Fallece el compositor británico Harrison Birtwistle

Considerado uno de los 'enfants terribles' de la música inglesa, Birtwistle murió el lunes en su Accrington natal a la edad de 87 años

20 / 04 / 2022 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Harrison Birtwistle/operaactual.com Sir Harrison Birtwistle © Hanya CHLALA

El legado musical que deja Harrison Birtwistle, figura indiscutible de la música británica contemporánea, es amplio y variado, abarcando desde la música orquestal y de cámara hasta la ópera, género en el que destacó sobremanera con títulos como Punch and Judy, The Mask of Orpheus, The last supper o Gawain.

Nacido el 15 de julio de 1934 en Accrington (Lancashire), localidad en la que falleció el pasado 18 abril, Harrison Birtwistle se formó inicialmente como clarinetista en el Royal Northern College of Music, donde coincidió con una destacada generación de músicos ingleses entre los que se encontraban compositores como Peter Maxwell Davies o Alexander Goehr y el pianista John Ogdon, entre otros. Juntos formaron uno de los grupos más inclasificables y estimulantes de la música británica de posguerra bajo el apelativo de New Music Manchester Group.

Pese a sus inicios vinculados a la música serial, y tras su paso por Estados Unidos, Birtwistle encontró progresivamente su voz a través de un estilo inclasificable en el que resonaban reminiscencias rítmicas, armónicas y estructurales de Ígor Stravinsky u Olivier  Messiaen, siempre filtradas por una personal y radical perspectiva. Muestra de ello son obras orquestales tan destacadas como The Triumph of Time (1972) o Earth Dances (1986).

© Eamon MCCABE

Harrison Birtwistle en su estudio de Dorset

Su debut operístico fue en 1967 con Punch and Judy en el Festival de Aldeburgh y estuvo marcado por el escándalo tanto por la violencia del libreto y la música en sí, como porque Benjamin Britten y Peter Pears abandonaron estentóreamente la sala tras el primer acto. Desde 1975 fue director musical del Royal National Theatre, pero no fue hasta 1986, con el estreno de The Mask of Orpheus en la English National Opera, que obtuvo su primer gran éxito operístico.

Le siguieron Gawain (1990), encargo de la Royal Opera House y título que dio inicio a una larga relación del compositor con el libretista David Harsent; The Last Supper, estrenada en la Berliner Staatsoper el año 2000 bajo la dirección de Daniel Barenboim; The Minotaur que se estrenó en la Royal Opera House en 2008; y The Corridor, ópera de cámara estrenada de nuevo en Aldeburgh en 2009 cerrando así un círculo vital y musical, obra  que el compositor completó en 2015 con una nueva escena titulada The Cure (2015).– ÓA)