El Grand Théâtre de Ginebra ofrece 'Pelléas et Mélisande' en 'streaming' y gratuito

La ópera puede verse hasta el 31 de enero en la web del coliseo y a partir del 19 de febrero en OperaVision en la producción firmada por la artista Marina Abramović y el coreógrafo Sidi Larbi Cherkaoui

17 / 01 / 2021 - Albert Garriga - Tiempo de lectura: 4 min

Print Friendly, PDF & Email
Pelléas Ginebra La producción de 'Pelléas et Mélisande' en la Ópera de Ginebra © Ópera de Ginebra / Rahi REZVANI
Théâtre Genève Fachada principal del Grand Théâtre de Ginebra © Grand Théâtre Genève

Al mal tiempo, buena cara o, a la pandemia, ópera en streaming, sobre todo si se trata de una producción tan brillante como la de Pelléas et Mélisande (Debussy),proveniente de la ópera de Flandes (2018), que propone el coliseo ginebrino el próximo lunes 18 de enero a las 19,30h. Posteriormente se podrá ver en la web del coliseo y a partir del 19 de febrero y hasta el 19 de agosto de 2021 en OperaVision. Para este drama lírico eminentemente simbolista, se ha reunido un equipo artístico de gran nivel, encabezados por los coreógrafos Sidi Larbi Cherkaoui y Damien Jalet, que firman la dirección de escena y la coreografía – con su compañía Eastman y la colaboración del Ballet del Grand Théâtre -, con una escenografía cósmica de la artista Marina Abramović, videoarte del artista visual Marco Brambilla y un vistoso vestuario de la célebre diseñadora de alta costura holandesa Iris Van Herpe. La retrasmisión, dirigida por el cineasta franco-alemán Andy Sommer, podrá seguirse en directo desde la plataforma digital del GTG y desde la Radio Télévision Suisse y en diferido en la plataforma OperaVision

Si el apartado escénico ya brilla con luz propia, el musical no va para menos en este Pelléas et Mélisande. Jonathan Nott, especialista en el repertorio y director titular de la Suisse Romande dirigirá una orquesta que saldrá de su habitual foso para situarse en la platea del teatro, garantizando así las medidas de seguridad sanitaria impuestas por el Gobierno federal. El dúo protagonista estará interpretado por los dos cantantes de referencia actual en sus correspondientes roles, el barítono sudafricano Jacques Imbrailo (Pelléas) y la soprano noruega Mari Eriksmoen (Mélisande).

Lejos del verismo y realismo italiano, la ópera de Debussy, con libreto del mismo compositor y de Maurice Maeterlinck, introduce el psicoanálisis freudiano, entre el inconsciente y la interpretación de los sueños, donde lo inexpresado ocupa un lugar central y se refleja a través de símbolos. Precisamente, el simbolismo de Debussy huye de los cánones wagnerianos y de la grandilocuencia dramática y musical y busca crear una atmósfera íntima, introspectiva, dubitativa y misteriosa, traducida en un lenguaje musical de densa simplicidad, donde los motivos musicales vienen dados por la orquesta y los solistas desarrollan una declamación lírica.

Incapaz de leer la mirada de su esposa, Golaud – interpretado por el barítono británico Leigh Melrose – se vuelve loco de celos, mientras que el amor entre ella y Pelléas, que es invisible, se percibe en toda la atmósfera. Estos diálogos íntimos añaden una dimensión espiritual, trascendental. De hecho, Abramović basa su concepto escénico, cristalino y cósmico “en estos elementos fuertes y significativos que permiten dibujar un universo tan interior como universal; nuestra conciencia se ha disociado completamente de nuestras fuentes de energía. Quiero restaurarlo”, explica la artista. Precisamente el concepto escénico de Sidi Larbi Cherkaoui y Damien Jalet se basa en este marco para evocar la eterna renovación. “Al final de la ópera, el misterio de Mélisande se transmite a su nieta, y también sentimos que Golaud sobrevivirá en su hijo Yniold”, interpretado aquí por la soprano suiza Marie Lys, “Este movimiento permanente, este ciclo de vida, dice mucho sobre nuestra condición humana” concluye Cherkaoui. Todo ello hace de esta producción de la ópera simbolista de Debussy una fábula onírica, surrealista, pictórica, intrigante y cósmica. ÓA