El 'Barberillo' en el Maestranza, a la tercera va la vencida

La zarzuela de Barbieri, que ha tenido que aplazarse en dos ocasiones, por fin subirá este mes al escenario del coliseo andaluz

04 / 03 / 2021 - Ismael G. CABRAL - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
barberillo El exitoso 'Barberillo' con Borja Quiza y Cristina Faus llegará a Sevilla © Festival de Teatro Lírico Español / Alfonso SUÁREZ
barberillo 'El barberillo de Lavapiés', con Borja Quiza (en la imagen) y Cristina Faus, se podrá ver en marzo en Sevilla © Teatro de La Zarzuela / Javier DEL REAL
barberillo Quiza, acompañado por Faus y una fantástica María Miró © Festival de Teatro Lírico Español / Alfonso SUÁREZ
barberillo 'El barberillo de Lavapiés' en la producción del Teatro de la Zarzuela firmada escénicamente por Alfredo Sanzol © Teatro de la Zarzuela / Javier DEL REAL

Teatro de La Maestranza
Barbieri: EL BARBERILLO DE LAVAPIÉS

10, 12_03

Lamparilla: Borja Quiza. Paloma: Cristina Faus. Marquesita del Bierzo: Maria Miró. Don Luis de Haro: Javier Tomé. Don Juan de Peralta: David Sánchez. Don Pedro de Monforte: Abel García. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Coro de Amigos del Teatro de La Maestranza (Dirección: Íñigo Sampil). Dirección: José Miguel Pérez-Sierra. Dirección de escena: Alfredo Sanzol.

 

La elogiada producción de Alfredo Sanzol estre­nada en el madrileño Teatro de La Zarzuela en marzo de 2019 de esta pequeña joya de Francisco Asenjo Barbieri, recala por fin en el Maestranza de Sevilla tras dos intentos abortados por efecto de la pandemia.

El 13 de marzo de 2020 todo el equipo artístico sevillano de este Barberillo de Lavapiés ultimaba los detalles antes del estreno cuando un letal coronavirus y, asociado a el, un Estado de Alarma, desbarató este y otros miles de planes. Tras un segundo intento fallido por la misma circunstancia, será a la tercera (dedos cruzados) cuando por fin pueda levantarse el telón en el Maestranza de Sevilla, los días 10 y 12 de marzo, de una producción estrenada y producida por el madrileño Teatro de La Zarzuela y que sí pudo verse en el Festival de Teatro Lírico Español en el Teatro Campoamor de Oviedo justo antes del confinamiento.

"Para Alfredo Sanzol esta obra es 'la síntesis perfecta de formas clásicas y populares' y resulta 'todo un canto a la vida, al amor por la vida más concretamente'"

La obra de Francisco Asenjo Barbieri y de su libretista, Luis Mariano de Larra, representa «la síntesis perfecta de formas clásicas y populares», y resulta «todo un canto a la vida, al amor por la vida más concretamente», según Alfredo Sanzol, responsable de la dirección escénica que, proveniente del ámbito del teatro, debutó con éxito este título en el mundo lírico (ver crítica del estreno en este enlace). «El tono cómico y de aventuras de la obra es lo que hemos potenciado, sin olvidar nunca que ambas cosas van unidas a la búsqueda de la belleza, la profundidad de la vida y sus difíciles conflictos necesitan de la visión de la comedia para encontrar soluciones liberadoras», considera el dramaturgo sobre una zarzuela que carga con orgullo y sin caspa tres siglos sobre sus espaldas. Página que es un canto de amor a Madrid y que arranca en la romería de San Eugenio que cada año se celebra en los alrededores de El Pardo. Allí será donde se crucen Lamparilla, un popular barbero al que preceden sus aventuras, y Paloma, la costurera a la que pretende.

José Miguel Pérez-Sierra

«El Barberillo es una de las obras cumbre de la zarzuela; probablemente una de las cinco más importantes que hay, entre otras cosas por su potentísimo libreto, que no ha perdido su vigencia», considera el director musical, José Miguel Pérez-Sierra. «La música de Barbieri es casi la de un discípulo de Rossini, y como buen rossiniano que soy trato de conectar ambos mundos. Tuvo una grandísima habilidad para conjugar ese aspecto castizo con una música elegantísima, plenamente inmersa en la Europa de su tiempo», detalla sobre su concepto estético de la obra el músico madrileño. Sin embargo el autor de El Barberillo fue coetáneo de Verdi, de quien también hay no pocos detalles aquí y allá, diseminados por la partitura. «Barbieri y Larra crearon una zarzuela en la que se vive, se respira Madrid. Un Madrid dieciochesco en el argumento y decimonónico en lo musical, pero con un perfume atemporal que hace que aún hoy este título tenga plena vigencia allá donde se haga». Pérez-Sierra, después de estas funciones sevillanas, seguirá inmerso en el género chico con la recuperación, en abril en el Teatro de La Zarzuela, de la opereta Benamor, de Pablo Luna.

El pícaro Lamparilla, un personaje muy característico de la zarzuela y que hunde sus raíces en el histórico Lazarillo de Tormes, es el protagonista que recae sobre el barítono Borja Quiza. «Es un rol muy complejo por la cantidad de texto que tiene y por la energía que desprende durante toda la representación. Su tesitura tampoco es sencilla», abunda el intérprete, Premio ÓPERA ACTUAL 2009. «La escritura de Barbieri para el personaje se mueve entre la de un barítono lírico y un tenor cómico; hay referencias de ambas opciones y las dos son válidas», dice.

Sobre el montaje, que Quiza ya ha llevado a escena tanto en el estreno madrileño como en las funciones ofrecidas en Oviedo, el cantante gallego pone el acento en las vistosas escenas de ballet, coreografiadas por Antonio Ruz, que son «espectaculares porque amalgaman lo clásico y lo contemporáneo. Habitualmente los ballets son como momentos irreales protagonizados por gente guapísima y escultural, pero aquí se busca otra cosa, porque el grupo de bailarines es físicamente muy heterogéneo y ellos bailan y se mezclan con el coro y con los solistas, que también bailamos; es algo muy especial», avanza.

Borja Quiza también tiene palabras de elogio para Sanzol y su concepción de El Barberillo: «Sobre un fondo neutro el colorido del vestuario es muy llamativo y todos hemos trabajado intensamente el texto para evitar, en todo lo posible, la impostación; se trata de desprender naturalidad».

Muy afín a la zarzuela es Paloma, Cristina Faus, quien considera a Barbieri uno de sus compositores favoritos. «Me encanta su escritura, tan lírica, tan italiana. Ya había hecho varios títulos suyos pero esta es su joya de la corona. Ha sido una gozada trabajarlo y montarlo de la mano de Alfredo Sanzol, quien estuvo presente en absolutamente todos los ensayos musicales», detalla.– ÓA