Dos repartos de lujo para ‘La Cenerentola’ en el Liceu

Con Giacomo Sagripanti en el podio, Maria Kataeva y Carol García encabezan los dos ‘cast’ que dan vida a la producción de Emma Dante

09 / 05 / 2024 - P. M.-H. - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Cenerentola Liceu Giacomo Sagripanti y Emma Dante en la presentación de 'La Cenerentola' © Gran Teatre del Liceu
Cenerentola Roma La producción de Emma Dante de 'La Cenicienta' © Teatro dell'Opera / Yasuko KAGEYAMA
Cenerentola Roma La producción de Emma Dante de 'La Cenicienta' © Teatro dell'Opera / Yasuko KAGEYAMA
Cenerentola Roma La producción de Emma Dante de 'La Cenicienta' © Teatro dell'Opera / Yasuko KAGEYAMA
Algunos de los protagonistas de 'La Cenerentola' en el Liceu © Gran Teatre del Liceu

Barcelona

Gran Teatre del Liceu

Rossini: LA CENERENTOLA

MAY / 18, 19, 21, 22, 24, 28, 29, 31 JUN / 01. Liceu Under 35: MAY / 16

Angelina: Maria Kataeva / Carol García. Don Ramiro: Javier Camarena / Sunnyboy Dladla. Dandini: Florian Sempey / Carles Pachon. Don Magnifico: Paolo Bordogna / Pablo Ruiz. Alidoro: Erwin Schrott / Marko Mimica. Clorinda: Isabella Gaudí. Tisbe: Marina Pinchuk. Orquestra Simfònica del Gran Teatre del Liceu. Cor Madrigal (Dirección: Pere Lluís Biosca). Dirección Musical: Giacomo Sagripanti. Dirección de escena: Emma Dante.

 

 

Entre el 16 de mayo y el 1 de junio Rossini vuelve a reinar en el Liceu, esta vez con el regreso de La Cenerentola (La Cenicienta), que podrá verse en un montaje del Teatro dell’Opera de Roma firmado por Emma Dante, con el maestro Giacomo Sagripanti en su regreso al podio liceísta.

En una época, el Gran Teatre del Liceu fue uno de los templos internacionales del bel canto romántico, con Rossini, Bellini y Donizetti como estandartes. Tras el apogeo del género y con pocos cantantes aptos para asumir este repertorio con el virtuosismo que requiere, hoy en día las obras de estos tres autores capitales en la historia de la lírica regresan solo de tanto en tanto al coliseo de La Rambla; esta vez le toca el turno a La Cenerentola, ossia La bontà in trionfo, título del que se ofrecerán 10 funciones entre el 18 de mayo y el 1 de junio –incluyendo, el día 16, una del ciclo Under 35– con dos repartos de lujo encabezados por las mezzosopranos Maria Kataeva y Carol García en el rol titular y muy bien acompañadas por Javier Camarena, Sunnyboy Dladla, Florian Sempey, Carles Pachón, Paolo Bordogna, Pablo Ruiz, Erwin Schrott, Isabella Gaudí, Marina Pinchuk y Marko Mimica.

“Emma Dante incorpora un grupo de mimos entregados a frenéticos movimientos como si fuesen autómatas, subrayando la vivacidad de la música de Rossini”

Este melodramma giocoso en dos actos con libreto de Jacopo Ferretti se basa en el cuento Cendrillon de Charles Perrault y en los libretos de Charles-Guillaume Étienne (para una ópera de Nicolas Isouard) y de Francesco Fiorini (para otra de Stefano Pavesi). Se estrenó en 1817 en Roma y al año siguiente llegó a Barcelona, al Teatre de la Santa Creu. En el Liceu no se representaba desde enero de 2008, y ahora regresa en una puesta en escena de la actriz, directora de escena, directora de cine y dramaturga italiana Emma Dante estrenada en el Teatro dell’Opera de Roma en 2016 y repuesta en ese escenario en junio de 2019, ocasión en la que nuestro crítico Mauro Mariano la definía como “un espectáculo original y divertido. La idea principal de la regista palermitana es rodear a los personajes de un grupo de mimos entregados a frenéticos movimientos como si fuesen autómatas, subrayando así la vivacidad de la música de Rossini y suscitando las carcajadas del público”.

Escrita en solo 24 días por un Rossini que con 25 años de edad ya presumía de contar con 19 óperas en su catálogo, incluyendo su inmortal Barbiere di Siviglia, el compositor italiano concibió para esta obra una partitura llena de energía y adecuada tensión dramática, con una protagonista de gran vuelo romántico que contrasta con los personajes propiamente del mundo buffo rossiniano que la rodean.

Carol García, Premio ÓPERA ACTUAL 2015

La mezzosoprano Carol García, Premio ÓPERA ACTUAL 2015, debutó el rol titular de esta joya rossiniana en la Ópera de Tenerife, “en septiembre de 2009, en un espectáculo de formato para público familiar, aunque interpretamos la ópera íntegra”, afirma la cantante. “Lo comencé a cantar muy pronto, y esas primeras funciones de un formato familiar y juvenil se convirtieron en una gran oportunidad para asentar el rol. Me ayudaron mucho para conocer el estilo. Hoy estoy mucho más cómoda cantándolo, sobre todo en los registros grave y medio, ya que mantengo la voz flexible y con agilidades, detalle muy positivo en este repertorio”. Tras esas funciones tinerfeñas, y después de estar dos años en la academia de la Ópera de París, la mezzosoprano catalana continuó profundizando en el personaje en el ciclo del Petit Liceu, antes de volver a cantarlo en la Opéra de Tours, en Francia, en ABAO Bilbao Opera junto a un entonces debutante Xabier Anduaga, y en el ciclo Òpera a Catalunya, “en una decena de funciones junto a Carles Pachón, con quién la cantaré aquí en el Liceu”.

Aunque asegura que el bel canto romántico es “como una gimnasia, como una medicina para la voz” porque ayuda a mantenerla sana y flexible, reconoce que un papel como el de Angelina “es muy difícil de cantar, como todos los protagonistas de Rossini, que exigen virtuosismo, línea, control… Técnica, en definitiva. Lo más difícil es gestionar la respiración a lo largo de todo el registro, pero para mí el momento más delicado no es ni el rondó final ni el dúo con el tenor, sino la escena cuando Angelina aparece en la fiesta de incógnito, porque es muy expuesta, larga y difícil. En conjunto, la escena con las hermanastras es también complicada porque no te puedes perder, al igual que en el concertante del final del primer acto: son muchos personajes cantando a la vez en una escena muy rítmica y en parlato. Para Carol García la obra posee múltiples momentos mágicos, “como el recitativo con Alidoro, antes de su aria, cuando Angelina muestra su fragilidad, o en el segundo acto, cuando ella rompe con el caos frenético y el acento bufo de las hermanas y del padre”.

© Petra HAJSKA

Giacomo Sagripanti

Tal y como se puede leer en la sección En Portada de ÓPERA ACTUAL 275 (ver este enlace), el maestro italiano Giacomo Sagripanti regresa al podio del Gran Teatre para dirigir el regreso liceísta de Cenerentola, un título, asegura, “que amo especialmente; de hecho fue la primera ópera importante que dirigí cuando tenía 28 años, después de Gianni di Parigi, de Donizetti. A diferencia de Il barbiere di Siviglia o L’italiana in Algeri, no creo que Cenerentola sea estrictamente buffa. La principal diferencia con aquellas es que se trata de una fábula, y por tanto conlleva un mensaje, una lección moral. En ese sentido le veo muchas vinculaciones y paralelismos con otra fábula como es La flauta mágica, de Mozart. El personaje de Alidoro es la sublimación rossiniana de Sarastro, el deus ex machina sobre el que pivota la obra y, en el fondo, su personaje más importante. Hay incluso paralelismos musicales entre ambas obras, que arrancan en la misma tonalidad. Curiosamente, como en el caso de Lucia di Lammermoor de Donizetti, La Cenerentola también contiene un componente mágico que se revela a través de Alidoro. Además, a diferencia de Il barbiere o L’italiana, se caracteriza por la introducción de una vertiente sentimental que ya se intuye en esa presentación tan innovadora del personaje de Angelina, su aria de salida “Una volta c’era un Re”, completamente alejada de la tradicional cavatina. O ese increíble sexteto que prácticamente no contiene una melodía, sino que juega con los colores de las diferentes voces. Toda esa idealización, esa abstracción, es lo que nos lleva al mundo de la fábula y hace de La Cenerentola un título tan atractivo y singular dentro de la producción rossiniana”.

Hay tres cambios importantes en los repartos respecto de los anunciados al comienzo de la temporada. El barítono Pablo Ruiz será Don Magnifico en reemplazo de Carlos Chausson debido a su retirada paulatina de los escenarios; el bajo Marko Mimica sustituye a Roberto Tagliavini; y la mezzo Maria Kataeva sustituye a Gaëlle Arquez como Angelina.– ÓA