Solo dos óperas en la programación alternativa del Festival de Salzburgo

Propone dos óperas, conciertos sinfónicos, sonatas para piano y cuatro recitales con Yoncheva, Netrebko, Eyvazov, Flórez y Bartoli

10 / 06 / 2020 - ÓPERA ACTUAL - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Lukas Crepaz, Helga Rabl-Stadler, Markus Hinterhäuser, organizadores del festival © Festival de Salzburg / Lydia GORGES

A pesar de los impedimentos que supone programar ópera en tiempos de pandemia, el Festival de Salzburgo 2020 mantiene su 100ª edición para este verano pero con una programación adaptada a las necesidades excepcionales de la situación actual. Presentará solo dos títulos operísticos, dos clásicos como Così fan tutte y Elektra, además de recitales y conciertos líricos con estrellas como Anna Netrebko o Juan Diego Flórez, recitales de Lied y de piano y conciertos sinfónicos con los Wiener Philarmoniker a cargo de directores como Christian Thielmann o Ivor Bolton.

A finales de mayo el Festival de Salzburgo 2020 confirmaba su edición número 100 de este verano, que inevitablemente se verá afectada por la pandemia del coronavirus y que reducía la oferta propuesta hace meses para celebrar su centenario adaptándo las propuestas a las medidas de seguridad exigidas. Ayer presentó su programación definitiva, que restringe los lugares de representación de 16 a 8 y dispone de unos conceptos de prevención con la ayuda de un comité de expertos y de las autoridades sanitarias.

En primer lugar, podrá verse una Elektra (01, 06, 10, 16, 21 y 24 de agosto) con dirección escénica de Krzysztof Warlikowski y musical de Franz Welser-Môst al frente de los Wiener Philarmoniker. Los roles principales los interpretarán Ausrine Stundyte (Elektra), Asmik Grigorian (Chrysothemis), Tanja Ariane Baumgartner (Klytämnestra) y Michael Laurenz (Aegish). Una oferta operística muy limitada que continuará con Così fan tutte (02, 05, 09, 12, 15 y 18 de agosto) en un montaje de Christof Loy con Joana Mallwitz a la batuta y los cantantes Elsa Dreisig (Fiordiligi), Marianne Crebassa (Dorabella), Andrè Schuen (Guglielmo), Bogdan Volkov (Ferrando), Lea Desandre (Despina) y Johannes Martin Kränzle (Don Alfonso).

El festival programa una amplia oferta de conciertos sinfónicos de los Wiener Philarmoniker, uno de ellos con Elina Garanca y Christian Thielmann a la batuta para ofrecer los Lieder sinfónicos de Wagner (21 y 22 de agosto); y otros espectáculos sinfónicos como Das Lied von der Erde con Piotr Beczala y Tanja Ariane Baumgartner como solistas acompañados por la ORF Radio-Symphonieorchester Wien (14 de agosto). Igualmente un ciclo de Lieder con Matthias Goerne interpretando los canciones de Beethoven con Jan Lisiecki al piano (Crítica ÓA), y con Benjamin Bernheim que cantará piezas de Duprac, Strauss o Clara Schumann.

Asimismo, también se ofrecen conciertos de cámara, un ciclo de sonatas de Beethoven para piano interpretadas por Igor Levit y cuatro recitales con Anna Netrebko y Yusif Eyvazov, Juan Diego Flórez, Sonya Yoncheva acompañada por la Cappella Mediterranea y Cecilia Bartoli junto a Les Musicines du Prince-Monaco.

En el ámbito teatral, se ofrecerá la tradicional Jedermann de Hugo von Hofmannsthal, dirigida por Michael Sturminger con la colaboración del conjunto Ensemble 013. También se anuncian en este apartado Everywoman de Milo Rau y Ursina Lardi, con la dirección de Rau y la participación de Lardi en el escenario; y la también contemporánea Zadnek Adamec de Peter Handke, dirigida por Friederike Heller.

En relación con las medidas sanitarias, el festival aclara que la audiencia estará obligada a utilizar mascarilla, excepto cuando se hayan ocupado sus butacas durante las representaciones, y a respetar la distancia de seguridad de un metro. Para evitar grandes aglomeraciones, se han reducido los escenarios del certamen a la mitad, no habrá eventos simultáneos ni intervalos o servicios de catering durante las representaciones. También se desinfectarán con frecuencia los puntos neurálgicos y, evidentemente, se han reducido significativamente los aforos para poder respetar un metro cuadrado de seguridad para cada localidad.– ÓA