El 'Otello' de Florencia con Mehta, en Cinesa

El 12 y 15 de agosto se ofrece la grabación con Fabio Sartori y Marina Rebeka como protagonistas realizada durante la pandemia

09 / 08 / 2021 - ÓPERA ACTUAL - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Otello Marina Rebeka y Fabio Sartori realizaron una interpretación llena de emoción © Teatro Maggio / Michele MONASTA
Otello La producción de Valerio Binasca profundiza en la esencia de la obra © Teatro Maggio / Michele MONASTA

Este Otello estaba previsto inicialmente para representarse en el Festival del Maggio Musicale Fiorentino, pero debido a que entonces los teatros italianos estaban cerrados, fue aplazado hasta el 30 de noviembre de 2020 cuando fue grabado, sin público, por la RAI, grabación que ahora se ofrece en los cines españoles. Muchos eran los motivos de interés en esta nueva producción, empezando por los debuts de Fabio Sartori y Marina Rebeka en los papeles de Otello y Desdemona. Casi un debut era también el Yago de Luca Salsi, que lo había hecho solamente una vez y en forma de concierto.

Sartori explicó que había preparado el rol con Plácido Domingo, cuyos consejos habrían seguramente inducido una interpretación introspectiva y rica en matices según comentaba el corresponsal en Roma de ÓPERA ACTUAL Mauro Mariani en la crítica que hizo en esa fecha de la retransmisión televisiva: «La personalidad de su interpretación y su voz plenamente timbrada en todos los registros anuncian ya al Otello que será en los próximos años». «Salsi propone en cada palabra y siempre con el acento justo y sin las exageraciones que puedan llegar a hacer del personaje una caricatura mefistofélica» y «La Desdemona de Marina Rebeka es una mujer que ama a su esposo pero que sabe reaccionar ante las injurias y que propina una enérgica bofetada a Otello cuando este la acusa de ser una «vil cortesana», dando siempre muestra de una gran intensidad expresiva». Mientras que Zubin Mehta, según Mariani, «otorga un valor suntuoso a la orquesta de Verdi, con una belleza del sonido y una delicadeza en los detalles que saben sacar a la luz todos los colores de esta tragedia. La dirección escénica de Valerio Binasco no presenta ideas particularmente originales –ya no puede considerarse como tal la de ambientar la obra a principios del siglo XIX– pero aun así profundiza en la concepción de un montaje que se revela perfectamente de acuerdo con la concepción musical».– ÓA