Andreas Homoki presenta su última temporada en la Opernhaus Zürich

Durante el curso subirán a escena ocho nuevas producciones así como el estreno absoluto de las nuevas obras de Alfred Schnittke y Beat Furrer

03 / 04 / 2024 - Albert GARRIGA - Tiempo de lectura: 3 min

Print Friendly, PDF & Email
zurich opera Fachada de la Opernhaus Zürich © Opernhaus Zürich / Andrin FRETZ

La temporada operística 2024/25 de la Ópera de Zúrich cerrará la era de Andreas Homoki, un periodo caracterizado por la audacia y la exploración artística. En esta despedida el director ofrece una programación que combina ocho nuevas producciones, estrenos absolutos y reposiciones cuidadosamente seleccionadas. Todo realzado por la participación de destacadas figuras del canto lírico, innovadores directores de escena y directores musicales de renombre.

La temporada 2024/25 de la Opernhaus Zürich abre en septiembre con Ariadne auf Naxos de Richard Strauss, una producción que ve a Daniela Köhler asumir el papel titular, con Brandon Jovanovich y Martin Gantner encabezando el elenco. Bajo la dirección escénica de Andreas Homoki y la batuta de Markus Poschner, esta Ariadne marca un buen inicio a una temporada que promete grandes veladas. Entre los estrenos de la temporada, destaca Leben mit einem Idioten de Alfred Schnittke, en noviembre, dirigido por Kirill Serebrennikov, bajo la batuta de Jonathan Stockhammer y con Bo Skovhus como protagonista. La obra se sumerge en la complejidad de la condición humana con una puesta en escena que promete dejar huella. Otro de los momentos más esperados es el estreno mundial de Das grosse Feuer de Beat Furrer, con Tatjana Gürbaca en la dirección escénica y el propio Furrer conduciendo la orquesta. Esta obra, que se presenta en marzo, explora temas como la colonización y la pérdida cultural a través de una narrativa coral poderosa.

En abril, llegará el turno de Die tote Stadt de Korngold, bajo la mirada de Dmitri Tcherniakov y la dirección musical de Lorenzo Viotti, que promete desentrañar el tormento y la redención a través de una partitura rica y envolvente, con nombres destacados como Eric Cutler, Evelyn Hertlitzius o Vida Miknevičiũtė, liderando un sólido reparto.

En diciembre, Un ballo in maschera de Verdi, bajo la dirección de Gianandrea Noseda y escénica de Adele Thomas, que destaca por un cartellone con Erika Grimaldi, Charles Castronovo y George PeteanManon Lescaut de Puccini, subirá al escenario zuriqués, en febrero, bajo la dirección escénica de Barrie Kosky y musical de Marco Armiliato, y contará con Elena Stikhina y Saimir Pirgu en los roles principales de esta trágica historia de amor.

Asimismo, la temporada también honra el repertorio barroco con una nueva Agrippina de Händel en marzo, dirigida escénicamente por Jetske Mijnssen y musicalmente por el gran especialista Harry Bicket, presentando a Jakub Józef Orliński, Anna Bonitatibus, Lea Desandre y Nahuel di Pierro, en los roles principales.

Como colofón de la temporada, en junio, y con esa tendencia de escenificar oratorios, subirá al escenario zuriqués Elias de Felix Mendelssohn, dirigida por Homoki y con Gianandrea Noseda como director musical; Christian Gerhaher en el rol titular será acompañado de Julia Kleiter y Mauro Peter.

© Opernhaus Zürich / Gaetan BALLY

El equipo artístico de la Opernhaus Zürich

Además de todas estas nuevas producciones, las reposiciones serán, sobre todo, la oportunidad de reencontrarse con montajes que han marcado la pauta en temporadas anteriores, demostrando el legado que Homoki deja tras de sí. Destacan, en septiembre, Simon Boccanegra de Verdi con Paolo Arrivabeni y Gerhaher como Simon; en noviembre, el Holandés dirigido por Noseda, en su empeño wagneriano, con Camilla Nylund y Tomasz Konieczny, en los roles protagonistas; Fidelio en febrero, dirigido por Krysztof Urbanski, con Eric Cutler y Jennifer Holloway como Florestan y Leonore; en abril Lohengrin con Axel Kober en el podio y Piotr Beczala como protagonista; la celebrada Salome con Simone Young en el podio y protagonizada de nuevo por Stikhina; y en junio, la producción que solo se vio por streaming en la pandemia de Les Contes d’Hoffmann, con Saimir Pirgu, Marina Viotti o Adriana González, entre otros, dirigidos por Antonino Fogliani. Cabe destacar también los dos conciertos que como despedida a Homoki se organizarán en julio con algunos de sus fragmentos sinfónicos y operísticos favoritos y con Fabio Luisi y Gianandrea Noseda en el podio, además de las voces de Bryn Terfel, Camila Nylund o Klaus Florian Vogt, entre otros.

Del resto de las numerosas reposiciones, cabe destacar, en diciembre, la Butterfly con Marina Rebeka y Armiliato en el podio, Roméo et Juliette, también en diciembre, repitiendo Julie Fuchs y el Roméo de Stephen Costello, o el Don Pasquale, en mayo, bajo la batuta de Iván López Reynoso y con Olga Peretyatko y Pietro Spagnoli en los roles principales. Nina Stemme y Juan Diego Flórez también volverán al coliseo suizo, en formato recital.

La temporada 2024/25 es también un puente hacia el futuro. La elección de Matthias Schulz como sucesor de Homoki abre un nuevo capítulo para la Opernhaus. Con una trayectoria que incluye la reapertura del Staatsoper Unter den Linden en Berlín y una encomiable gestión artística y económica, Schulz asumirá el reto de llevar a la institución hacia nuevos horizontes, manteniendo el equilibrio entre tradición e innovación. Con un presupuesto de 120 millones de euros, gran parte del cual proviene de subvenciones públicas, la Opernhaus Zürich se mantiene como un faro de la cultura operística, esta vez listo para explorar nuevos territorios artísticos.– ÓA