‘Candide’ en Lausanne, en la irresistible propuesta de Vincent Boussard

El coliseo suizo presenta la compleja y divertida obra de Bernstein escenificada y con un destacado reparto, del 20 al 29 de mazo

05 / 03 / 2020 - Albert GARRIGA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
Candide Una escena de la producción de 'Candide' estrenada en la Ópera Nacional de Lituania © Ópera Nacional de Lituania / Martynas ALEKSA

Opéra de Lausanne

Bernstein: CANDIDE

20, 22, 25, 27, 29_3

Candide: Miles Mykkanen. Cunégonde: Marie Lys. Old Lady: Anna Steiger. Pangloss (Voltaire): Franco Pomponi. Maximilian, Captain, Herman August: Joël Terrin. O. de Chambre de Lausanne, Choeur de l’Opéra de Lausanne (Dir.: Patrick Marie Aubert). Dirección: Gavriel Heine. Dirección de escena: Vincent Boussard. Vestuario: Christian Lacroix. Producción Ópera Nacional de Lituania (septiembre 2019). Versión de la Scottish Opera, 1989.

Este mes subirá al escenario de la Opéra de Lausanne la obra más revisitada de Leonard Bernstein: Candide. Basada en el texto original de Voltaire (1759), Bernstein escribió una primera versión en 1956 con libreto de Lillian Hellman. La de 1989 revisa el libreto –siendo más cercana al texto original de Voltaire– y se retoca a nivel musical, sobre todo el segundo acto, donde Bernstein redefine el final y varias escenas.

Bernstein fue uno de los compositores y directores de orquesta más importantes del siglo XX y alcanzó su máxima popularidad con el estreno cinematográfico del musical West Side Story (1961). Para Bernstein, Candide fue una auténtica work in progress que recibiría retoques y revisiones incluso tras su muerte.

La obra narra en un permanente tono satírico las peripecias de Candide y una vuelta al mundo de optimismo idealista mientras choca con una serie de eventos absurdamente desafortunados. El joven e ingenuo Candide comprometido con la bella hija del barón de Westfalia, Cunegonde, y junto con la criada Paquette y el hermano de Cunegonde, Maximiliano, se suscriben firmemente a la doctrina que su maestro, el Dr. Pangloss, les ha inculcado: “Que todo eso ocurra es lo mejor, pase lo que pase”, en base a la doctrina de Leibniz pero sarcásticamente. Una doctrina se cuestiona constantemente ya que Candide es exiliado, forzado por el ejército búlgaro, atrapado en la Inquisición española, estafado, naufragado, etc. Todo termina felizmente con la pareja viviendo juntos en una finca donde deberán cuidar el jardín.

Musicalmente posee algunas de las mayores joyas compositivas de Bernstein, y especialmente son famosas su obertura y la célebre aria «Glitter and be gay», interpretada por sopranos de coloratura en recitales y conciertos por su exhibición técnica e hilarante texto.

© Ópera Nacional de Lituania / Martynas ALEKSA

'Candide' en la producción de Vincent Boussard que se presenta en la Opéra de Lausanne

© Opéra de Lausanne

Vincent Boussard

Según Vincent Boussard, respon­sable escénico de la producción que se verá en Lausanne, mientras trabajaba en los textos de Voltaire y la versión de Mauceri, Miller y Wells, dedujo que “ganaríamos en impacto no acumulando demasiados detalles, ya que la obra tiene un arco dramatúrgico natural perfectamente tenso y no debemos ahogarnos bajo las digresiones y los gags; por ello decidimos incorporar la sátira política que deseaba Bernstein”.

Boussard, tal y como quiso Leonard Bernstein en su momento, también otorga un protagonismo esencial al coro convirtiéndolo en un auténtico “resistente del optimismo”.

© Opéra de Lausanne / Clive BARDA

La soprano Marie Lys será Cunegonde

Para la soprano suiza Marie Lys, que debuta en el rol y que dejó muy buen recuerdo la temporada pasada como Amor en Orphée et Eurydice, a pesar de lo breve de su papel en aquella ocasión “Cunegonde es una niña mimada,­­ rica, hermosa y superficial que evoluciona de manera que entiende el lado importante de las cosas… Esa sencillez de cuidarse de su jardín”.

Vocalmente Cunegonde es un caballo de batalla para cualquier soprano coloratura, personaje del cual June Anderson devino en referente gracias la grabación dirigida por el propio Bernstein (ver vídeo del aria más famosa de Candide «Glitter and Be Gay» abajo con la soprano dirigida por el propio compositor Leonard Bernstein).

Todo ello con el añadido del excelente vestuario de Christian Lacroix, tan cargado de fantasía y de evocación temporal, que refuerza una producción estrenada en Vilna (Lituania) llena de magia.