Fallece a los 84 años Mirella Freni, soprano lírica de referencia

La destacada cantante murió ayer domingo en su casa de Módena víctima de una larga enfermedad

10 / 02 / 2020 - Roger ALIER - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
La soprano italiana en una gala del Metropolitan Opera de Nueva York en 2005 © The Metropolitan Opera / Ken HOWARD

El domingo 9 de febrero fallecía en su hogar en Módena (Italia), a punto de cumplir 85 años, la inolvidable soprano italiana Mirella Freni, una de las más destacadas voces de su generación que tuvo una estrecha relación con los principales teatros españoles, especialmente en Barcelona, Bilbao y Oviedo.

La muerte de la soprano italiana Mirella Freni a los de 84 años se produjo el domingo 9 de febrero después de una larga enfermedad degenerativa y de sufrir una serie de derrames cerebrales según anunció Jack Mastroianni, su antiguo agente de IMG Artists Management.

Mirella Freni (cuyo verdadero apellido era Fregni) había nacido en Módena el 27 de febrero de 1935, un año famoso por haber sido también el de Fiorenza Cossotto, Marilyn Horne y Luciano Pavarotti. Este último, nacido también en Módena unos meses más tarde que Mirella, fue criado por la misma nodriza que ella y, además, sus respectivas madres trabajaron en la misma fábrica. La amistad entre ambos los llevó a estudiar en Milán con el mismo profesor de canto, Ettore Campogalliani, ilustre profesor de la Tebaldi.

Muy prometedora, Mirella debutó antes de cumplir los 20 años en el papel de Micaëla, de Carmen en su ciudad natal, la belleza y frescura de su voz le abrió las puertas del Festival de Glyndebourne, donde cantó Zerlina, de Don Giovanni (1960) y dos años más tarde Susanna, en Le nozze di Figaro y Adina en L’elisir d’amore, pero renunció a cantar trece veces La traviata en el festival, cuyo calendario era demasiado exigente. En la temporada de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera debutó en 1961 con La Bohème, título que interpretó para la entidad en seis temporadas, además de otros títulos como Turandot, Carmen, Faust, Manon, L’elisir d’amore, La fille du régiment, Simon Boccanegra, Don Carlo y Adriana Lecouvreur en 1992, su última ópera para los abaístas.

En el Teatro Campoamor de Oviedo también debutó en 1961 con La Bohème, escenario en el que cantó en 14 ocasiones en títulos como Turandot, Faust, Manon, L’elisir d’amore, La fille du régiment y Simon Boccanegra. También con La Bohème se despidió del coliseo asturiano, donde la cantó en otras tres ocasiones y al que regresó en 2007 para recibir el Premio Campoamor a toda una carrera.

Por otra parte, obtuvo sonoros éxitos en el Covent Garden de Londres con la Nannetta de Falstaff, La traviata y la Marguerite de Faust. Poco después (1962) se distinguió en la versión de La Bohème de Franco Zeffirelli, bajo la dirección de Von Karajan, cantada en La Scala y luego grabada en el papel que supuso su éxito mundial definitivo. En 1965 debutó en el Metropolitan de Nueva York con una Mimì de La Bohème; volvió allí muchas veces, totalizando 140 funciones en dicho teatro.

En 1968 grabó otro éxito espectacular: Roméo et Juliette, de Gounod, junto a Franco Corelli. Su debut en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona fue el 10 de enero de 1971 con un Faust del que cantó solo dos funciones (el papel de Siébel lo interpretó curiosamente el tenor Josep Carreras) después de haber cantado La Bohème en el Teatro de La Zarzuela de Madrid el año anterior, nada menos que junto a Luciano Pavarotti. No regresó a Barcelona hasta el 6 de febrero de 1982, con un concierto dirigido por Romano Gandolfi y en 1984 cantó en el Liceu un Faust con Alfredo Kraus, Vicente Sardinero y Justino Díaz. Ese año cantó un Requiem de Verdi unos meses más tarde, también con Carreras. En 1985 regresó con Simon Boccanegra al Liceu acompañada de su segundo esposo, el bajo Nicolai Ghiaurov, con quien también cantó un Requiem verdiano con Carreras y el bajo Martti Talvela (mayo de 1984).

Junto a su 'hermano de leche', Luciano Pavarotti, haciendo historia en 'La Bohème'

En 1985-86 cantó Adriana Lecouvreur con Fiorenza Cossotto y dos temporadas más tarde volvió con tres espectaculares óperas a su cargo: de nuevo Adriana Lecouvreur al lado de Plácido Domingo, un Evgeni Onegin que para interpretarlo se había preocupado de aprender el idioma ruso, y Manon Lescaut con Peter Dvorsky. Volvió en 1991 para cantar una Bohème con Aragall y, en una función, con un joven Roberto Alagna. En esta Bohème, que dirigió Roberto Abbado, el Colline era su esposo, Ghiaurov. Apareció por última vez en el Liceu con Fedora de nuevo con Carreras.

Se le otorgó la Medalla de Oro del Liceu y en Bilbao recibió la Medalla de la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera, mientras que los Premios Líricos Campoamor de Oviedo reconocieron su carrera en su segunda edición, en 2007.

En 1996 había sido la Mimì de la función del centenario de La Bohème de Puccini en el Teatro Regio de Turín, con un Pavarotti ya un poco en declive, y con su esposo como Colline. En 1999 presentó su última y novedosa grabación de Madame Sans-Gêne, de Giordano, valiosa aportación al repertorio verista.

Después de la muerte de su esposo (2004) se dedicaba ya a la enseñanza del canto, en su ciudad natal, en la que ha fallecido pocos días antes de cumplir los 85 años de edad.– ÓA