El Liceu recupera la fantástica producción de McVicar de 'Adriana Lecouvreur'

Roberto Alagna y Freddie de Tommaso se alternarán en el rol de Maurizio, principales atractivos de un reparto regado de cancelaciones

10 / 06 / 2024 - P. M.-H. - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
ROH Adriana 'Adriana lecouvreur' con dirección de escena de David McVicar © ROH / Catherine Ashmore
Adriana Liceu Un momento de la rueda de Prensa de presentación de la ópera de Cilea © Gran Teatre del Liceu
Adriana Liceu Roberto Alagna, Aleksandra kurzak y Freddie de Tommaso © Gran Teatre del Liceu

Barcelona

Gran Teatre del Liceu

Cilea: ADRIANA LECOUVREUR

JUN / 16, 17, 19, 20, 22, 26, 29

Adriana Lecouvreur: Aleksandra Kurzak / Valeria Sepe. Princesa De Bouillon: Daniela Barcellona / Clémentine Margaine. Maurizio: Freddie De Tommaso / Roberto Alagna. Michonnet: Ambrogio Maestri / Luis Cansino. Quinault: Carlos Daza. Poisson: Marc Sala. Príncipe De Bouillon: Felipe Bou / Didier-Pieri. Mayordomo: Carles Cremades / Pau Bordas. Mademoiselle Jouvenot: Irene Palazón. Mademoiselle Dangeville: Anaïs Masllorens. Cor del Gran Teatre del Liceu (Dirección: David-Huy Nguyen-Phung). Orquestra Simfònica del Gran Teatre del Liceu. Dirección musical: Patrick Summers. Dirección de escena: David McVicar.

 

Dos repartos iluminarán las siete funciones de la obra maestra de Cilea que en junio despide la temporada liceísta y que regresa con la aclamada propuesta escénica de David McVicar estrenada en el coliseo de La Rambla en 2012.

Con la luminosa, detallista y hermosa propuesta escénica de David McVicar que subió a las tablas del Gran Teatre del Liceu en 2012, ahora repuesta por Justin Way, el coliseo barcelonés recupera como colofón de su temporada Adriana Lecouvreur, obra maestra de Cilea. La producción cuenta con escenografía de Charles Edwards, vestuario de Brigitte Reiffenstuel, iluminación de Adam Silverman y coreografía de Andrew George, mimbres de lujo para una partitura que es puro drama teatral y que antecede a una nueva entrega, en julio, de Òh!pera, este año dentro de la programación del Festival Grec.

A medio camino entre el verismo y el legado de la ópera francesa, Adriana Lecouvreur siempre conquista por su combinación de melodías inolvidables y un libreto muy bien concebido. Las desventuras de su protagonista, una gran actriz de la Comédie-française, contará con una pléyade de intérpretes que subirán a escena desde el domingo 16 de junio hasta el sábado 29 de este mismo mes, una coproducción con Londres, Viena, San Francisco y París y que en esta reposición contará con la dirección musical de Patrick Summers quien, tras haber dirigido La Cenerentola (2008) y La Favorite (2018), regresa al podio del Liceu para ponerse al mando de la Simfònica del Gran Teatre y del Coro liceísta que en esta ocasión ha preparado David-Huy Nguyen-Phung.

Roberto Alagna: “El montaje dibuja muy bien a los personajes, son muy modernos y actuales, aunque en un entorno tradicional”

El tenor francés Roberto Alagna, uno de los favoritos del público internacional y que participó en las funciones liceístas de 2012, regresará en esta ocasión para encabezar un reparto que ha sufrido diversas modificaciones desde que se anunció la temporada liceísta. Y si los previamente anunciados Kaufmann, Buratto, Rachvelishvili y Yoncheva se fueron cayendo del cartel como si fueran hojas de árboles en otoño brindando una pésima imagen para el teatro, un reemplazante como Alagna es una alternativa ideal como Maurizio, quien se alternará con el aclamado Freddie De Tommaso. En el papel titular estarán Aleksandra Kurzak, la esposa de Alagna, y la aquí debutante Valeria Sepe, mientras que Daniela Barcellona y Clémentine Margaine se alternarán como la Princesa de Bouillon, con Ambrogio Maestri y Luis Cansino en el papel de Michonnet.

Para Alagna el rol de Maurizio, “es bellísimo y me sabe mal que se trate de una ópera tan poco conocida, porque es muy hermosa”, según afirmaba el tenor francés al estrenar el montaje de MacVicar en Barcelona: “El teatrino que aparece en la escenografía es bellísimo, tanto que me encantaría usarlo para cantar Pagliacci. Además el montaje dibuja muy bien a los personajes, son muy modernos y actuales, aunque en un entorno tradicional”.– ÓA