Conchita Supervía visitó Canarias

Una exposición en Las Palmas de Gran canaria recordó la vida de la mítica mezzosoprano catalana

16 / 07 / 2021 - Cayetano SÁNCHEZ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Retrato de Conchita Supervía, presente en la muestra de Las Palmas

Posiblemente la cuerda de mezzosoprano no sería hoy lo mismo sin la figura de la catalana Conchita Supervía. Ella rescató del arrinconamiento ese sonido, principalmente en las protagonistas de Rossini, una senda seguida por otras intérpretes hasta la actualidad.

Hoy, lamentablemente, la figura e importancia en la historia de la lírica de Conchita Supervía (1895-1936) parecen sepultadas en el olvido, pero una exposición en Las Palmas de Gran Canaria ha contribuido a rescatarla del ostracismo. Todo es fruto del legado hecho por el único nieto de la artista –fallecido en 2019–, James Patrick Supervía, coreógrafo, bailarín y actor londinense, al Museo Néstor de la capital grancanaria. Lo más significativo de esta donación es un retrato hecho a la artista en su época de esplendor en París. Allí conoció al pintor isleño Néstor Martín-Fernández de la Torre, en la década de los años 30 del pasado siglo.

Conocedora de que Néstor –así se le conoce en el mundo del arte– había diseñado vestuario para Antonia Mercé, conocida como La Argentina, Supervía le pidió una serie de vestidos para sus actuaciones. Cuatro de ellos se pudieron contemplar en esta exposición que se exhibió en el Castillo de Mata del 19 de mayo al 26 de junio pasados. A partir del encargo de esos trajes se fraguó una amistad entre la cantante y el pintor desafortunadamente no muy duradera, ya que ambos fallecieron a los pocos años del encuentro.

En la muestra –realizada, como se ha dicho, en el Castillo de Mata por obras en la sede de la pinacoteca–, también fue posible contemplar otras piezas pertenecientes a la misma donación. Tal vez la más curiosa fuera un lujoso pin de oro de 18 quilates con rubíes y zafiros que le impuso el Barcelona Fútbol Club a Supervía como Socia de Honor. Asimismo, se exhibió la medalla de la Orden de Alfonso XII al Mérito Civil por las Bellas Artes que le entregara Alfonso XII. Imágenes de la película musical británica Evensong, su única incursión en el cine, completaban esta exposición sin muchas pretensiones pero que ha contribuido al rescate de su memoria y legado musical.– ÓA