Adriana Lecouvreur revive en Canarias

María José Siri, Sergio Escobar y Silvia Tro Santafé dan vida al drama de pasión y muerte de Cilea

16 / 03 / 2021 - Pablo GALLEGO - Tiempo de lectura: 5 min

Print Friendly, PDF & Email
ACO Boceto de la nueva producción de 'Adriana Lecouvreur' que se estrenará en Las Palmas © ACO

Temporada Alfredo Kraus
Cilea: ADRIANA LECOUVREUR
23, 25, 27_03 (Auditorio Alfredo Kraus)

Adriana Lecouvreur: María José Siri. Maurizio: Sergio Escobar. Michonnet: Young Jun Park. Princesa de Bouillon: Silvia Tro Santafé. Abate: Francisco Corujo. Jouvenot: Magdalena Padilla. Dangeville: Andrea Gens. Quinault: Fernando Campero. Poisson: Iván Figuera. O. Filarmónica de Gran Canaria. Coro de la Ópera de Las Palmas (Dirección: Olga Santana). Dirección: Ramón Tebar. Dirección de escena: Giulio Ciabatti.

 

La ópera de Cilea vuelve a la vida este mes en el curso lírico de Las Palmas de Gran Canaria. María José Siri, Sergio Escobar y Silvia Tro Santafé dan vida al drama de pasión y muerte en el teatro compuesto por el compositor italiano, segundo título de la temporada Alfredo Kraus de los Amigos Canarios de la Ópera.

La inclusión del teatro dentro del teatro fue un recurso común en el Barroco. No solo por el interés y el potente efecto del cambio de perspectiva, sino como una reflexión propia sobre el arte escénico. La vida es un teatro y, a día de hoy, un buen número de producciones operísticas continúan haciendo uso de esta técnica narrativa a la hora de crear una puesta en escena.

Sin embargo, en el caso de la Adriana Lecouvreur de Francesco Cilea, el segundo título de la temporada para 2021 de los Amigos Canarios de la Ópera en la capital grancanaria, el mundo entre bastidores no es solo el centro de la acción dramática, sino que en él se le descubre al público la vida pasada por el tamiz romántico de una actriz que existió. Adrienne Lecouvreur (1692-1730) fue una destacada estrella de la Comédie Française, admirada por Voltaire y una de las artistas más famosas y sobresalientes de su tiempo, enamorada del conde Moritz de Sajonia, hijo ilegítimo del último rey de Polonia. Y aunque en la ópera aparecen algunas figuras históricas que vivieron en torno a la famosa artista, la trama de pasiones, envenenamiento y muerte a la que Cilea puso música es, en gran medida, una ficción. Porque esta apasionada relación terminó antes de la muerte de la actriz, aunque esta se produjo poco tiempo después, y debido a ello se difundió el rumor de que había sido víctima de una intriga. Y en ese rumor –el verismo menos verista– basaron Eugène Scribe y Ernest Legouvé la obra teatral que inspiró a Cilea.

© Víctor SANTIAGO

María José Siri será Adriana Lecouvreur

Su brillante partitura, estrenada el 6 de noviembre de 1902 en el Teatro Lírico de Milán, logró que otras dos óperas, de diferentes compositores pero inspiradas en la misma historia y con idéntico título, cayesen en el olvido y sean, en gran medida, hoy desconocidas.  La posteridad es esquiva.

Tampoco es que la Adriana de Cilea sea un título común en las temporadas de ópera. Fue el empeño de sopranos como Renata Tebaldi, Maria Callas o, más tarde, Renata Scotto o Mirella Freni, el que logró devolverla a los escenarios. Principalmente, aunque no solo, por las arias que Cilea regala a la protagonista: «Poveri fiori» y «Ecco: respiro appena… Io son l’umile ancella», en la que Adriana Lecouvreur y, por extensión, todos los cantantes e intérpretes de la historia hasta la actualidad, se describen como «humildes esclavos del genio creador».

Arias emblemáticas

En el Auditorio Alfredo Kraus la soprano uruguaya María José Siri será la cantante-actriz protagonista de esta historia. Un papel que debutó el pasado mes de marzo en el Teatro Petruzzelli de Bari, y al que ahora regresa tras meses de gran dificultad… Para todas las artes escénicas.

Silva Tro: “Después de sufrir en Don Carlo que la reina obligue a mi personaje a elegir entre el convento o el destierro, da cierta satisfacción que aquí sea la mezzo quien se deshaga de la soprano”

«El personaje de Adriana me gusta por sus colores tan intensos y contrastes, y me seduce por su personalidad», cuenta Siri a ÓPERA ACTUAL. «En el arte, la ley es defender su belleza y dignidad, ofreciendo la versión más honesta y sincera de uno mismo al servicio de la música», opina la soprano uruguaya. En el caso del verismo, «dando un acento más realista a las palabras, incluso con gritos, o suspiros, pero siempre sobre la base del bel canto», añade.

Pero esta no es una ópera reservada únicamente para el personaje que le da nombre. La belleza compositiva de Cilea extiende su magia a otras arias emblemáticas de la ópera, como «La dolcissima efigie» que interpreta el personaje de Maurizio y que en esta ocasión irá por cuenta del tenor español Sergio Escobar –ver entrevista en páginas 42 y 43–, además de regalar la impactante «Acerba voluttà» a la Princesa de Bouillon.

Silvia Tro Santafé debuta como la Princesa de Bouillon

Esta auténtica aria de bravura sonará en la voz de la mezzosoprano Silvia Tro Santafé, quien expresa estar feliz de encarnar en Las Palmas «un papel que tenía pendiente debutar». Un paso más en su evolución vocal, que se inició con obras del Barroco, de Mozart y Rossini para avanzar, con el tiempo, hacia el bel canto romántico hasta su debut, el año pasado, como la Princesa de Éboli en Don Carlo. «Después de sufrir que, en esa ópera, la reina obligue a mi personaje a elegir entre pasar el resto de mis días en un convento o el destierro, da cierta satisfacción que finalmente en este caso sea la mezzo la que se deshaga de la soprano», bromea en su conversación con ÓA.

El Leitmotiv de la Princesa de Bouillon, siniestro y misterioso como el ramillete de violetas con el que envenena a Adriana, es el único que aparece en la partitura de todos los actos de la ópera, aunque el personaje que mueve los hilos del poder no entre en escena hasta el segundo, directamente con un aria verista «de enorme angustia vital por la espera del amante y un salto musical de una sexta hacia un La agudo seguido de frase tras frase», explica la intérprete valenciana. Todo «sin tiempo material para pensar, porque todo ocurre muy deprisa; es agitación y pasión: rápida, urgente y carnal».

Francisco Corujo, Young Jun Park, Magdalena Padilla, Andrea Gens, Fernando Campero e Iván Figuera completan el reparto de esta nueva producción que preparan los Amigos Canarios de la Ópera, con dirección de escena de Giulio Ciabatti y que contará con el maestro Ramón Tebar al frente de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.– ÓA