El Teatro Arriaga acoge el estreno absoluto de ‘Saturraran’, de Juan Carlos Pérez

La ópera, con libreto de Kirmen Uribe, narra una tragedia tras un amor imposible y se ofrecerá en dos veladas en el coliseo bilbaíno

18 / 06 / 2024 - P. M.-H. - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Saturraran Teatro Arriaga Un ensayo de 'Saturraran' © Teatro Arriaga
Saturraran Teatro Arriaga Las rocas de Satur y Aran, conocidas por Eskilantzarri, en la playa de Saturraran © Geoparque Costa Vasca

Bilbao

Teatro Arriaga

Juan Carlos Pérez: SATURRARAN Estreno absoluto

JUN / 20, 22

Elías Arranz, Andrea Jiménez, Marifé Nogales, José Manuel Díaz, Botond Ódor, Aitor Garitano, Itxaro Mentxaka, Iñigo Fernández. Bilbao Orkestra Sinfonikoa. Sociedad Coral de Bilbao (Dirección: Enrique Azurza). Dirección musical: Jon Malaxetxebarria. Dirección de escena: Lucía Astigarraga.

 

La ópera sigue palpitando, y otra prueba de ello se paseará por el escenario del Teatro Arriaga, y cantada en euskera: Saturraran, un estreno absoluto del compositor Juan Carlos Pérez y libreto de Kirmen Uribe coproducida por la Diputación Foral de Bizkaia y el coliseo bilbaíno, que acogerá dos funciones los próximos jueves y sábado.

Ópera en euskera. Un título de nueva creación. El Teatro Arriaga de Bilbao prepara desde hace semanas este estreno absoluto. Se trata del segundo “gran proyecto lírico de la temporada”, tal y como indican fuentes del coliseo bilbaíno para referirse a Saturraran, nacida de la imaginación de dos de las grandes figuras de la cultura vasca de las últimas décadas, el compositor Juan Carlos Pérez y el ecritor y libretista Kirmen Uribe, quienes firman esta coproducción de la Diputación Foral de Bizkaia y el Teatro Arriaga. Para dar vida a la nueva partitura se contará con la dirección musical de Jon Malaxetxebarria en un montaje que dirige escénicamente Lucía Astigarraga, quien ha optado por una estética abstracta que resalta la belleza de lo sencillo y que contribuye a poner el foco en lo onírico que evoca el libreto. La obra acoge a un amplio plantel de consagrados solistas, con la Bilbao Orkestra Sinfonikoa (BOS) en el foso y con el generoso aporte del coro sinfónico de la Sociedad Coral de Bilbao.

La ópera mira a una leyenda que se centra en un paraje espectacular enclavado en la bahía de Ondárroa, limítrofe con el municipio guipuzcoano de Motrico, la playa de Saturraran que, precisamente, da nombre al lugar, Satur y Aran; es como se les llama a dos peñas o rocas situadas en un extremo de la playa, la cuales también se conocen como Eskilantzarri (forman parte de las rocas más antiguas de Geoparkea – Geoparque de la Costa Vasca). Según la tradición, los dos peñascos corresponden al espíritu de dos amantes que la sociedad de su tiempo les impidió amarse, llevando a la pareja a decidir ahogarse en el mar. La leyenda cuenta que, más tarde, dos grandes rocas emergieron en la playa en memoria de Satur y Aran. Esta historia mágica está en la raíz del libreto de Kirmen Uribe, que la replantea en Saturraran convirtiéndola en “la historia de dos mujeres que no pueden amarse”.

En la ópera, ambientada en la década de 1980, Ane, la hija de un pescador de alta mar, y Luna, una andaluza que llegó en una furgoneta, se enamoran. Atrapadas por el torbellino de la heroína y, sintiendo el rechazo de los vecinos, deciden refugiarse en las ruinas de la prisión de Saturraran. José, el padre viudo de Ane, intentará ayudarlas, pero la dificultad de aceptar lo diferente, el embate de la heroína, el Sida y el declive del mundo de la pesca se interponen en la relación. Todos estos temas aparecen en Saturraran, “un homenaje a la generación perdida que nos enseñó a ser libres”, según informa el Teatro Arriaga.

La escenografía es de Philip Rubner, quien ya trabajó previamente con Astigarraga en Weimar y que para Saturraran apuesta por
reflejar un espacio infinito pero que al mismo tiempo genera una sensación asfixiante. El figurinista Ibai Labega ha imaginado un vestuario atemporal y fantasioso, partiendo de un minucioso análisis de diversa documentación acerca de la indumentaria que se utilizaba en Ondarroa en los años 80. El diseño de iluminación es de Alberto Rodríguez Vega.

La obra contará con un reparto integrado por Andrea Jiménez, Marifé Nogales, Elías Arranz, José Manuel Díaz, Botond Ódor, Aitor Garitano e Itxaro Mentxaka, encargados de dar vida a una ópera que, una vez más, narra la tragedia que se oculta tras un amor imposible.– ÓA