Ceden a la Societat del Liceu el material de la ópera 'Artús', de Amadeu Vives

La obra, que se creía perdida, ha sido cedida por las familias que le compraron el material al compositor

24 / 11 / 2021 - ÓPERA ACTUAL - Tiempo de lectura: 1 min

Print Friendly, PDF & Email
Artús Vives / operaactual.com Diseño de vestuario de la ópera 'Artús' de Amadeu Vives, estrenada en el Teatro Novedades de Barcelona en 1897. El material de esta obra perdida, incluyendo partitura y diseños de vestuario –de Lluís Labarta– y de escenografía, han sido cedidos al archivo de la Societat © Societat del Gran Teatre del Liceu

Amadeu Vives, de quien este mes se celebra el 150º aniversario de su nacimiento, estrenaba en el Teatro Novedades de Barcelona en 1897 su ópera Artús escrita el año anterior. El material de esta obra que se creía perdida, incluyendo su partitura, el material de orquesta y los diseños de vestuario de Lluís Labarta y de escenografía, fueron adquiridos después del estreno por dos miembros de la Societat del Gran Teatre del Liceu, José Pont y Miguel Pons, según informa el diario Ara. La familia de ambos mantuvo a salvo el material, el cual ha sido cedido el pasado 23 de noviembre al archivo de la Societat durante la primera reunión anual de la entidad que así pasa a engrosar su archivo histórico que está gestionado por la Universitat Autònoma de Barcelona.

Artús fue la primera obra musical para el teatro compuesta por Vives, quien más tarde alcanzaría fama gracias a obras que han arraigado en el repertorio como Maruxa (1914) y Doña Francisquita (1923). Tal y como explica el musicólogo Lluc Solés en el reportaje sobre el aniversario de Vives publicado en ÓPERA ACTUAL 251, el compositor, cofundador del Orfeó Català, «es autor de un par de óperas, Artús (1897) y Euda d’Uriac (1900); ambas, aunque olvidadas hoy en día, son proyectos enormemente interesantes que aglutinan sensibilidades aparentemente enfrentadas: mientras la primera se basa, como muchos de los títulos más conocidos del bel canto romántico, en un texto de Walter Scott, el medioevo imaginado de la segunda –con libreto de Àngel Guimerà– remite directamente a Wagner, con toda la carga estética y política que ello implica».- ÓA