'Gotterdämmerung' llega a Asturias

'El ocaso de los dioses' de Wagner sube por primera vez al escenario del Teatro Campoamor de Oviedo

06 / 09 / 2019 - Pablo MELÉNDEZ-HADDAD - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
La Ópera de Oviedo cierra este mes todo un hito: su primera 'Tetralogía' wagneriana con 'Götterdämmerung' © Ópera de Oviedo
La Ópera de Oviedo cierra este mes todo un hito: su primera 'Tetralogía' wagneriana con 'Götterdämmerung' © Ópera de Oviedo
La Ópera de Oviedo cierra este mes todo un hito: su primera 'Tetralogía' wagneriana con 'Götterdämmerung' © Ópera de Oviedo
La Ópera de Oviedo cierra este mes todo un hito: su primera 'Tetralogía' wagneriana con 'Götterdämmerung' © Ópera de Oviedo

Ópera de Oviedo
Wagner: GÖTTERDÄMMERUNG
10, 14, 17, 21_09 (Teatro Campoamor)

Siegfried: Mijail Vekua. Gunther: Boaz Daniel. Alberich: Zoltan Nagy. Hagen: Taras Shtonda. Brünnhilde: Stéphanie Müther. Gutrune y Tercera Norna: Berna Perles. Waltraute: Agnieszka Rehlis. Primera Norna: Cristina Faus. Segunda Norna: Sandra Ferrández. Woglinde: Vanessa Goikoetxea. Wellgunde: Marina Pardo. Flosshilde: Marina Pinchuk. O. S. del Principado de Asturias. Orquesta Oviedo Filarmonía. Coro Ópera de Oviedo (Dir.: Elena Mitrevska). Dirección: Christoph Gedschold.  Dirección de escena: Carlos Wagner.

La 72ª temporada de la Ópera de Oviedo comienza con la culminación de un hito local: la tercera jornada del ciclo del Anillo del nibelungo, El ocaso de los dioses, fin de la Tetralogía wagneriana que nunca se había visto en las tablas del Campoamor. Un hito para la ciudad “y para el público de Ópera de Oviedo”, según afirma a ÓPERA ACTUAL el director general y artístico de la entidad, Celestino Varela. “La respuesta del público local, acostumbrado sobre todo al repertorio italiano, ha reaccionado muy bien en las diferentes jornadas del ciclo wagneriano” que comenzaron en 2013, ofreciéndose una cada dos años.

“En los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo para ampliar el repertorio programando a autores como Britten o este Anillo”, continúa Varela, “el cual ahora cierra el círculo después de ocho años. Ha sido una proeza no solo por lo que significa a nivel artístico –dos orquestas y solistas expertos–, sino por nuestras limitaciones presupuestarias y, lo más importante, por las capacidades arquitectónicas del Teatro Campoamor. Por eso la propuesta escénica ha quedado condicionada, porque al unir dos orquestas hay que ponerlas en el escenario. los más de 100 músicos que necesitamos sencillamente no caben en el foso. Pero hasta que no se reforme la caja escénica del Teatro estas limitaciones continuarán condicionando la programación”.

© Ópera de Oviedo

Celestino Varela

Varela considera que la ciudad ya estaba preparada para recibir a Wagner. “Somos la segunda temporada más antigua de España y es verdad que todavía nos falta programar Parsifal y Meistersinger. Tardarán, pero llegarán”, asegura. Por lo pronto, el montaje de la última jornada del Anillo seguirá centrado en el vídeomapping, una innovación teatral introducida en España con este proyecto ovetense.

El director resalta la presencia en el reparto del tenor ruso Mijail Vekua y de la soprano suiza Stéphanie Müther. Esta última reemplaza a la portuguesa Elisabete Matos (recién nombrada directora artística del Teatro Nacional São Carlos de Lisboa), acaba de completar el Anillo wagneriano con gran éxito en el Chemnitz Theater y participará en la próxima edición del Festival de Bayreuth. “También debutará con nosotros el director musical Christoph Gedschold”, apunta Varela. En este sentido, no podrá acabar el ciclo el español Guillermo García Calvo, quien estuvo al mando de las tres obras anteriores. “Hacer la Tetralogía en ocho años ha implicado un largo proceso que ha conllevado muchos cambios a nivel personal”. El prólogo (Das Rheingold, 2013) y la primera jornada (Die Walküre, 2015) las firmó escénicamente Michal Znaniecki, pero en Siegfried (2017) la unión de las dos orquestas obligó a cambiar el planteamiento escénico, uniéndose al proyecto Carlos Wagner. “El maestro García Calvo no pudo compaginar agendas y no ha podido culminar este proyecto que para él también era un reto”, apunta Celestino Varela. – ÓA