El baile del rey sol

El Teatro Real ofrece una audición de la histórica semiópera 'Le Ballet Royal de la Nuit' que estrenara como intérprete el propio Luis XIV

09 / 10 / 2020 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
'Le Ballet Royal de la Nuit' en un montaje de Francesca Lattuada en el Théâtre de Caen © Medici TV- Théâtre de Caen

Teatro Real
Cambefort, Boësset, Rossi, Cavalli y otros.  LE BALLET ROYAL DE LA NUIT
16_10 (V. C.).

La noche / Venus italiana: Lucile Richardot. Euridice / Cynthia / Una gracia francesa: Caroline Weynants. Venus / El silencio: Caroline Dangin-Bardot. Pasitea / Mnemósine / La aurora / Una gracia francesa: Perrine Devillers. Una hora / La luna de Yanira / Una gracia francesa: Deborah Cachet. Juno: Ilektra Platiopoulou. Apolo: David Tricou. El sueño: Étienne Bazola. Hércules: Renaud Bres. El sumo sacerdote: Nicolas Brooymans. Ensemble Correspondances. Dirección: Sébastien Daucé.

Brujas, mendigos, hombres lobo, demonios y seres mitológicos se suceden en el escenario durante trece largas horas con toda la exuberancia de la que es capaz la Francia del siglo XVII. Le Ballet Royal de la Nuit se estrenó en París a medio camino entre la maniobra política y el esplendor cultural, con un rey danzando sobre las tablas mientras la escenografía ardía tras él. Espectáculo en estado puro.

Cabe recordar que antes de que la ópera seria de aromas italianizantes colonizara media Europa, algunos países presentaron su personal batalla identitaria al apostar por otras propuestas culturales, tomadas como propias por sus ciudadanos, aunque resultaran en realidad mestizas. El cortafuegos francés previo a la comédie-ballet de Lully y la tragédie lyrique de Rameau se denominaba ballet de cour, una mezcla de los intermedi italianos y los entremets franceses, con una fastuosa puesta en escena que incluía grand ballet, poemas recitados o cantados y enfáticas oberturas, donde en ocasiones la propia nobleza participaba de forma activa en calidad de actores o bailarines.

"Se trata de un elaborado espectáculo de más de doce horas representado durante siete veladas"

Luis XIV destacaría durante su reinado por el apoyo que prestaba a cualquier manifestación vinculada con la música, el teatro o el baile, un apoyo que distaba de ser inocente y que conformaba un escaparate inmejorable para demostrar su poder frente al resto de Europa. Un ejemplo privilegiado de estas maniobras socio-políticas lo constituye Le Ballet Royal de la Nuit, un elaborado espectáculo de más de doce horas representado durante siete veladas entre febrero y marzo de 1653 en la Salle du Pêtit-Bourbon del Palacio del Louvre parisino, y para el que el propio rey adoptaría media docena de papeles.

Le Ballet fue una cuidada operación de marketing orquestada por el primer ministro francés, el Cardenal Mazarino, que intentó un golpe de efecto político que sirviera para promocionar el poder real y situar al nuevo regente en una situación de privilegio respecto a su pueblo. El espectáculo, que giraba en torno a un alegórico ascenso del Sol (Luis XIV) que va disipando las tinieblas y terrores de la noche, aglutinó a la élite artística de la ciudad, con versos y libreto de Isaac de Benserade, decorados de Giacomo Torelli y coreografías de Delorge y Molière, entre otros. A la representación acudieron representantes de varios estados, además de la aristocracia y burguesía parisina cuyo apoyo tanto necesitaba el rey.

En lo musical la obra se organizaba alrededor de cuatro vigilias de tres horas cada una, con música de Jean de Cambefort, Jean-Baptiste Boësset, Louis Constantin o Michel Lambert, entre otros. La reconstrucción actual corre a cargo de Sébastian Daucé, quien ha utilizado el material archivado en la colección Philidor. El resultado, que mira tanto al mundo operístico de Cavalli como a las nuevas estructuras de la futura ópera francesa, es el que se podrá ver y escuchar, en una única velada en versión de concierto, el 16 de octubre en el Teatro Real, con un nutrido reparto y la presencia del Ensemble Correspondances, toda una garantía en este repertorio.– ÓA