistas».

Si hay una palabra que Basso destaca para definir a la formación es grupo, «un grupo que es necesario crear. Cada cantante tiene capacidades e intereses distintos y es necesario dar forma a un grupo sólido. Y ahí es donde está en juego la personalidad del director, capaz de dar forma a un grupo heterogéneo. Cada día significa un esfuerzo para todo, para mí el primero, y un intercambio de energía entre ellos y yo». Con una larga y sólida carrera en Europa, Basso no olvida sus orígenes: «Vengo de la escuela del maestro Romano Gandolfi, de  años en que el espectáculo de ópera lo copaban las grandes figuras, que eran tan enormes que no se necesitaba nada más. El resto, e incluimos al coro, no importaba. Hoy, lo hemos visto, el Coro canta, interpreta, baila y actúa. Es fundamental».

A lo largo de su trayectoria, José Luis Basso ha abordado un repertorio muy amplio, alternando regularmente el concierto, el oratorio y la ópera. Ha sido director de los coros del Liceu barcelonés y de la Ópera Nacional de París, y del Teatro San Carlo de Nápoles, entre otros, y ha participado en los principales festivales líricos. Basso, que se formó musicalmente en Buenos Aires, donde estudió piano, dirección coral y orquestal, inició su actividad como director de coro en el Teatro Argentino de La Plata, donde ha preparado producciones de ópera y conciertos sinfónico-corales.– ÓA

Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) El Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) durante un ensayo © Teatro Real / Javier DEL REAL
Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) El Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) en la ópera 'Halka' © Teatro Real / Javier DEL REAL
Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) El Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo) en la ópera 'Medea' © Teatro Real / Javier DEL REAL