Bostridge, Biondi y la magia de 'L'Orfeo'

La ópera de Monteverdi vuelve a los escenarios españoles por partida doble, tanto al Universo Barroco del CNDM en Madrid como al barcelonés Palau de la Música

12 / 02 / 2022 - Mario MUÑOZ - Tiempo de lectura: 2 min

Print Friendly, PDF & Email
Ian Bostridge / operaactual.com El tenor Ian Bostridge © Teatro Real

Barcelona

Palau de la Música Catalana
Monteverdi: L’ORFEO
18_02. En versión de concierto

 

Madrid

CNDM – Universo Barroco
Monteverdi: L’ORFEO
20_02. (Auditorio Nacional de Música). En versión de concierto

Orfeo: Ian Bostridge. Euridice, La Musica: Monica Piccinini. Messaggera, La Speranza: Marina de Liso. Caronte: Aleksey Bogdanov. Proserpina, Ninfa: Roberta Invernizzi. Plutone: Fabrizio Beggi. Apollo: Francesco Marsiglia. Pastores: Valentino Buzza, Filippo Mineccia. Orquesta Europa Galante. Cor de Cambra del Palau de la Música Catalana (Dirección: Xavier Puig). Dirección: Fabio Biondi.

 

L’Orfeo, la (casi) primera y deslumbrante ópera de la historia, vuelve a los escenarios españoles por partida doble, tanto al Universo Barroco del CNDM en Madrid como al Palau de la Música Catalana de Barcelona, con Fabio Biondi en el podio y el tenor Ian Bostridge como el mítico protagonista.

A finales del siglo XVI un grupo de intelectuales reunidos alrededor de Giovanni Bardi promulgaron la idea de que la música, con el fluir del tiempo, se había corrompido perdiendo sus valores éticos y estéticos. Fue Claudio Monteverdi quien, en 1607, consigue hilvanar un modelo privilegiado que combina dramatismo, retórica, genialidad musical y fervor por el idealizado mundo griego. Todo ello lo vierte en L’Orfeo, la (casi) primera y deslumbrante ópera de la historia.

Pero no todo es tan poético, ya que la política siempre ha estado presente en todos los aspectos del arte. Vincenzo Gonzaga, el instruido duque de Mantua –el auténtico, nada que ver con el de Rigoletto– , vuelve a su corte en el año 1600 impresionado por un espectáculo que acaba de presenciar en la boda de Enrique IV con Maria de Medicis en Roma. A medio camino entre la maniobra política y la fascinación intelectual, encarga a un joven Claudio Monteverdi la creación de un artefacto musical de idéntica fastuosidad que le permita rivalizar en prestigio con los Medici.

"La trama de la fábula de Orfeo establecería el triángulo conceptual que va a definir el género operístico hasta la actualidad: música, amor y muerte"

El compositor cremonés necesitó su tiempo para interiorizar los axiomas de la Camerata Bardi y encontrar un itinerario practicable por medio de la melodía acompañada. Su vanguardismo le permitió incluir el lenguaje experimental que estaba poniendo en práctica en los madrigales, así como los contrastes afectivos, la alternancia instrumental según la ambientación de cada acto y no poca carga de retórica musical. La temática de la obra, claro, era inevitable; la fábula de Orfeo reunía todas las cualidades necesarias, estableciendo el triángulo conceptual que va a definir el género operístico hasta la actualidad: música, amor y muerte.

El experimento de Monteverdi no era el primero en el tiempo, pero la diferencia en cuanto a profundidad de concepto con sus predecesores era abismal. Con el maestro de Cremona la recién nacida ópera demuestra una extraordinaria capacidad expresiva e ilimitada potencia alegórica para reflexionar sobre los conflictos del ser humano. Escondida bajo las amabilidades de ese recitar cantando que defendía la Camerata Bardi, se encuentra la definición del individuo en toda su complejidad: esa convivencia esperpéntica entre el esplendor y la tragedia.

La fascinación que provoca esta música nunca caduca. L’Orfeo se podrá ver en versión de concierto en el Auditorio Nacional dentro del ciclo Universo Barroco del CNDM, con orquesta y cantantes especializados, dos días después de su paso por el Palau de la Música barcelonés. Francisco Lorenzo, director del CNDM comenta para ÓPERA ACTUAL: “Para nosotros es uno de los momentos más importantes de la temporada, porque iniciamos la trilogía monteverdiana que abordaremos con Fabio Biondi y Europa Galante en años sucesivos. Tienen mucho que decir en este repertorio tan temprano, complejo y vanguardista. Este Orfeo forma parte de una gran gira europea en la que también actuarán en la Philharmonie de Hamburgo el 16 de febrero o en el Palau de la Música Catalana el 18”, concluye.

El versátil Ian Bostridge, con alguna de las grabaciones más respetadas de esta obra a sus espaldas, será el encargado de dar vida al cantor tracio, acompañado por la Euridice de Monica Piccinini.- ÓA