El Liceu vuelve a la ópera escenificada con 'Don Giovanni'

La obra maestra de Mozart subirá al escenario del Gran Teatre barcelonés en una producción de Christof Loy

17 / 10 / 2020 - Antoni COLOMER - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
'Don Giovanni' en la producción de la Ópera de Frankfurt que se verá en el Liceu © Ópera de Frankfurt / Monika RITTERHAUS
Leonor Bonilla será Zerlina en la producción de Christof Loy © Teatro de La Maestranza / Guillermo MENDO
'Don Giovanni' en la producción de la Ópera de Frankfurt que se verá en el Liceu © Ópera de Frankfurt / Monika RITTERHAUS

Gran Teatre del Liceu

Mozart  DON GIOVANNI

24, 26, 28, 31_10, 2, 5, 8_11

Don Giovanni: Christopher Maltman. Il Commendatore: Adam Palka. Donna Anna: Miah Persson. Don Ottavio: Ben Bliss. Donna Elvira: Véronique Gens. Leporello: Luca Pisaroni. Masetto: Josep-Ramon Olivé. Zerlina: Leonor Bonilla. Orquestra Simfònica y Cor del Gran Teatre del Liceu. Dirección: Josep Pons. Dirección de escena: Christof Loy.

 

Tras el emotivo recital ofrecido por Sondra Radvanovsky y Piotr Beczala e Il trovatore en versión de concierto, el Liceu presenta a finales de octubre la primera ópera escenificada desde el cierre por confinamiento. El título escogido es Don Giovanni, una de las obras maestras de Mozart, que se verá en una producción firmada por Christof Loy que contará con el director musical del teatro, Josep Pons, en el podio. La obra ha tenido que sufrir algún recorte de sus números musicales y en la duración del entreacto para cumplir con las medidas sanitarias que obligan al cierre de teatros a las 23h.

En el reparto destaca la presencia del barítono inglés Christopher Maltman como protagonista, a quien dará réplica el Leporello de Luca Pisaroni. Miah Persson será Donna Anna y Véronique Gens volverá al Liceu, tras unos años de ausencia, incorporando a Donna Elvira. Otro reencuentro muy esperado será con Leonor Bonilla, una de las sopranos españolas de mayor proyección en la actualidad, que debutará el papel de Zerlina. «Aunque mi carrera me ha llevado, por ahora, por otros repertorios, siempre me ha gustado cantar Mozart. Mi debut fue precisamente con Servilia de La clemenza di Tito en Valladolid y, desde entonces, no he vuelto a interpretar un papel mozartiano en escena. En concierto he cantado las arias de la Reina de la Noche y en el aire está la posibilidad de cantar Susanna, de Le nozze di Figaro, un papel que me encanta y que creo que encaja con mi voz. Pero la oportunidad ha llegado con Zerlina», comenta a ÓA la cantante andaluza, Premio ÓPERA ACTUAL 2019.

"Pons se ha visto obligado a cortar un par de números de la obra para encajar la función en los horarios impuestos por las autoridades sanitarias"

En el Liceu se recuerda a Leonor Bonilla por su premio en el Concurso Tenor Viñas y por su interpretación de la Contessa di Folleville en Il viaggio a Reims con dirección escénica de Emilio Sagi. «Este montaje de Don Giovanni está dirigido por Christof Loy, con quien ya trabajé en Capriccio en el Teatro Real. Una producción muy de su estilo, con escenografía muy diáfana y mezcla de elementos clásicos y modernos. Lo que me gusta de él es el intenso trabajo teatral que hace con los cantantes, aunque ahora, por las circunstancias que todos sabemos, hemos tenido que modificar algunos aspectos para evitar al máximo el contacto. Algo difícil en una ópera de Mozart y más en un personaje tan físico como Zerlina, que canta frases como “Toccami quà” en el aria con Masetto o en el famoso dúo “Là ci darem la mano”».

En ese sentido, los ensayos se están desarrollando con extremas medidas de seguridad. «Estamos ensayando con mascarilla, lo cual es necesario, pero sin duda dificulta las cosas. En el caso de Zerlina, que en algunos momentos debe articular y respirar muy rápido, es un problema. Aunque me siento cómoda cantándolo, es un papel con una tesitura muy central para mí. Por eso tengo ganas, como toda la compañía, de que lleguen los últimos ensayos para poder cantar con normalidad». En ese sentido,  Josep Pons se ha visto también obligado a cortar un par de números de la obra, entre ellos el moralista finale, para encajar la función en los horarios impuestos por las autoridades sanitarias.

Bonilla, que debía participar en Dialogues des carmélites de Francis Poulenc que el Liceu tenía previstos inicialmente para esta temporada, partirá a Japón al acabar las funciones en Barcelona sin apenas tiempo para cambiar la maleta. Una muestra de la carrera meteórica de esta talentosa soprano sevillana.- ÓA