El Teatro Campoamor plantea un ambicioso recorrido por la zarzuela en su XXVII Festival de Teatro Lírico Español

La programación incluye una gala protagonizada por Ainhoa Arteta, el estreno en Oviedo de 'María Moliner' y una nueva producción propia de 'Agua, azucarillos y aguardiente' y 'La Revoltosa'

17 / 12 / 2019 - Pablo GALLEGO - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Desde la izquierda, el responsable artístico del Festival, Cosme Marina; la gerente de Oviedo Filarmonía, María Riera; el presidente de la Fundación Municipal de Cultura y concejal del área, José Luis Costillas; y la presidenta de la Capilla Polifónica, Rut Ruisánchez, al inicio de la rueda de prensa © Festival de Zarzuela

El Festival de Teatro Lírico Español de Oviedo, que cumple su 27.ª edición, presentará, de febrero a junio, un ambicioso recorrido por la historia del género, desde la zarzuela clásica, como El barberillo de Lavapiés, hasta uno de los últimos estrenos patrios, la ópera documental María Moliner  de Antoni Parera Fons. Producción del Teatro de la Zarzuela, volverá a contar con la voz protagonista de María José Montiel, en una escena firmada por Paco Azorín y contando con Víctor Pablo Pérez, quien acude al festival por primera vez. Además, las voces de César San Martín, Amparo Navarro, Gerardo Bullón, Simón Orfila o Marina Rodríguez Cusí, entre otras.  La programación incluye una gala lírica protagonizada por la soprano Ainhoa Arteta, coincidiendo con su participación en las funciones de la opereta Katiuska, y una nueva producción del Festival que unirá, en una sesión doble, Agua, azucarillos y aguardiente con La Revoltosa.

El Campoamor es, tras el Teatro de La Zarzuela, el único bastión del género con altos estándares de calidad, “mientras que en muchos otros lugares del país es prácticamente inexistente, lo que no habla muy bien de quienes están al frente de las instituciones públicas”, juzgó el responsable artístico del Festival, Cosme Marina. “Oviedo es ejemplo por su continuidad, a través de diferentes administraciones, con la calidad por encima de todo, porque la zarzuela está en una encrucijada esencial”, apuntó, “por la lenta pero constante renovación del público, lo que nos obliga a establecer una nueva frontera, buscando la novedad pero manteniendo siempre la tradición sobre la que se sustenta el género lírico”.

La orquesta Oviedo Filarmonía -que como recordó su gerente, María Riera, “nació vinculada a este festival”-, estará en el foso en todas las funciones de los cinco títulos programados, aportando además a sus dos directores. El titular, Lucas Macías, estará al frente de Katiuska, en la conocida producción de Emilio Sagi; e Iván López Reynoso llevará la batuta de la gala con Ainhoa Arteta.

Miquel Ortega y Víctor Pablo Pérez, que debuta en el Festival, completan la nómina en el podio del Teatro Campoamor. En los repartos destacan grandes nombres de la lírica en español, como María José Montiel, Nancy Fabiola Herrera, Borja Quiza, Cristina Faus , María Miró, Angel Òdena o Amparo Navarro. La Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo celebrará, esta temporada, el medio siglo transcurrido desde su fundación, además de las bodas de plata como coro titular del Festival de Zarzuela.– ÓA